jueves, 18 julio 2019
ZONA PREMIUM
Inversión

Sudáfrica: grandes retos e inversión con riesgo

Este miércoles se celebran en Sudáfrica las sextas elecciones democráticas del país. Una cita con las urnas que no se espera que cambie el partido en el poder pero que sitúa el foco en uno de los países con mayor desigualdad del mundo y con un elevado nivel de desempleo y de corrupción. ¿Qué reacción puede esperarse en los mercados?

08 de mayo de 2019. 00:01h Rocío Arviza
  • Image

Este 8 de mayo los sudafricanos votan en unas elecciones generales que conmemoran 25 años de democracia en el país. Lo previsible es que el Congreso Nacional Africano (CNA), que es el partido que lideró el proceso que acabó con el apartheid y que ha gobernado desde entonces, vuelva a vencer en los comicios. Sin embargo, lo destacado es que se prevé una pérdida de apoyo a este partido frente al avance de los Combatientes por la Libertad Económica (EFF), partido de izquierda que ha ganado popularidad en un contexto de gran desigualdad económica en el país, en el que las generaciones más jóvenes se sienten menos identificadas con el legado del CNA. Pero, ¿cuál es la situación real de la economía sudafricana?

Radiografía económica

Hace mucho tiempo que la economía sudafricana se apoya en unos fundamentales débiles. Cuenta con elevado desempleo (superior al 27 por ciento) y registra un discreto crecimiento ( del 0,8 por ciento en 2018), mientras que la última tasa de variación anual del IPC, publicada en marzo, alcanza el 4,5 por ciento. Cifras con las que tiene que luchar contra una extrema pobreza y una desigualdad imperante.

Además, según apunta Naomi Waistell, gestora de carteras de renta variable emergente en Newton (parte de BNY Mellon), “el gobierno lleva años entre la espada de la prudencia fiscal y la pared de la armonía social, bajo la estrecha supervisión de las agencias de crédito”. Por eso cree que, tras las elecciones, Sudáfrica se encontrará en una encrucijada. “El presidente Cyril Ramaphosa, que llegó al poder en febrero de 2018, no ha logrado cumplir las expectativas que generó su nombramiento tras la dimisión del ex presidente Jacob Zuma”, asegura.

En este sentido, un nuevo mandato le daría la oportunidad de “renovar su consejo de ministros, dejando fuera a la vieja guardia de Zuma, empezar a restaurar la confianza de las empresas, resolver la crisis de la empresa pública de electricidad Eskom y acometer las tan necesarias reformas estructurales”. Sin embargo, en Newton no son demasiado optimistas con lo que pueda lograr, dada la magnitud de los retos a los que se enfrenta el país. Sí que creen que las mejoras puedan llegar de forma progresiva, pero no de forma lineal.

En todo caso, Naomi Waistell deja claro que “es difícil entusiasmarse por el potencial de inversión de un país al que le cuesta crecer un 2 por ciento y cuyos niveles de deuda probablemente aumentarán”. Pese a todo, considera que siempre pueden surgir oportunidades idiosincrásicas para stock pickers activos como ellos.

Expectativas para el rand

Si nos centramos en la moneda, en el rand, en Fidelity consideran que, al margen de las elecciones, no debería mostrar debilidad a medida en que se vaya depreciando el dólar, dado que en esa situación “países como Turquía, México, Indonesia pero también Sudáfrica podrían tratar de dar marcha atrás a las subidas de tipos del año pasado y flexibilizar sus condiciones financieras”, siempre y cuando, eso sí, esto se haga de manera responsable.

Desde el punto de vista técnico, Darío García, analista de XTB, señala que la moneda de este país marcado por la corrupción y el clientelismo “trabaja en un rango lateral desde hace meses que está entre los 13,53 y los 14,69 rands por dólar” . Una estabilidad que también subrayan desde Ebury en un contexto en el que el mercado se prepara para una victoria de Cyril Ramaphosa. “Si bien la victoria es casi inevitable, la clave de la reacción del mercado de divisas estará en la dimensión de dicha victoria, es decir, en si su partido obtendrá el apoyo suficiente para forzar reformas muy necesarias”, subrayan.

En este sentido, desde esta firma de gestión de divisas, opinan que “cualquier resultado que haga que el actual gobierno acapare el 60 por ciento o más de los votos sería más que suficiente para que implementen dichas reformas y podría conducir a un movimiento ascendente del rand”. Por el contrario, “cualquier resultado por debajo del 55% del voto (en línea con el promedio de las recientes encuestas), podría llevar a un ZAR más débil y enviar a la moneda, de nuevo, al nivel de 14,75 frente al dólar”, concluyen.