nombre propio

La cuarta oleada de automatización será Made in China

Raymond Ma, gestor del fondo Fidelity Funds Greater China Fund

30 DE diciembre DE 2019. 08:00H Raymond Ma

3d01bc47781fd4c26b1c949ae9c1e684.JPG

China está llamada a convertirse en el líder mundial en automatización por la ingente cantidad de datos con que cuenta y sus medios para aprovecharlos. Desde vacas conectadas a la nube hasta drones de transporte de pasajeros, la floreciente red 5G posibilita una oleada de automatización a medida que mengua la población en edad de trabajar.

El big data y la automatización están convirtiéndose en nuevas fuentes de ingresos para los productores lácteos chinos. Uno de los retos biológicos de la industria láctea es que las tres semanas que normalmente dura el celo de una vaca comprenden un breve periodo de tan solo dos días en los que se puede fecundar y preñar al animal -la condición para que produzca leche-. Los ganaderos se guían por su experiencia a la hora de determinar cuándo llega este periodo, pero el margen de error es amplio. Y dejar pasar un celo puede ser costoso, pues se traduce en una pérdida de producción estimada en 250 dólares por vaca.

Pero ya está aquí la era de los bovinos conectados a la nube o smartcows: un dispositivo portátil desarrollado por Huawei puede mejorar la precisión con que se identifica el periodo de concepción de una vaca hasta el 95%, según la empresa, frente al 68% anterior. Esto se traduce en un incremento estimado de los ingresos de más de 60.000 dólares por cada 1.000 vacas, todo un impulso económico a las explotaciones lácteas a gran escala. En China ya se han vendido cientos de miles de estos dispositivos.

Cuarta oleada de automatización: Los datos son el catalizador principal

Durante los últimos siglos, el uso de la automatización ha crecido enormemente, pero en varias oleadas. La primera fue la revolución industrial del s. XVIII. La segunda surgió a lomos de la electricidad. La tercera ocurrió en la segunda mitad del s. XX con la revolución digital propiciada por los semiconductores de silicio. Y ahora estamos llegando a la cuarta, caracterizada por las máquinas autónomas, el internet de las cosas y el gran catalizador, el big data.

En las anteriores oleadas de automatización China quedó rezagada, pero esta vez tiene muchas probabilidades de colocarse en cabeza por las grandes cantidades de datos que posee -y los medios para explotarlos-, estando situada a la vanguardia del desarrollo de las redes 5G en todo el mundo. Más allá de las ventajas económicas, otros motores del despliegue acelerado del 5G en China son su voluntad de adoptar tecnologías desarrolladas en el propio país y el aumento de la renta y expectativas de sus más de 1.000 millones de abonados a la telefonía móvil. 

Un caldo de cultivo para la automatización y la robótica

Además de la expansión de las redes de datos, las tendencias demográficas de China sostendrán el crecimiento de la automatización y la robótica. Durante los últimos 20 años, el salario medio anual se ha multiplicado por ocho hasta los 80.000 yuanes en 2018 (unos 11.300 dólares). Entretanto, la población en edad de trabajar va a descender de 800 a 720 millones de personas entre 2017 y 2025, a razón de 10 millones cada año. Esa es la razón por la cual los salarios chinos han aumentado de forma constante a pesar de que los empleos industriales se han trasladado a países del sureste asiático como Vietnam. China necesita más máquinas para reemplazar a una población activa que mengua.

Existe, pues, un margen muy amplio para que la automatización del sector manufacturero crezca a largo plazo, a juzgar por los bajos niveles de penetración. China posee menos robots por trabajador humano en la industria que Corea del Sur, Japón, EE.UU. y Alemania, pero construye tanto robots industriales como esos cuatro países juntos. 

Recientemente visité un fabricante de automóviles que ofrece una app para hacer pedidos que permite a los compradores personalizar a su gusto su coche con más de 10.000 opciones que se trasladan automáticamente a la línea de producción. Esta empresa está trabajando para implantar esta funcionalidad en los primeros eslabones de la cadena, de forma que sus proveedores de componentes puedan saber qué piezas fabricar y adaptarse en tiempo real. Con el tiempo, los pedidos se canalizarán a través de un sistema blockchain, de modo que todos los participantes puedan obtener su beneficio de forma fácil y transparente. Otra novedad que he visto en China es la llegada de drones para transportar personas.

Mensajes principales

Desde las smartcows hasta las fábricas del futuro, las empresas chinas están desarrollando una impresionante gama de productos para la próxima oleada de automatización, ayudadas por el big data que obtienen de las redes 5G. Teniendo en cuenta las bajas tasas de penetración actuales, los factores demográficos, los incentivos públicos y otros factores, pensamos que China está preparada para liderar el desarrollo de la automatización en el mundo durante los próximos cinco o diez años.




Omega IGF: “Aún queda incertidumbre como para ver una ligera depreciación de la libra a corto plazo”