jueves, 17 enero 2019
ZONA PREMIUM
Inversión

Los ODS: una nueva dirección para la inversión sostenible

Desde Robeco apuntan que los Objetivos de Desarrollo Sostenible marcan una nueva dirección en la inversión basada en la sostenibilidad.

10 de enero de 2019. 14:00h Héctor Chamizo
  • Image

Tanto los efectos del Brexit y la guerra comercial entre Estados Unidos y China, como el ciclo macroeconómico y las perspectivas para los beneficios empresariales, vienen siendo analizados profusamente, y se está calculando su repercusión sobre los mercados. Todos ellos son temas extremadamente importantes sobre los que los inversores se formarán sus propias opiniones.

Sin embargo, Robeco, que siempre ha sido pionera en la inversión basada en la sostenibilidad, pretende ofrecer una perspectiva distinta, abordando este 2019 y los años siguientes desde la perspectiva de la sostenibilidad. Bajo su punto de vista, existen numerosas tendencias en sostenibilidad que resultan importantes para los inversores.

Uno de los factores más importantes, sin lugar a dudas, son los Objetivos de Desarrollo Sostenible han tenido una notable repercusión desde su publicación a finales de 2015. Desde entonces, muchos gestores y propietarios de activos han reestructurado sus carteras de inversión y estrategias de interacción conforme a estos objetivos, y han publicado los resultados de ello.

Según un reciente estudio publicado por la Asociación Neerlandesa de Inversores por el Desarrollo Sostenible (VBDO), patrocinada por Robeco, el mercado holandés de fondos de pensiones –que está considerado como el más vanguardista en este campo– más del 80% de los fondos han tratado los ODS en las reuniones de sus consejos, y el 34% cuentan ya con una política activa en este terreno. Estas políticas y estrategias se dirigen principalmente a propiciar una aportación positiva a la consecución de los ODS. Pero todavía no se tienen en cuenta las aportaciones negativas, en la mayoría de los casos. A la luz de estas cifras, resulta comprensible que haya tantas críticas sobre los progresos realizados, y que haya gente que considere que invertir conforme a los ODS no es más que un truco publicitario.

Desde Robeco lo ven de otro modo. A diferencia de la Inversión Socialmente Responsable (ISR) tradicional, que mayoritariamente se basa en invertir por igual en todos los sectores pero con un enfoque del "mejor de cada clase", tener en consideración no sólo los aspectos operativos y conductuales de las empresas, sino también la "contribución de sus productos al desarrollo sostenible, está generando una perspectiva distinta". Esto da lugar a carteras diversas y diferenciadas.

Y, aunque no estemos más que dando los primeros pasos, muy lejos todavía del destino, la dirección está clara: invertir por un desarrollo auténticamente sostenible es el camino por el que hay que avanzar!