inversion

Megatendencias, ¿qué son y por qué invertir en ellas?

Invertir en megatendencias es invertir en el crecimiento económico del futuro. Se trata de vislumbrar cuáles serán los cambios sociales y económicos para anticiparse a ellos y beneficiarse de los mismos.

27 DE enero DE 2021. 08:00H Patricia Malagón

120d8404bd72b2d82c12c55213376427.jpg

 La inversión temática se ha con- vertido en un estilo muy interesante que le aporta diversificación a la cartera. Pero no solo eso, también ofrece a los inversores la opción de invertir en las tendencias que marcarán el futuro beneficiándose así del crecimiento económico derivado de este hecho. “Temáticas muy potentes que cambian nuestra forma de vivir y serán los motores del crecimiento económico futuro, por lo que entender cómo se manifiestan a largo plazo en las bolsas mundiales sienta las bases de una estrategia de inversión que va más allá de empresas concretas y factores económicos cíclicos

a corto plazo”, aseguran desde Fidelity. Otros beneficios de estas megatendencias se encuentran en que tienen una

penetración en la sociedad y en la cultura en diferentes mercados, ofrecen oportu- nidades de crecimiento estructural y, además, tienen un alto grado de interconexión entre los diferentes sectores y áreas geográficas, lo que podría incrementar la diversificación dentro de una misma temática. Todo ello hace que sea muy interesante la inversión en las tres principales megatendencias existentes en el mercado que seguirán marcando la pauta económica durante los próximos años.

Demografía

La tendencia demográfica es muy importante y una realidad en una sociedad que tiende a ser cada vez más longeva. “El motivo es el crecimiento demográfico de los mercados emergentes y el aumento de consumidores en todo el mundo, que abre nuevas perspectivas a las empresas pero también plantea desafíos”, explican desde la gestora Fidelity. Las sociedades de todo el mundo están experimentando cambios profundos. Aunque la población de los países industrializados envejece cada vez más, muchos mercados emergentes florecen gracias a su joven población. Ejemplos como China, Japón o Arabia Saudí muestran cómo los inversores pueden aprovechar estas tendencias invirtiendo en tecnología o educación.

Derivado de ello, se abren oportunidades en los cambios en los hábitos alimentarios que muestran cómo las tendencias demográficas afectan a economías enteras. Al mismo tiempo, en muchas partes de Europa, la generación del baby boom está acercándose a la edad de jubilación y eso supone un problema para los sistemas públicos de pensiones. Todo ello, abre un abanico muy interesante de oportunidades para invertir.

Tecnología

La tecnología es una megatendencia y una realidad que ha llegado para quedarse. Estamos insertos en una revolución tecnológica que ha cambiado por completo nuestro modo de vivir, de comunicarnos, de movernos, de trabajar, etc. Por eso, se torna casi fundamental tener exposición a esta tendencia para aprovecharse de las dinámicas económicas. “La digitalización está cambiando nuestras vidas con una velocidad e influencia sin precedentes. Las nuevas tecnologías revolucionan rápidamente los estilos de vida, relaciones personales, negocios y trabajo, así como economías completas”, aseguran en la gestora.

Economía sostenible

Cada decisión de inversión tiene consecuencias para la fuerza laboral, el medio ambiente y, no menos importante, para las generaciones futuras. La conciencia de esto está creciendo y, con ella, la diversidad de soluciones de inversión que se centran en la sostenibilidad, la justicia social y el gobierno corporativo responsable. La Inversión Socialmente Responsable (ISR) es ya una realidad palpable y contrastada que, además, ha demostrado ser más rentable y más fuerte ante las caídas del mercado.

“Cada inversor tendrá su propia idea sobre lo que aporta valor a una cartera. La integración de los factores ESG supone ofrecer a las personas una forma de incorporar sus valores personales, y no solo el valor de mercado, como dimensión adicional a sus decisiones de inversión sin sacrificar rentabilidad”, aseguran en Fidelity.

Dos fondos interesantes

FF FUTURE CONNECTIVITY FUND

La conectividad es una necesidad básica del ser humano. Desde las primeras pinturas rupestres, pasando por el hombre que corrió el primer maratón, las palomas mensajeras y el teléfono, hasta Google, Zoom y TikTok en la actualidad, siempre hemos tratado de crear nuevas y mejores formas de comunicarnos con los demás de la forma más amplia y rápida posible. Precisamente, con esta premisa invierte este fondo temático que desde su lanzamiento acumula una rentabilidad del 51%.

FF GLOBAL HEALTH CARE FUND

En el sector de la asistencia sanitaria se presentan diversas oportunidades de compra de empresas que encajan en la categoría de crecimiento estructural a las que además impulsa la innovación. Para contar con una mejor visión del sector, una de las gestoras, Judith Fine- gold, cuenta con formación universitaria en el ámbito sanitario. Desde el lanzamiento, este fondo de Fidelity ha logrado una rentabilidad superior al 222%.

Altex: "El inversor conservador ya no tiene disponible el activo que se lo daba todo"