domingo, 19 mayo 2019
ZONA PREMIUM
Inversión

¿Por qué invertir en tendencias protege la cartera?

La inversión en tendencias puede resultar desconocida pero, al mismo tiempo, puede ser un claro filón para proteger la cartera y sacar un buen partido.

30 de abril de 2019. 00:01h Patricia Malagón
  • Image

La psicología muchas veces resulta esencial a la hora de invertir. Puede parecer contradictorio en un principio dado que, a simple vista, la inversión parece que solo responde a métricas y números. Pero no es cierto. Todos tenemos sesgos conductuales. Tendemos a pensar o a comportarnos de una determinada manera. Percibimos el mundo a través de nuestros propios filtros. Prestamos más atención a la información que confirma nuestras opiniones que a aquella que la contradice. "Nos cuesta cambiar de opinión, incluso cuando existe nueva información que lo justifica. Comprender estos sesgos es muy importante para los inversores, porque están muy arraigados en nuestro sistema y no cambian mucho con el paso del tiempo.", comenta Henk Grootveld, responsable del equipo de inversión en tendencias de Robeco.

Como Bergakker y Van Oerle sostenían en su informe de 2017 “Rationale for Trends Investing” (La lógica de la inversión en tendencias), una buena comprensión de las tendencias y los sesgos de comportamiento ofrece una fuente de alfa constante. Es el alfa —la diferencia entre la rentabilidad ajustada al riesgo de una cartera y la rentabilidad del índice de referencia— lo que en último término determina la calidad de una cartera. De hecho, comprender los sesgos de comportamiento es una fuente de alfa más fiable que muchas otras, como el acceso a información superior o la disponibilidad de mejores modelos para procesarla.

El motivo de ello es que los sesgos de comportamiento persisten a lo largo del tiempo, mientras que los análisis de fundamentales o los métodos cuantitativos resultan más difíciles de aplicar a largo plazo, debido a que su ventaja competitiva se pierde rápidamente. Una estimación más conservadora del crecimiento puede ser una gran fuente de alfa, si la utilizan personas capaces de predecir acontecimientos no lineales mejor que el inversor medio.

¿Por qué tendencias?

La inversión debe ser vista con un prisma largoplacista. Sin embargo, a los inversores les cuesta invertir su dinero en tendencias que marcarán el futuro, pero que no parece que sea real a día de hoy. "La gente tiende a prestar menos atención —o reaccionar deficientemente— a la información relativa al futuro lejano. Buen ejemplo de ello son las tendencias tecnológicas, que a menudo proliferan con mayor rapidez", señala Grotvelt. Por otra parte, tendemos a reaccionar exageradamente ante acontecimientos recientes de gran relevancia, que al final pueden quedarse en nada.