economia

Empeoran las condiciones de los créditos para empresas

Las entidades financieras justifican el aumento de las exigencias por el aumento de préstamos morosos

23 DE julio DE 2021. 08:01H Mario Talavera

9ca72b86d8808cfe1773549e03d09ede.jpg

La apertura de la actividad económica casi en niveles previos a la pandemia ha propiciado que un gran número de factores se parezcan a los de 2019 o, al menos, que mejoren con respecto a los últimos meses. Desde la segunda mitad de 2020, la demanda de crédito descendió sin parar, si bien en el momento actual se ha quebrado esa tendencia y las empresas empiezan a demandar más.

Según los datos de la última Encuesta sobre préstamos bancarios del Banco de España, las pymes han protagonizado el aumento de la demanda, apoyadas en operaciones a largo plazo. Las cifras que maneja el organismo regulador prueban que los criterios de concesión se han mantenido estables, e incluso se han relajado en el caso de las grandes compañías.

No obstante, el Banco de España llama la atención sobre un matiz que no tiene que ver con la concesión de los préstamos sino con las condiciones de estos. Dicho de otro modo, el organismo que encabeza Pablo Hernández de Cos constata que "las condiciones generales de las nuevas operaciones se habrían endurecido ligeramente entre abril y junio de 2021.

La explicación a este fenómeno viene dada por la menor tolerancia al riesgo de las entidades financieras, en relación con el aumento de créditos morosos. En esa línea, cabe destacar que tanto grandes empresas como pymes han sufrido por igual el empeoramiento de las condiciones de los créditos.

Preguntados por el impacto de los préstamos dudosos, los bancos responden que prácticamente no ha tenido impacto en la concesión de crédito, salvo en lo que concierne a la financiación a las empresas. Este perjuicio para las compañías se sostiene en la necesidad de cumplir los requerimientos regulatorios además de la menor tolerancia al riesgo, ya mencionada.

Los principales sectores afectados por el endurecimiento de los criterios de concesión y las condiciones aplicadas son los de servicios y comercio, además de las actividades inmobiliarias no residenciales. El Banco de España argumenta que esa evolución está relacionada con el "mayor impacto que ha tenido la crisis del COVID-19 sobre estos sectores, lo que ha elevado en mayor medida la percepción de riesgos de las entidades financieras".

Con respecto a las expectativas de los próximos meses, los bancos estiman que las condiciones se mantendrán estables en todas las modalidades, ya sean los créditos a hogares (hipotecas y consumo) o a empresas. No obstante, se espera un aumento generalizado de la demanda. Con respecto a los préstamos morosos, el sector percibe que no afectarán a los criterios de concesión ni a las condiciones.

El crédito a hogares se mantiene

En general, la evolución de los créditos camina en paralelo a la del resto de la zona euro. Cabe destacar la concesión de préstamos a las familias, cuyas condiciones se han relajado tanto en el terreno inmobiliario como en el de consumo.

El Banco de España apunta que los préstamos inmobiliarios se han relajado como consecuencia de "la fuerte competencia existente en este segmento". Además, desde abril a junio se registró un aumento de la demanda de crédito en este segmento.

En lo que respecta al crédito al consumo, el segundo trimestre de 2021 rompe la tendencia de endurecimiento que se venía experimentando desde finales de 2018. De este modo, las condiciones y la concesión de crédito se mantienen o mejoran, gracias a la mayor presión competitiva.

La competencia hipotecaria estimula nuevos negocios

¿Cómo son los préstamos con garantía hipotecaria para reunificar deudas?

Monex Europe: "En Jackson Hole podremos ver las primeras pinceladas del tappering"