lunes, 10 diciembre 2018
ZONA PREMIUM
Inversión

Oportunidades de inversión en renta variable en el sector bancario

Ignacio Fuertes Aguirre, Socio, responsable de trading y miembro del Comité de Inversiones de Rentamarkets, habla sobre la posibilidad de invertir en el sector financiero.

04 de octubre de 2018. 17:37h Víctor Ranera
  • Image

Han pasado diez años desde el colapso de Lehman Brothers, máximo exponente de una crisis financiera global que ha provocado una transformación radical del sector bancario coincidiendo con una elevada presión regulatoria que ha terminado por dinamitar drásticamente las cuentas de resultados de las entidades.

Desde junio de 2016, cuando se marcaron los mínimos en tipo de interés, los bancos se apreciaron un 70% durante el siguiente año empujados por las expectativas de normalización en política monetaria. La contracción de las condiciones financieras vividas a comienzos de 2018, debida en gran parte a la explosión en la volatilidad de renta variable, y unido a una ligera ralentización de los datos macro frenó la trayectoria, llevando al sector a perder más de un 25% en tan sólo 7 meses desde finales de enero.

Con este escenario, consideramos que el sector ofrece una de las mejores oportunidades de inversión en renta variable para los próximos meses a nivel macroeconómico.

Mejora de los fundamentales

El proceso de recapitalización bancaria en Europa se ha producido a través de un doble esfuerzo. El primero y más obvio, es a través de un incremento del capital de nivel 1 ordinario de más del 60% en tan sólo 6 años. El segundo, mediante la reducción de los activos ponderados por riesgo de las entidades en un 20% adicional.

Estas dos fuentes de mejora han tenido un reflejo claro en la calidad del capital de las entidades (el ratio de apalancamiento). Se ha visto reforzado en 200 puntos básicos en el mismo periodo como podemos observar a continuación.

Y lo que es más importante, a día de hoy no existe déficit de capital regulatorio en las entidades analizadas (diferencia entre capital requerido y el elegible a nivel bancario).

La presión regularía de esta última década ha conseguido una mejora sustancial en la cantidad, así como en la calidad del capital bancario, a expensas de un deterioro en las cuentas de resultados de las entidades. De todas maneras, esto no significa que las valoraciones actuales justifiquen el potencial que ofrece el sector.

El comportamiento del sector bancario desde el colapso de Lehman ha sido nefasto. El índice de bancos del Euro Stoxx ha perdido el 75% de su capitalización, o algo más del 60% si tenemos en cuenta los dividendos como muestra el gráfico siguiente.

Un entorno macro favorable

A nuestro parecer y a pesar de las atractivas valoraciones que exhiben el sector, el principal motivo por el que nos atraen los bancos es el potencial de revalorización ante escenarios de subidas de tipos de interés, que no se ven actualmente reflejados en los precios.

Esta evolución hasta la situación actual se ha propiciado por las progresivas bajadas de tipos de interés realizadas por el BCE que a medio-largo plazo ha ido reduciendo la rentabilidad del sector bancario debido principalmente a la reducción del margen de interés. Además, el aumento de la presión regulatoria que exige mayores niveles de capitalización lleva si cabe aún a reducir más las rentabilidades.

La normalización de tipos en Europa beneficiará al sector bancario dado que el margen de intereses representa más del 55% de su cuenta de resultados a nivel europeo.