inversion

Lo que los bancos centrales nos dicen de dónde hay que invertir

Los bancos centrales son en la actualidad los principales impulsores del mercado. Con la excepción quizás del banco de Noruega, el cambio de sesgo global ha sido evidente en los últimos meses. ¿Cómo debemos invertir en esta coyuntura?

06 DE octubre DE 2019. 00:00H economía, negocios y finanzas

brujula_41-196736_20190726111653.jpg

Sin recesión clara a la vista pero con riesgos potenciales inciertos y con valoraciones que presentan un panorama mixto, los bancos centrales se han convertido en los principales impulsores de los mercados. Sus actuaciones o predisposiciones a actuar han mantenido la volatilidad contenida, han enviado a máximos a determinados índices bursátiles y han conducido a la baja a los rendimientos de los bonos, en algunos casos, hacia mínimos históricos. Conviene, por tanto, seguir muy de cerca sus pasos para invertir. Esto es lo que recomiendan los gestores.

Orientados al crecimiento

Para Jeremy Gatto, gestor de inversión del equipo de CAS de Unigestion, sin una presión inflacionista y con un crecimiento alrededor o por debajo del potencial, los bancos centrales pueden concentrarse en apoyar una mayor expansión económica. Considera que “es probable que su acción continúe brindando apoyo a los mercados, ya que esto reducirá el riesgo de recesión y mantendrá la volatilidad baja”. De ahí que en la firma sigan siendo positivos con “activos orientados al crecimiento a largo plazo, pero con coberturas y estrategias de carry en créditro y divisas”.

Mientras, para Maurice Harari, Senior Portfolio Manager SYZ AM, con unos tipos en niveles artificialmente bajos, “la asignación a la renta variable debería ser marcadamente táctica, basada en la tendencia de crecimiento, ya que las valoraciones están perdiendo importancia paulatinamente”.

¿Y en renta fija?

Ian Samson, analista de mercados de Fidelity International, cree que la postura expansiva del BCE y las perspectivas de un tipo de depósito aún más negativo y de una nueva ronda de compras de deuda pública y privada “probablemente sigan alimentando la demanda de rendimientos que hemos visto en lo que llevamos de año”. En ausencia de alternativas, los inversores tendrán que buscar rentas en otra parte. ¿Dónde? Samson asegura que, en esta coyuntura, “esperamos que los mercados de bonos corporativos mantengan un buen tono y que los bonos corporativos europeos con rendimientos positivos y fundamentales sólidos estén muy demandados frente a sus homólogos de otras regiones”.

Por su parte, desde SYZ AM aconsejan “mantener las inversiones, conservar un cierto nivel de duración, priorizar la deuda del universo emergente e incorporar deuda corporativa europea”.

Chris Iggo, de Axa Investment Managers, destaca que “estamos en el quinto ciclo alcista de precios de los bonos de los últimos 10 años”. Los ciclos anteriores tuvieron lugar en septiembre de 2010; junio de 2012; marzo de 2015 y julio de 2016. Iggo considera que una estrategia “atractiva” en renta fija puede ser estar en duraciones cortas en high yield (emergentes y economías avanzadas), combinándolas con con “duraciones largas en bonos públicos de alta calidad”.

Marilyn Watson, responsable de Estrategia mundial de Renta Fija de Black Rock, explica que en el contexto actual y en términos de posicionamiento siguen sobreponderados en duración en deuda francesa e italiana e infraponderados en bonos alemanes. Además, cuentan con una selección de posiciones en bonos corporativos europeos.

Además, defiende que “el alto nivel de calidad se ha vuelto más atractivo en un contexto de política monetaria de apoyo y menores rendimientos”. Por eso, en EE.UU, asegura que “seguimos siendo tácticos en bonos corporativos y activos titulizados, con un fuerte enfoque en los fundamentales de abajo hacia arriba”.

BNY Mellon: "creemos que es momento para la gestión activa"