nombre-propio

La inversión de impacto, un paso más en la ASG

Ana Gasca, directora general de NN Investment Partners para Iberia.

25 DE noviembre DE 2019. 08:00H Ana Gasca

La experiencia de NN Investment Partners en el mundo de la ASG (inversión con criterios medioambientales, sociales y de gobierno corporativo) comienza hace más de 20 años. Nuestro primer fondo sostenible de Renta Variable lleva en el mercado desde el año 2000 y desde 2007 el de Renta Fija, mientras que los activos en estrategias sostenibles y de impacto alcanzan, a día de hoy, los 19.300 millones de euros.

Creemos que la inversión responsable importa y funciona, que es la mejor manera de obtener buenos retornos ajustados al riesgo y que contribuye de forma positiva a la sociedad en su conjunto. Estamos convencidos de que las empresas que ponen en marcha prácticas de negocio sostenibles y cuentan con altos estándares de buen gobierno corporativo se convertirán en las historias de éxito del futuro.

Distinguimos tres categorías de productos de inversión dentro del espacio de sostenibilidad: los fondos que integran criterios ASG, los fondos sostenibles y, un paso más allá, los fondos de impacto.

Impactar con la inversión de impacto

Nuestras estrategias de impacto son nuestras herramientas de inversión responsable más amplias e intensas. Son el peldaño más alto y recogen todo lo aplicado en las de ASG y las de sostenibilidad, como las políticas de compromiso en las votaciones de las juntas o la selección de compañías con modelos de negocio sostenibles, amén de la asunción de criterios medioambientales, sociales y de gobierno corporativo. Sin embargo, agregan el factor diferenciador de invertir única y exclusivamente en firmas y proyectos que combinan retornos atractivos con un impacto positivo medible, de forma que las inversiones ayuden de forma significativa y demostrable a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas sin perjudicar al resultado financiero.

Para nosotros este impacto debe ser tangible y aplicamos tres criterios para comprobarlo:

1/ Material. Relevante para los generadores de valor, como las ventas, los beneficios o el riesgo.

2/ Intencional. Fruto de una elección deliberada, que forma parte de la estrategia de la empresa.

3/ Transformacional. Si la firma genera un cambio positivo relevante a través de su modelo de negocio, su tecnología o sus estándares.

Nuestra base de datos propia refleja que existen más compañías de impacto positivo en el segmento de las small caps que entre las large caps, así como que una empresa en un mercado emergente tiene más repercusión que su homóloga en uno desarrollado. Además, demuestra que las empresas con impacto registran mejores resultados en tres áreas clave: el rendimiento del capital, el crecimiento y el coste del capital.

Son varios los productos de impacto con los que contamos a disposición de los inversores, pero destacan dos: el NN (L) Global Equity Impact Opportunities, en renta variable y, en renta fija, el NN (L) Green Bond, que en tan solo tres años de vida acaba de superar la barrera de los 1.000 millones de euros de patrimonio. Se trata de un fondo que cuenta con una reciente versión con duración corta: el NN (L) Green Bond Short Duration.

Mayor fondo verde de renta fija del mercado

Enfocarse en empresas que puntúen alto en criterios ASG suele asociarse a la inversión en renta variable, pero también puede aplicarse en renta fija. Dado el perfil de riesgo más conservador de los bonos y, por lo tanto, ante un potencial de subida menor, el primer y principal objetivo es evitar el riesgo de caída.

Nuestro enfoque es que la inclusión aporta más valor que la exclusión: perseguimos identificar aquellas empresas en las que los inversores quieren poner su dinero porque tienen modelos de negocio que contribuyen a una economía más sostenible. Y no solo miramos la puntuación actual en ASG. Para nosotros es clave encontrar aquellas compañías que avanzan de forma decidida hacia un mayor uso de energías renovables y un transporte más limpio.

En el fondo NN (L) Green Bond, lanzado en 2016, vamos un paso más allá y nos fijamos en el destino de los fondos captados por los bonos de empresas seleccionadas, nos centramos en los denominados Bonos Verdes, que generan un impacto ambiental positivo medible y que constituyen un mercado que crece de forma rápida en los últimos años, con el consiguiente aumento de las oportunidades de inversión.

La estrategia invierte, en concreto, en una cartera global de bonos verdes de alta calidad (de AAA a BBB-), en su mayoría denominados en euros. Determinamos el universo de inversión basándonos en los Green Bond Principles formulados por la International Capital Market Association, pero consideramos capital hacer nuestros propios “deberes” y evaluar tanto al bono como al emisor por sus méritos.

El fondo cuenta con la Etiqueta GREENFIN de Novethic, que avala que todas las inversiones son realmente verdes. Ha sido el fondo de esta clase con mejor rendimiento en los últimos años y se ha convertido en uno de los mayores fondos verdes de renta fija del mercado. Debido a su tamaño actual de 1.063 millones de euros, el fondo ahorra al año 547,505 toneladas de CO2.

BNY Mellon: "creemos que es momento para la gestión activa"