inversion

"Proporcionar una puntuación del impacto ESG nunca ha sido tan importante”

Dirigentes entrevista a Diane Menville, directora de ESG del Grupo Scope, firma que ha lanzado un sistema propio de evaluación ESG, en un contexto de crecimiento de la inversión sostenible. Menville explica qué persigue y cómo se elabora.

28 DE septiembre DE 2020. 08:00H Rocío Arviza

a49e918e2b9264c121810729c9a34ebd.jpg

¿En qué se basa el sistema de clasificación de ESG de Scope?

Nuestro sistema de calificación ESG ofrece a los gestores de activos, inversores de activos y empresas un sistema objetivo y transparente para medir el impacto de los criterios ESG en las empresas.

Nuestro enfoque incorpora el análisis de las cadenas de suministro globales y genera puntuaciones cuantitativas de sostenibilidad que son fáciles de comparar entre sectores y factores ESG individuales y entre diferentes compañías. Nuestra calificación ESG proporciona una estimación macroeconómica de los impactos perjudiciales de las actividades económicas de una empresa sobre el medioambiente y la sociedad.

¿Cómo tratan de evitar el conocido como "greenwashing"?

Creemos que la primera línea de defensa contra el greenwashing es una sólida y completa medición del impacto de la ESG.

La evaluación de la sostenibilidad de cualquier empresa se enfrenta a tres grandes desafíos.

En primer lugar, hay una falta de datos de calidad uniforme. En segundo lugar, no se presta suficiente atención a los factores relevantes en materia ESG, en particular el impacto de las cadenas de suministro de las empresas. En tercer lugar, los inversores se quejan de la falta de metodologías coherentes y comparables, lo que puede dar lugar a evaluaciones excesivamente subjetivas de los indicadores de sostenibilidad.

Abordamos estas cuestiones en nuestro estudio de impacto del ESG, en primer lugar, adoptando un enfoque independiente que se basa en fuentes de datos internacionales reconocidas y accesibles al público (por ejemplo, la OCDE, la OIT, el Banco Mundial). En segundo lugar, incorporamos el análisis de las cadenas de suministro de las empresas para dar a los usuarios una visión completa de las actividades de una empresa. Al integrar las externalidades de la cadena de suministro en nuestra medición, nuestro enfoque detecta tipos de "greenwashing" que otros podrían pasar por alto. Tener en cuenta la cadena de suministro es un elemento esencial de la medición del impacto y un baluarte contra algunas prácticas de "greenwashing".

En tercer lugar, asignamos valores monetarios específicos a los impactos ESG, lo que nos permite crear puntuaciones estandarizadas y comparables de las empresas.

¿Scope da igual peso a la E, la S y la G a la hora de puntuar para establecer una valoración?

Scope ha diseñado una solución basándose en la monetización de los costes asociados. Damos valores monetarios específicos a los impactos ESG basándonos en los últimos resultados científicos disponibles sobre los costes ambientales y sociales de las actividades económicas, como el precio económico calculado para la sociedad por contaminar un litro de agua limpia. 

Al asignar precios a todos los impactos, Scope convierte las unidades físicas una unidad común: los costes de los factores ESG en euros. Esto permite sumar diferentes impactos y hace posible llevar a cabo una comparación transparente de los distintos impactos. Por ejemplo, si una empresa tiene un bajo impacto en el consumo de agua, pero un alto impacto en las emisiones de GEI (gases de efecto invernadero), ¿cómo puede un inversor valorar el efecto combinado?

Con los costes de los factores GEI expresados todos en términos monetarios, éstos se pueden sumar

evitando así el uso de pesos subjetivos fijos en uno u otro factor. 

¿Por qué todavía no hay criterios únicos y específicos para medir los factores si prácticamente ya no se concibe la inversión sin atender a estos factores?

Los mercados están acostumbrados a la convergencia constante y a la creciente solidez de las calificaciones crediticias, pero el proceso ha llevado décadas junto con la continua evolución de las normas internacionales de contabilidad.

La UE está trabajando para responder a esta difícil cuestión, definiendo una taxonomía -un marco de clasificación- para evaluar las actividades, a fin de determinar si son ambientalmente sostenibles. Vemos esto como un importante paso adelante.

¿El auge del ESG situará pronto la calificación en esta materia al mismo nivel que la calificación crediticia de una compañía?

En el futuro habrá una creciente responsabilidad de las empresas de informar sobre el impacto de sus actividades en materia ESG, con un marco contable que lo refleje.

Si la medición del rendimiento de una empresa se basa entonces en una combinación de ingresos descontados por eventos externos, implicará un cambio de juego. 

Muchas gestoras que invierten con arreglo a criterios ESG ya realizan su propio análisis. ¿Qué objetivos se fija Scope con este sistema de evaluación?

Proporcionar a los inversores y emisores un análisis transparente y basado en datos, así como puntuación de todos los impactos de las empresas en materia ESG nunca ha sido tan importante como hoy en día. 

Scope, en su calidad de propietaria de la principal agencia de calificación de Europa, tiene un papel crucial que desempeñar en la facilitación de la inversión sostenible a largo plazo. Scope proporciona a los inversores su análisis ESG a través de la plataforma digital ScopeOne, que comprende más de 1.600 empresas del índice bursátil MSCI World. Nuestra metodología ESG es aplicable a todo el universo de empresas, desde las pequeñas y medianas compañías, hasta las grandes multinacionales que cotizan en bolsa.


Cuatroochenta: "BME Growth será una vía más de financiación para la compañía"