inversion

Nueva Zelanda, Tailandia y la India también recortan sus tipos de interés

La tenencia de bonos negativos se ha disparado un 200% en los últimos meses y no parece que esta tendencia vaya a corregirse en el corto plazo

06 DE octubre DE 2019. 00:00H economía, negocios y finanzas

shutterstock-758293351_41-200213_20190807171031.jpg

El banco central de Nueva Zelanda ha decidido recortar los tipos en 50 puntos básicos, un recorte mayor del esperado que ha llevado a los bonos soberanos a mínimos. El caso del bono español a 10 años ha bajado hasta el 0,17% y el alemán se sitúa en el -0,58%. La entidad neozelandesa ha tomado esta decisión tras tomar en consideración “las perspectivas de la economía global se han debilitado” y a la existencia de “un riesgo de una desaceleración más grande y más prolongada del crecimiento económico mundial”.

Pero no solo Nueva Zelanda ha recortado los tipos de interés, a la entidad australiana le han seguido el Banco de la Reserva de la India (RBI) que ha bajado los tipos del 5,75% al 5,4%, en lugar de al 5,5% como previa el mercado, y el Banco de Tailandia (BoT), que ha recortado sus tipos del 1,75% al 1,5%.

Estos movimientos por parte de los distintos bancos centrales llegan después de que la Reserva Federal decidiera recortar unos 0,25 puntos los tipos de interés del dólar. Ahora, con el aumento de las tensiones de la guerra comercial entre Estados Unidos y China el mercado no descarta un nuevo recorte en los tipos para el próximo mes de septiembre.

Delicada situación

Sin embargo, estos movimientos hacen que los inversores encuentren cada vez menos valor en la renta fija. “Los bonos se compran en función de las expectativas de nuevas reducciones de rendimiento y ganancias de precio. Los ingresos por intereses son mínimos y la tenencia hasta el vencimiento ya no es rentable. Sólo los inversores que se ven obligados por la normativa aceptan la pérdida garantizada. Los inversores que buscan ingresos regulares y un aumento de valor a largo plazo tienen que invertir en renta variable.”, señala Bert Flossbach, co-fundador de la gestora Flossbach von Storch.

Lo cierto es que las rentabilidades negativas, como en el caso del bono a 10 años alemán y francés son cada vez más comunes, “definitivamente es algo que está fuera de control”, señala Matti Greenspan, analista de eToro. “Lo más preocupante no el volumen per se, sino la velocidad a la que se está acumulando esta deuda con rendimientos negativos. En tres meses ha pasado 10 a 15 billones de dólares y ha crecido un 200% desde Halloween, realmente terrorífico”. Greenspan subraya que el hecho de que los bancos centrales estén recortando tipos “hace prever que esta tendencia continúe durante un tiempo... hasta que deje de hacerlo”. Ante esta situación, el experto de eToro no descarta un crash en los mercados: “¿Significa esto que se aproxima un crash? Probablemente, eventualmente, quizá”, concluye.

Los expertos de Axa IM aseguran, por su parte, que con el actual escenario es más que probable que muchos tipos del BCE se mantengan en terreno negativo o sin apenas variación hasta 2021. Esto provocaría que “hasta el año 2025 no volvería el Bund al rango del 1%”.

Molina (etoro) - Nuestro Ibex está obsoleto