martes, 15 octubre 2019
ZONA PREMIUM
Inversión

¿Qué hay detrás del repunte del níquel?

El níquel se ha recuperado un 54 por ciento en los últimos tres meses para llegar a superar incluso la cota de los 18.000 dólares por tonelada. Su tirón alcista ha despertado el interés de muchos inversores como activo a incluir en sus carteras pero, ¿se puede esperar mayor recorrido?¿qué ha llevado a los precios a los niveles actuales?

27 de septiembre de 2019. 13:44h Rocío Arviza
  • ¿Qué hay detrás del repunte del níquel?

Más allá del fuerte avance que registran este ejercicio oro, plata y platino en un contexto de rally en el sector de los metales, el níquel también ha acaparado el interés de los inversores. Tras alcanzar los 18.175 dólares por tonelada y sumar ese 54 por ciento en tres meses frente al 1,4 por ciento de subida del subíndice Bloomberg Industrial Metals (en datos hasta el 12 de septiembre) ha disparado las alertas de unos inversores ávidos de explorar cualquier posible vía de rentabilidad para sus carteras.¿Qué ha disparado el precio del níquel?

Factores tras la subida

El detonante principal, según los expertos de Omega IGF, ha sido “el adelanto de la prohibición de la exportación de níquel en Indonesia, uno de los principales productores a nivel global”. La decisión, que se implementará en enero de 2020 cuando estaba prevista para 2022, ha llevado al mercado a temer una escasez de este metal -famoso por su capacidad para hacer que el acero y otras aleaciones sean más capaces de soportar temperaturas extremas y ambientes corrosivos- en un futuro próximo.

Según recuerda Nitesh Shah, director de análisis de WisdomTree, el níquel ya muestra uno de los mayores déficits de suministro de todos los metales básicos. “Y aunque hay suficiente inventario para satisfacer las necesidades a corto plazo, existe el riesgo de profundizar los déficits”, subraya.

Lo que cabe preguntarse aquí es por qué razón el gobierno indonesio prohíbe las exportaciones de este metal que en estado puro parece plata. Y la respuesta es clara: quiere controlar más de la cadena de suministro. “Dado que los vehículos eléctricos y las baterías que los alimentan actúan como un shock positivo para la demanda de níquel, el gobierno indonesio quiere posicionar estratégicamente al país para el próximo aumento de la demanda del metal acabado” destaca Shah. De este modo, “al prohibir las exportaciones del mineral, espera alentar a más procesadores y fundidores a establecer operaciones en Indonesia, antes de que exporten el producto de níquel terminado”.

En todo caso, desde WisdomTree destacan que se trata de una operación arriesgada que el país ya probó sin éxito entre 2014 y 2017.

¿Queda potencial?

Llegados a este punto y con una ligera corrección desde los últimos máximos la clave está en lo que se puede esperar del precio a partir de ahora. Desde Goldman Sach apuntan a que podría llegar a niveles de 20.000 dólares/tonelada, mientras que el director de análisis de WisdomTree se mantiene alcista a la luz de la demanda del mercado de baterías de los vehículos eléctricos. Eso sí, asegura que “la próxima etapa de ganancias puede tardar más en cristalizarse”. La previsión de esta firma pasa por ver niveles por encima de los 24.000 dólares por tonelada a largo plazo.

Defienden que los precios del mes de junio en torno a los 12.000 dólares la tonelada no habrían sido suficientes como para comenzar los proyectos que se necesitan para extraer el níquel del suelo y hacer frente al esperado aumento de la demanda de los próximos años. Sin embargo, con precios en los entornos de los 18.000 dólares, la situación puede que comience a cambiar.