inversion

Las dos incógnitas a la hora de invertir en agua

Invertir en agua es una buena opción para diversificar la cartera y apostar por la sostenibilidad.

21 DE diciembre DE 2020. 08:11H Patricia Malagón

7fac5b518dae680b0012889acffaffa9.jpg

Puede parecer raro el concepto de invertir en agua, pero ciertamente no lo es. Se calcula que se necesitan 670.000 millones de dólares de gasto anual hasta el 2030 para cumplir con los objetivos sostenibles asociados al agua. Además, este es uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) menos avanzado por el momento. Eso significa que queda mucho camino por recorrer. 

¿Es una oportunidad?

Durante los últimos 100 años, el uso del agua se ha multiplicado por seis, creciendo su uso a un ritmo anual de un 1%. La principal causa es el desarrollo económico, crecimiento de la población, cambios en las pautas de consumo, la contaminación y los efectos derivados del cambio climático. Además, solo el 2,5% del agua total del planeta está preparada para el consumo humano. Por tanto, se trata de un recurso finito. De hecho, en Sudáfrica y México se ha llegado a poner fecha para saber cuándo dejará de haber agua saliendo del grifo. Por tanto, es un asunto de primera importancia.

Según un informe de la gestora DWS, los objetivos de la ONU para el tratamiento más sostenible del agua de cara a 2030 no se cumplirán si no se aprueban nuevas medidas más restrictivas por parte de los diferentes gobiernos. “La comunidad inversora puede jugar un papel muy importante a la hora de lograr estos objetivos relacionados con el tratamiento del agua”, señalan desde DWS Research. 

“Hay una cosa que es clarísima: no hay economía sin agua. Necesitamos agua para producir y para consumir, pero tampoco hay una economía sostenible si no hay una gestión de residuos. Lo que estamos viendo es que este es un mercado que sigue creciendo, que la demanda de agua nunca va a parar y que cada vez es mayor. Por ejemplo, cada vez que tomamos una taza de café se han empleado en ella casi 140 litros de agua (plantar, regar, machacar el grano...), en un folio de papel se han consumido 10 litros, 14.000 litros de agua para obtener un kilo de carne o 140.000 litros para fabricar un coche”, señala Domingo Barroso, director de ventas para España y Portugal de Fidelity Internacional.

¿Cómo invertir en agua?

Resuelta la primera incógnita, y sabiendo que esta inversión tiene gran potencial de futuro queda por determinar cómo se puede invertir en agua. La manera más simple es hacer a través de fondos de inversión temáticos. En 2019 estos fondos temáticos obtuvieron una rentabilidad media del 30%. Por ejemplo, el Allianz Global Water obtuvo un rendimiento del 35% en 2019 y del 3,8% en 2020, pese a la pandemia. Este tipo de fondos suele invertir en compañías dedicadas a la gestión del agua para hacerla más eficiente. 

Sin embargo, desde principios de diciembre también es posible invertir en futuros del agua. Hace unas semanas se anunció la posibilidad de operar con futuros sobre los derechos del agua de California en la bolsa de valores de Chicago. La compra y venta de derechos de agua no es nueva: hasta ahora, los grandes consumidores (por ejemplo, productores de almendras o pistachos) se intercambiaban derechos de extracción de agua tratando de canalizarla hacia lugares donde más se necesitaba. 

“Desde Portocolom consideramos que, a diferencia de lo que puede ocurrir con los mercados de otras materias primas, puede tener consecuencias diferentes a las deseadas. En este sentido, el sector financiero puede y debe jugar un papel clave en el acceso de todos los seres humanos a agua de calidad, segura, aceptable, asequible, de manera eficiente y, además, ser una oportunidad de negocio. Pero negocio entendido como un contrato donde ganan ambas partes, no como un juego de suma cero, mediante la financiación a desarrollo de infraestructuras, desarrollo de tecnología de optimización de la gestión del agua, potabilización y eliminación de residuos, entre otros”, señala Ana Guzmán, directora de Impacto de Portocolom AV.                                                          

Alberto Chan: "En el primer trimestre podemos ver correcciones en las bolsas"