inversion

¿Son atractivos ahora los bonos convertibles?

Bonos convertibles como propuesta de valor atractiva en el contexto actual. A priori, permiten a los inversores tomar una posición de corte defensivo a la hora de exponerse a bolsa en un entorno de desaceleración económica pero, ¿realmente es momento para ellos?

22 DE septiembre DE 2019. 23:11H SP

shutterstock-666435211_41-215894_20190922232131.jpg

Un bono convertible es un activo de renta fija que otorga a su dueño la posibilidad de canjear ese título por acciones a un precio fijado de forma previa. Según explica Cristina Gavín, responsable de renta fija de Ibercaja Gestión, “la principal característica de los bonos es su exposición tanto a mercados de renta variable como de renta fija. Esto hace que sea necesario tener en cuenta ambos aspectos a la hora de analizar dichos bonos”. En un principio, de forma intuitiva, “dado el entorno de tipos bajos en el que nos encontramos, parecería que la parte de renta fija ha ido perdiendo valor y que cada vez es más importante el componente de renta variable”. Sin embargo, “no es tan fácil como pueda parecer”, subraya.

¿Son atractivos ahora?

Según Alain Eckmann, responsable global de bonos convertibles de UBS AM, en declaraciones a Europa Press, “siempre hemos considerado los bonos convertibles como una forma defensiva de construir la exposición a la renta variable". Según destaca, estos productos ofrecen a los inversores una "exposición a las potenciales subidas de los mercados de renta variable”, al tiempo que otorgan “una buena protección a la baja si se produce una ralentización de la economía". De hecho, detalla que en periodos de tiempo largos, se puede concluir que se capturan “dos tercios de las subidas de las bolsas, mientras que normalmente solo se pierde un tercio en las caídas de las mismas".

Quienes defienden el atractivo de los bonos convertibles citan que ofrecen una menor volatilidad que la inversión directa en bolsa y que aportan diversificación a una cartera. Eso sí, reconocen que, dado el entorno de tipos bajos, su rendimiento estará bastante por debajo de lo que han llegado a aportar en el pasado.

Sin embargo, Cristina Gavín muestra bastante cautela al respecto de invertir ahora en este tipo de activos. Según recuerda, “la obligatoriedad o no de la conversión es un elemento fundamental a la hora de analizar dichos bonos”. En casos de convertibilidad obligatoria, la exposición a renta variable es elevada y, por tanto, “pueden no ser una buena opción a la hora de servir como protección”. Por el contrario, los bonos cuya opción de convertibilidad está muy fuera del dinero “se comportarán como un activo de renta fija y, por lo tanto, no nos van a dar la exposición limitada que buscamos a renta variable”. En definitiva, Gavín insiste en que se trata de un tipo de activo “muy particular y en ocasiones complejo, sobre el que es arriesgado generalizar y se hace imprescindible un análisis profundo de cada emisión

Además, destaca que “no hay que olvidar que se trata de activos cuya liquidez es más limitada” y que, en momentos de estrés de mercado, pueden verse especialmente afectados, por lo que hay que ser especialmente cuidadosos. Aún así, reconoce que “claro que pueden ofrecer valor, pero siempre los tendría con un peso limitado, como parte de una cartera diversificada y con un análisis previo de cada emisión”.

Por su parte, Javier Martín, de Ursus 3-Capital, es más tajante. “Para que sea interesante un fondo de bonos convertibles es importante, en primer lugar, que las bolsas estén baratas y, en un principio, volvemos tener los índices muy altos y con múltiplos elevados”. Además, también destaca que “es importante que haya habido un repunte de los tipos de interés para que este tipo de bonos se puedan comprar ofreciendo una TIR algo mayor”. En definitiva, cree que es un mal momento para comprar renta fija y también lo es para comprar bonos convertibles”.

Monex Europe: "En Jackson Hole podremos ver las primeras pinceladas del tappering"