europa

La nueva Comisión Europea se tiñe de verde

La CDU, el partido de Ursula von der Leyen, es la derecha más de izquierda que hay en Europa. También gracias a la nueva presidenta de la Comisión Europea lanzará un “Green Deal” que enfada a los empresarios alemanes.

12 DE diciembre DE 2019. 08:39H Stefanie Claudia Müller/Mario Talavera

4aab74afff96d98da9c983507e1a4f33.jpg

Muchos empresarios alemanes ya están hartos de las exigencias que supone una producción sin emisiones, la huella ecológica y la movilidad verde, sobre todo los pequeños. Muchos de ellos han visto suficientes veces a Greta Thunberg y cada vez hay más agresividad en las redes contra la chica de 16 años que ha acelerado la conciencia sobre el cambio climático. Ursula von der Leyen va por el mismo camino, pero le da igual lo que opinen de ella. Su partido conservador (CDU) reconoce el momento histórico y apuestan a nivel europeo por un “Green Deal“ que la nueva presidenta de la Comisión Europea ha presentado en la COP25. Para este propósito, la mayoría de los gases de efecto invernadero producidos, por ejemplo, al quemar carbón, petróleo o gas y en la agricultura, deben evitarse y el resto debe almacenarse. Este "Acuerdo Verde" incluye un objetivo provisional para 2030, cuando las emisiones deberían estar entre un 50 y un 55 por ciento por debajo del nivel de 1990. Hasta ahora, la UE se había comprometido en reducirlas menos del 40 por ciento. Mientras el partido de los Verdes y activistas como Greta Thunberg critican que este proceso de ratificación del “Green Deal” no va a tener lugar antes del otoño de 2020, el lobby industrial alemana BDI cree que von der Leyen va demasiado lejos con sus planes, porque crearía una Europa más pobre.

El “Green Deal” no solamente es una estrategia ecológica y económica para la UE. Para von der Leyen y su partido también es una estrategia contra el enorme éxito del partido de los Verdes que ya ha superado a los socialdemócratas (SPD) en votos. “Parece que los de CDU son los nuevos socialdemócratas”, dice un diario alemán. Ya en su discurso de presentación ante el Parlamento Europeo la alemana ha dejado claro que el movimiento ecológico no solamente es un asunto de los Verdes o la SPD, sino también que los conservadores pueden ser muy ecológicos y sociales. Con esto no solamente ha conseguido el apoyo del Parlamento Europeo, en su patria ha dejado claro también: “Nosotros la CDU, podemos hacer todo, ser sociales y al mismo tiempo controlar la inmigración”. Porque von der Leyen vincula el problema de la migración con cuestiones como la sequía e inundaciones en algunas partes del planeta. Su primera visita a África hace unos días ha dejado claro que este mandato con instinto femenino pretende acabar con un problema que ha provocado en toda Europa el ascenso de la extrema derecha, entre otros. Aunque se enfrenta ahora mismo a muchos lobbys industriales que durante mucho tiempo han influido en la política alemana, von der Leyen sigue con su plan, porque así ayuda también a su partido a remontar otra vez en las encuestas. La CDU, desde siempre el partido de los agricultores y del Mittelstand, ya ha ocupado durante los 14 años de la era Angela Merkel y su entorno de poder femenino casi todos los temas que tradicionalmente defendía la SPD. Aunque ahora ha perdido algunos frustrados granjeros y empresarios a la Alternative für Deutschland (AfD) von der Leyen sigue el curso verde y social que ha emprendido.

Pautas claras: Europa debe estar unida y ser verde

También el presidente español en funciones, Pedro Sánchez, apoyaba la candidatura de Ursula von der Leyen, una mujer con clara vocación social y cristiana – madre de siete hijos y médico de formación. Sánchez siempre ha estado en favor del lanzamiento europeo de un “Green Deal” y aprovecha con su política energética el plan de Von der Leyen. Desde la organización de la COP25, la delegación chilena afirma a este medio que Sánchez ha aprovechado con habilidad la celebración de la Cumbre en Madrid: "Pedro Sánchez quiere tomar ahora ese papel" para liderar la lucha contra el Cambio Climático, explica el portavoz chileno, Felipe Contreras.

La propia ministra de Economía y Empresas española en funciones, Nadia Calviño, dejó clara su consonancia con las intenciones de von der Leyen, y pidió unidad para enfrentar el Cambio Climático: “Tiene que ser una cuestión clave en la política europea”. Calviño incluso anunció el lanzamiento de bonos verdes por parte del Tesoro Público durante 2020. Además, la ministra española relató que los planes del gobierno afrontarán materia de vivienda, energías renovables, movilidad sostenible o gestión eficiente del agua, ámbitos que von der Leyen ha identificado como fundamentales.

La mujer de 61 años, nacida Bruselas, también es otro impulso y referencias para mujeres ambiciosas, otro tema que el actual Gobierno eligió como prioridad. Desde la delegación de la Unión Europea ratifican a DIRIGENTES este propósito de von der Leyen: “El acuerdo ecológico para Europa es una de las principales prioridades de esta Comisión y Europa seguirá dando ejemplo en la lucha mundial contra el cambio climático”. Hace apenas dos semanas que la alemana se encuentra al frente de la Comisión Europea y dejó claras sus intenciones en su primera comparecencia pública como presidenta, precisamente en la Cumbre del Clima de Madrid.

Von der Leyen anunció durante su primer discurso que la Unión Europea destinará un billón de euros durante los próximos años a la lucha contra el Cambio Climático. Los principales destinos de esas inversiones serán la innovación, la investigación y el impulso de tecnologías verdes. Asimismo, anunció que en marzo verá la luz una ley europea que hará la transición ecológica “irreversible”. Como prueba de su convencimiento, von der Leyen habla de los costes de no actuar: “Si alguien habla de los costes, hay que recordarle cuánto nos costará a todos no actuar ahora”.

Por otro lado, la intención de hacer del Banco Europeo de Inversiones (BEI) un banco de clima es quizás lo más fácil, porque de facto lo está ya haciendo desde un tiempo financiando sobre todo proyectos verdes. Pero después del bonito inicio de su mandato von der Leyen tiene que demostrar ahora su talento de negociación, porque los lobbys de las cámaras de comercio alemanas y austriacas han formulado ya en un documento estratégico que hay que definir muy bien las estrategias y no solamente gastar y cambiar ahora cosas por darse una imagen verde. El problema será en este asunto como en muchos otros quién paga este “Green Deal”, porque países como Polonia ya han anunciado que necesitan financiación para reorganizar su industria debido a las nuevas reglas y con la rapidez requerida. Sobre todo, países que dependen mucho de la agricultura lo tienen difícil, entre ellos también España.

Ejecutivo verde

Por otro lado, no hay más que ver que uno de los hombres fuertes del ejecutivo comunitario será el neerlandés Frans Timmermans, uno de los candidatos para presidir la Comisión Europea. El político socialista ejercerá como vicepresidente ejecutivo para el “Green Deal” europeo, o para el Acuerdo Verde, en castellano.

El papel de Timmermans será crucial a la hora de trabajar con los socios internacionales de la Unión Europea. Un portavoz de la Comisión explica a este medio que este propósito es crucial “si queremos superar este reto decisivo de nuestra generación”.

“El mercado está caro, descuenta expectativas de una recuperación demasiado optimista”