inversion

¿Qué razones tiene la deuda emergente en divisa fuerte para ser atractiva?

Los bonos de los mercados emergentes siguen generando un aluvión de comentarios y recomendaciones por parte de los analistas.

26 DE junio DE 2018. 00:31H Héctor Chamizo

image_content_45465_20180626004323.jpg

La buena noticia es que prevemos que los fundamentales emergentes, en conjunto, mantendrán su solidez, lo que apuntalará el carry en el universo emergente. Además, consideramos que las recientes ventas masivas han añadido valor a la deuda pública y corporativa denominada en divisa fuerte, con unos rendimientos que se sitúan en su nivel más alto desde principios de 2016, cuando el ciclo de los mercados emergentes y el precio del petróleo tocaron fondo, según JP Morgan.

A medida que las políticas monetarias se normalizan de forma gradual, la deuda emergente ya no puede contar con el respaldo incondicional de unas condiciones financieras extremadamente flexibles en los mercados desarrollados. El mercado basado en la beta de 2016-2017 ha quedado atrás, según apuntan desde BlackRock, lo que implica que los inversores "deben volver a diferenciar emisores teniendo en cuenta los problemas habituales del universo emergente: la envergadura de sus necesidades de financiación y su capacidad idiosincrásica de respuesta".

Desde la entidad estadounidense no descartan más episodios de volatilidad, pero destacan la gran capacidad de los emergentes para "recuperarse". Con el dólar todavía en el centro del escenario, se observa que la deuda de divisas fuertes en emergentes tienen un buen punto de entrada por diferentes razones. La más obvia, subrayan, es que la deuda en divisa fuerte "está cubierta de forma natural frente a las ganancias en el dólar". Pero van más allá y exponen que muestra que "el valor ha regresado a este segmento de emergentes".

¿Qué razones tiene la deuda emergente en divisa fuerte para ser atractiva?

La deuda en hard currency de emergentes parece barata frente a las empresas estadounidenses, la deuda local de estas regiones y sus propios fundamentales. La línea morada en el gráfico muestra la diferencia entre el diferencial del índice soberano de divisa fuerte de emergentes y un compuesto corporativo ponderado de alta rentabilidad y grado de inversión de Estados Unidos, que alcanzó un máximo multianual cercano a los 100 puntos básicos.

En segundo lugar, la diferencia entre la moneda fuerte de emergentes y el rendimiento local es casi plana. Por tanto, si se produce un alza similar para la deuda en moneda local y en moneda fuerte de aquí a fin de año, desde BlackRock consideran que el segmento de divisas sólidas "podría ofrecer retornos atractivos ajustados al riesgo en los próximos meses, mientras los inversores recuperan la confianza sobre la dirección del dólar".

En tercer lugar, los diferenciales de moneda fuerte emergentes ahora son baratos en relación con sus propios fundamentales, como sugieren los modelos de valoración de la gestora. El crecimiento y los precios de las materias primas siguen anclando los diferenciales de los mercados emergentes frente a los tipos de Estados Unidos, que pueden subir más. La clave de la capacidad de recuperación de la deuda en moneda fuerte en el futuro es que la volatilidad de los tipos se "mantenga baja", lo que significaría que cualquier movimiento al alza seguiría siendo "gradual".

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"