inversion

Las claves sobre innovación en los mercados que los inversores deben tener en cuenta

Ante los rápidos cambios que vivimos, los inversores deben estar muy atentos para identificar las mejores oportunidades y teniendo en cuenta leyes que, aunque no son muy novedosas, aplican a los mercados actuales

29 DE abril DE 2021. 08:30H Alejandra Gómez

2e3e1975fd04e617e0bc11f73ab598c4.jpg

Muchos son los investigadores que señalan que el avance tecnológico, además de ser una tendencia clara en nuestros tiempos, ha ayudado mucho al mundo de los mercados y los inversores. 

A este respecto, los analistas de Capital Group Isaac Sudit, Kaitlyn Murphy y el Richmond Wolf, hablan sobre la ley de Moore y otras claves de innovación en el mundo de la inversión. 

La ley de Moore y los semiconductores 

"El cofundador de Intel Gordon Moore observó que el número de transistores de un circuito integrado se duplicaba aproximadamente cada 18 meses o dos años, ofreciendo así una mayor potencia de procesamiento al mismo coste”, explican desde Capital Group, que hacen hincapié en que Moore señalaba que no había ningún motivo que pudiera interrumpir el proceso.

En realidad, se trata de determinar cuánto dinero tienes que invertir en I+D para tratar de reducir el tamaño de los transistores”, señala el analista de inversión en renta variable Isaac Sudit y añade: “Ahora las compañías invierten para obtener un rendimiento. La evolución de la economía del sector permitió que se generara un nivel suficiente de beneficios como para mantener el ritmo de innovación, lo que hizo que la ley de Moore acabara convirtiéndose en una profecía autocumplida”.

 Y es que a medida que los semiconductores, los elementos que se comporta como un conductor, vayan abaratándose podrán llegar a estar más presentes en nuestro día a día a día, así cono que mejorarán aparatos que utilizamos como los móviles, las tablet o los coches. “Los costes están bajando hasta tal punto que podemos comenzar a crear nuevos modelos de negocio que permitan a las compañías generar dinero, algo que ya está ocurriendo”, apunta Sudit.

Fuente: Capital Group

Para el entendido de Capital Group, el sector de los semiconductores se ha visto influenciado también en gran parte por los avances de la computación en la nube y la famosa inteligencia artificial, algo que influiría a los inversores, debido al cada vez mas común uso de los semiconductores. 

La ley de Flatley y la secuenciación genética

Otra de las claves para comprender el mundo de la innovación y sus consecuencias en el mercado es, sin duda, la ley de Flatley. 

Y es que Jay Flatley, expresidente de la compañía de tecnología médica Illumina, en un momento en el que la maquinaria utilizada en el proceso de la secuenciación genética iba a tender a abaratarse, decidió centrase en la ejecución más que en la innovación. 

Ello hizo, según explican desde Capital Group, que gracias a sus mejoras podamos secuenciar un genoma humano en un día por unos 1.000 dólares, por lo que parece que “la ley de Flatley, análoga a la de Moore, demostró avances aún más rápidos y mayores reducciones de costes”. 

“Por un momento llegamos a pensar que teníamos todas las piezas del código genético y que podríamos curar todas las enfermedades”, recuerda el gestor de renta variable Richmond Wolf, pero añade: “Al final resultó ser algo más complicado, pero fue un primer paso muy importante”, pues han sido los inicios de la medicina moderna que conocemos a día de hoy. 

“A menudo, las compañías que desarrollan y proporcionan las herramientas necesarias para un sector determinado pueden suponer una gran inversión. Muchas de estas nuevas terapias no serían posibles sin la secuenciación del ADN. Algo parecido ocurre en el caso de los semiconductores: si no fuera por los avances realizados en litografía ultravioleta extrema, la ley de Moore habría dejado de cumplirse hace años”, explica el experto.

La ley de Wright y los vehículos eléctricos

Otra de las leyes que atañe a la reducción de los costes de producción y que se relaciona con la innovación es la ley de Wright, que incluso data de una fecha más antigua que la ley de Moore. 

Desde Capital Group señalan que el ingeniero Theodore Wright observó en el año 1936 que, cuando la producción de aviones se duplicaba, los costes disminuían en una proporción fija.

Y es que si trasladamos esta situación al momento actual y en lo que respecta la producción de vehículos eléctricos, una tendencia que va muy de la mano de la sostenibilidad y los recientes compromisos de los grandes países con la reducción de la huella de carbono, vemos que las baterías de los iones de litio son las más utilizadas para este cometido. 

Ante esta situación, se podría concluir entonces que los precios deberían caer de forma considerable cada vez que duplicáramos la producción y además, los números de esta tendencia hablan por sí solos. 

Desde la gestora destacan que la Agencia Internacional de la Energía calcula que las ventas mundiales de vehículos eléctricos aumentarán un 28% anual en los próximos diez años. 

Fuente: Capital Group

Eso sí, Kaitlyn Murphy, analista de inversión en renta variable, opina que esas estimaciones podrían ser demasiado conservadoras e indica: Los avances en los vehículos eléctricos podrían permitir que estos vehículos compitieran por precio, no solo con los coches de gasolina, sino con todo el parque automovilístico en circulación, incluidos los coches de segunda mano”, afirma y añade: “Eso son unos 270 o 280 millones de vehículos solo en Estados Unidos. Desde una perspectiva a largo plazo, significa que el crecimiento podría ser mucho mayor de lo que prevé el mercado”. 

Por otro lado, añade que el mayor uso de las baterías de iones de litio en los vehículos podría favorecer una reducción de precios, algo que en permitiría incluso que se pudieran usar este tipo de batería para otros cometidos, como por ejemplo el del almacenamiento de energía para suministros públicos. 

Con consecuencias para los inversores

Desde la gestora insisten en que estas claves “continuarán impulsando el ritmo de innovación en los distintos sectores y ayudando a las algunas compañías a aprovechar las nuevas oportunidades que van surgiendo en los mercados”

Y es que ante un ritmo de transformación tan rápido como el que vivimos, los inversores deben estar muy atentos para identificar en qué compañías podemos ver cambios interesantes y cuáles van a verse afectados por ellos. 

MIFL: "En estos momentos estamos más sesgados a Europa por las valoraciones"