inversion

Las gestoras españolas se acercan a la ASG

La sostenibilidad ha llegado para quedarse, también a la industria de los fondos de inversión. Países europeos como Francia y Holanda están a años luz de lo que vemos en España pero las gestoras nacionales comienzan a subirse al carro de la inversión mediante criterios ASG (Ambiental, Social y de Gobierno Corporativo). Existe un convencimiento casi generalizado de que se trata de una evolución natural: los inversores lo demandan y la regulación apuntará en esa dirección.

23 DE abril DE 2019. 21:56H economía, negocios y finanzas

asg-2_41-150289_20190423223258.jpg

La industria de fondos española parte de una posición muy marginal en la carrera hacia un mayor peso de la inversión con criterios ASG. A cierre de 2018, el patrimonio de los fondos de inversión ascendía en España a 260.826 millones de euros. Sin embargo, según datos de la consultora VDOS, el de aquellos que tenían en cuenta criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo no representaba ni el 1 % del total. En efecto, los fondos guiados por criterios ASG apenas acumulan 2.104 millones de euros, un 0,81 %, a pesar del auge que ha experimentado en los últimos años todo lo que tiene que ver con la sostenibilidad. Y la mayor parte de esos 2.104 millones corresponde a fondos gestionados por bancos, frente a la nula implicación de los pertenecientes a las aseguradoras.

Cifras discretas que no sorprenden a Fernando Luque, de Morningstar. “Es normal porque en España hay muchos fondos de renta fija y muchos garantizados, de modo que la proporción de productos declarados AGS sobre el patrimonio total aún es baja, pero la dinámica comienza a cambiar poco a poco”, subraya. En este punto hay quien señala que puede haber algo de marketing en todo el auge hacia la sostenibilidad y el buen gobierno pero, sea así o no, el movimiento es imparable: las gestoras se han dado cuenta de que es un tema que cada vez valoran más los inversores a la hora de seleccionar fondos.

El Santander AM, en cabeza

El mayor patrimonio en fondos ASG en España lo mueve la gestora del Banco Santander. El responsable de ISR de Santander Asset Management, David García Rubio, destaca que “desde hace más de 20 años aplicamos la inversión mediante criterios sostenibles en nuestra oferta de productos y servicios” . Subraya que es una manera de invertir que beneficia a todos: clientes, sociedad y medio ambiente. Y recuerda que la entidad ha sido pionera al lanzar en 1995 Inveractivo Confianza, el primer fondo de inversión gestionado bajo criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo en nuestro país.

A día de hoy, la gestora del Santander cuenta con más de 1.500 millones de euros en fondos de ISR (Inversión Socialmente Responsable) y gestiona el producto más grande, el Santander Responsabilidad Solidario, con más de 720 millones de euros bajo gestión. Pero García Rubio recuerda que no se han quedado ahí. “En 2018 lanzamos la primera gama de fondos sostenibles, compuesta por dos fondos mixtos y uno puro de renta variable, y el primer fondo ISR temático, el Santander Equality Acciones, basado en la igualdad de género”.

Por detrás de Santander AM en patrimonio sostenible gestionado están, según datos de VDOS, Caja Ingenieros Gestión, Sabadell AM, BBVA AM, Caixabank AM o Fineco.

Son varias las razones que esgrimen desde las gestoras españolas que más apuestan por la ASG para caminar en esa línea. Por un lado, un tema de convicción: defienden que la asunción de criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo les permite a los gestores tener una visión más completa de los activos donde invertir. Les ayuda a identificar elementos que pueden descubrir ventajas competitivas y les alerta sobre potenciales riesgos. Por otro, la creciente demanda hacia este sesgo por parte de los inversores y el participar como gestoras de un tipo de inversión que está experimentando fuertes crecimientos a nivel internacional. Y todo sin olvidar que las futuras normas que llegarán desde la Unión Europea estarán enfocadas a potenciar este tipo de inversiones entre los institucionales y el retail en los próximos 4-5 años.

NAO Sustainable Management

Hace menos de un año, en el verano de 2018, veía la luz la primera gestora española exclusivamente sostenible. Se trata de la firma valenciana NAO Sustainable Asset Management, ligada al family office del grupo Zriser, con Ana y Pablo Serratosa Luján al frente. Una gestora que ya compite en el mercado con filosofía value y con un fondo que selecciona compañías competitivas que cuidan a sus trabajadores, a la sociedad y al medioambiente. “Dar el paso hacia convertirnos en la primera gestora sostenible era un claro elemento diferenciador pero también era arriesgado porque, cuando comenzó a gestarse el proyecto, en España apenas había productos financieros relacionados con sostenibilidad”, reconoce Pilar Lloret Martínez, directora general de NAO. Sin embargo, desde esta firma se lanzaron a ello por convencimiento. “Estamos convencidos de que aplicar criterios de sostenibilidad a la hora de invertir es una especie de control de riesgos adicional, que ayuda a mejorar el binomio rentabilidad riesgo. Creemos que rentabilidad y sostenibilidad van de la mano”, aseguran.

En la cartera del NAO Europa Sostenible se pueden encontrar compañías como la papelera austriaca MMK, líder en cartón reciclado en Europa. De hecho, Pablo Cano, director de inversiones de NAO, asegura que “el reciclaje es una de las temáticas que más pesa en la cartera. Creemos que, junto con la eficiencia energética, es de las mejores ideas de inversión para los próximos diez años”. El fondo también incluye empresas como la española CAF, la francesa de neumáticos Michelin o la farmacéutica suiza Novartis.

Los pasos de las gestoras independientes

Poco a poco, las gestoras españolas independientes caminan hacia la ASG. Muchas de ellas, como GVC Gaesco Gestión, cuentan con algún producto específico. “El GVC Gaesco Sostenible se creó en un principio para un grupo de inversores que tenía interés en este tema pero ha tenido éxito, va bien y están entrando más partícipes”, asegura uno de sus cogestores, Jaume Rey. “Partimos de los grandes índices sostenibles a nivel mundial para acotar compañías. A partir de ahí estudiamos las que pueden tener sentido desde un punto de vista fundamental en términos de valoración y, una vez seleccionadas, hacemos un estudio exhaustivo de sostenibilidad”, destaca. El fondo tiene solo una compañía española en cartera (Naturgy), que se une a empresas como Bureau Veritas, Munich Re, Saint-Gobain, Philips o la estadounidense Medtronic.

Desde Tressis, su director de Inversiones, Ignacio Perea, recuerda que “en noviembre de 2014 montamos carteras de Inversión Socialmente Responsable y creamos dos perfiles: cauteloso y equilibrado. (...) Y luego hemos creado un fondo de fondos, el Tressis Cartera Sostenible”. La idea de este último producto ha sido “hacer que esas carteras iniciales fueran accesibles a personas con patrimonio más bajo y cubrir el hueco que quedaba entre los perfiles mencionados”, destaca. Y en Abante Asesores también comienzan a dar pasos. Su director de inversiones, Ángel Olea, subraya que “acabamos de lanzar Tabor FI, en el que nos asesora la EAFI Lex Centro de Asesores Técnico Financieros”.

En Magallanes Value Investors destacan que su proceso de inversión viene marcado por el análisis fundamental y que a ello añaden los principios ASG pero sin un enfoque restrictivo. Es decir, es posible que inviertan en empresas que, aunque carezcan de las mejores métricas en este aspecto, se hayan comprometido a mejorarlas. Desde la gestora value destacan que la sigla clave para ellos es la “G” de Governance “porque la confianza en el equipo gestor y su transparencia es clave a la hora de invertir”. Sin embargo, otras gestoras de este estilo como Azvalor no se fijan en los criterios ambientales, sociales o de gobierno corporativo. Beltrán Parages, su director de relaciones con los inversores y de desarrollo de negocio, defiende que “buscamos la rentabilidad en todas nuestras inversiones. Respetamos los valores de la ISR, pero nuestro objetivo es comprar buenas compañías a buen precio”, destaca.

Pese a esta última postura, la realidad es innegable: la mayoría de gestoras españolas tienen claro el sesgo futuro hacia la temática ASG y caminan hacia ello de manera más o menos lenta.

Herrera: "El mercado siempre sobrerreacciona ante situaciones como la actual"