miércoles, 16 octubre 2019
ZONA PREMIUM
Inversión

Las compañías portuguesas que más convencen a los gestores españoles

Portugal celebra elecciones legislativas este próximo domingo. Una cita con las urnas en la que el primer ministro, Antonio Costa, aspira a la victoria, aunque sin mayoría absoluta. Los inversores enumeran varios retos a los que se enfrenta la economía de un país en cuyas compañías se fijan muchos gestores españoles.

04 de octubre de 2019. 08:00h Rocío Arviza
  • Las compañías portuguesas que más convencen a los gestores españoles

Agotada la legislatura de la geringonça, que es como se conoce de forma despectiva a la coalición de izquierdas que llevó a los socialistas portugueses al poder en 2015, las espadas vuelven a estar en todo lo alto. El primer ministro esgrime el argumento del bloqueo en España -con varias repeticiones de elecciones en estos últimos ejercicios- para apelar a una mayoría más clara y a poder formar un gobierno estable con el que afrontar la nueva desaceleración a la que nos enfrentamos en buena parte de las economías desarrolladas.

Retos

"El principal reto para el próximo Gobierno será mantener una estrategia de consolidación fiscal favorable al crecimiento y abordar al mismo tiempo el creciente descontento social”, señala Alvise Lennkh, analista de Scope para Portugal. Un descontento (como la huelga de transportistas en agosto) que “podría dar lugar a mayores presiones para una política fiscal más flexible, en particular a medida que la caída de los tipos de interés reduzca el coste de la deuda pública", reconoce.

Para esta firma, “el próximo gobierno de Portugal también debe resistir la tentación de reducir la inversión pública para facilitar el gasto”(...) porque “desde el punto de vista del crédito, esto sería negativo, dado que la inversión pública en Portugal ya es baja (2 por ciento del PIB), en comparación con una media de la UE cercana al 3 por ciento”.

Desde Scope Ratings subrayan que el crecimiento portugués se mantiene por encima de la media de la zona euro y que la salud de las finanzas públicas ha mejorado. Aseguran que el país se ha beneficiado de las reformas estructurales aplicadas en los últimos años, especialmente en el mercado laboral, donde la tasa de desempleo se ha reducido a la mitad desde 2014, para situarse por debajo del 7 por ciento. Además, esperan que la deuda pública con respecto al PIB disminuya a alrededor del 105 por ciento en los próximos cinco años, desde el 120 por ciento actual.

Valores portugueses

Hacia el país luso miran un buen número de gestores españoles en busca de interesantes oportunidades de inversión, en particular los de las principales firmas value que cuentan con un fondo Iberia en su portfolio de productos. ¿Qué compañías están entre las de mayor peso en sus carteras?

En el Horos Value Iberia liderado por Javier Ruiz una de las apuestas es el grupo de restauración Ibersol, según datos de Morningstar, pero también cuentan -entre otros- con Sonae Capital, en la que en la última carta trimestral a los inversores aseguran haber incrementado la inversión. La empresa de telecomunicaciones lusa NOS figura entre las principales posiciones del fondo Magallanes Iberian Equities de Iván Martín. Y Semapa, holding con intereses en los sectores del cemento, la pasta de celulosa y papel y la gestión de recursos ambientales, es una de las posiciones del Cobas Iberia de Francisco García Paramés. Pero no son los únicos.

En el Bestinver Bolsa de Ricardo Cañete también están presentes Semapa e Ibersol entre sus primeras posiciones, además de Galp Energía. La compañía de corcho Corticeira Amorim forma parte de la cartera del Metavalor, mientras que Galp Energía y Sonaecom figuran -según Morningstar- entre las cinco primeras posiciones del Azvalor Iberia.

Por su parte, en GVC Gaesco Beka, su director de análisis, Víctor Peiró, es positivo con un par de compañías portuguesas en las que observa potencial. Una es la papelera Navigator, en la que observa “una visibilidad atractiva”. La otra es REN, el operador de redes de electricidad y gas, porque es sólida y también cuenta con “una visibilidad bastante fuerte en resultados y en dividendos”, ya que “a diferencia de las empresas españolas de redes, REN opera los activos bajo concesión”.