tecnologia

Las increíbles y peligrosas posibilidades de la tecnología cuántica

La física quántica vive su momento estrella. Dirigentes habla con un catedrático del Centro de investigación de Jülich en Alemania, sobre lo que nos espera en los próximos años.

15 DE octubre DE 2019. 11:56H Stefanie Claudia Müller

ea8167bb6df326995dce6904cafd51b5.jpg

El mundo vive no solamente una amenaza con el cambio climático si no también enormes disrupciones tecnológicos que pueden salvarnos o hundirnos todavía más, según la ética y la transparencia que vamos a aplicar, cree el consultor tecnológico español Ignacio Sánchez Leon: “Deberíamos cambiar nuestras constituciones nacionales para reflejar la nueva realidad digital que nos espera con “Machine learning”, 5G y supercomputadoras”. Grandes disrupciones nos esperan también con las aplicaciones prácticas de la mecánica quántica, cree el catedrático italiano Tommaso Calarco del Centro de investigación de Jülich en Alemania, ya un hub europeo en este segmento de la ciencia. A parte del uso de la ética para aplicar este tipo de innovaciones, también son necesarios manuales de uso sobre los peligros para la salud de cualquier nuevo aparato inteligente que nos venden, creen muchos médicos: “No lo tenemos lo suficiente en cuenta”, alerta Carlos Mur de Víu, Director Gerente del Hospital Universitario de Fuenlabrada.

Una tecnología muy poderosa, pero también peligrosa

Ya con solamente un “smartphone” muchas personas se sienten saturados mentalmente, hasta cada vez más persona rechazan su uso y se despiden de las redes sociales para no complicarse más la vida. No son pocos a les que da pereza pensar que tipo de aparatos adicionales puede crear la tecnología cuántica de la que habla todo el mundo ahora y que es un enigma incluso para muchos físicos. Podemos todavía entender la “paradoja del gato de Schrödinger” que nos dice hasta que no se abra la caja y se compruebe si el gato está vivo o muerto, estará vivo y muerto. Esto se explica porque en el mundo micro las partículas elementales, cuantos, pueden tener más que un estado, y pueden estar aquí y allá al mismo tiempo. “En este contexto solamente es real lo que se puede medir”, advierte Calarco. Para él descubrimientos como que los átomos absorben y emiten energía solo en paquetes de tamaños discretos, cuantos, y que la luz y la materia pueden actuar como ondas y partículas, son el mayor triunfo de la física moderna. Es por ello que la compañía francesa de seguros AXA apoya una cátedra de información cuántica en el Instituto de Ciencias Fotónicas de Barcelona (ICFO) para el desarrollo de redes de comunicación seguros y el Instituto Europeo de Normas de Telecomunicaciones (ETSI) está trabajando para definir estándares de criptografía cuántica.

Pero el gran reto es también conseguir que los fabricantes de los nuevos dispositivos alertan de los riesgos como se hace en el caso de los cigarrillos y con medicamentos, advierte Mur de Víu: “Parece evidente que el aumento de los trastornos psicológicos en los últimos años y también el incremento de ciertos tipos de tumores cerebrales muy agresivos tiene que ver con la alta radiación. No hay otra explicación”. Pero cierto es también que la computación cuántica aporta ya a la medicina a través de simulaciones biomédicas. El ICFO de Barcelona es especialista en esa técnica e investiga aplicaciones de telecomunicaciones ópticas, las técnicas de detección remota, sensores, fotónica industrial y hasta biotecnologías. Además, investigadores del Instituto de Física Cuántica de Ulm en Alemania, han formado NVision que utiliza nanodiamantes para hacer técnicas de resonancia magnética 40 veces más rápido y a un cuarto del coste actual.

Europa podría liderar la tecnológica quántica

Tecnológica quántica también tiene su utilidad en el espacio y cambiará los servicios de inteligencia por completo, porque las conservaciones ya no se podrán escuchar. “En la criptografía cuántica vía satélite, los chinos tienen la ventaja”, reconoce Calarco. Su satélite cuántico Micius que se lanzó en 2016, ofreció una videoconferencia entre Shanghai y Viena por primera vez en 2017. Calarco destaca además empresas europeas como Bosch, que ya inviertan en sensores cuánticos. “La fuerza está en el networking entre todos. Tenemos una red de centros de excelencia en Europa que es única”. A parte de Jülich y el ICFO en Barcelona hay por ejemplo hubs en Holanda, Austria y Francia.

“Desde hace muy poco pensábamos que estamos muy avanzado comparado con EEUU, pero un Whistleblower ha puesto en evidencia que Google tampoco duerme”, dice Calarco. Según este documento el gigante americano ha conseguido calcular y comparar la potencia de un ordenador cuántico con la de un ordenador convencional. “Ahora mismo perdemos mucha energía en procesos de datos y en su transmisión por los cables actuales”, dice Calarco: “Una aplicación de la tecnología cuántica potencial es por ello el desarrollo de los superconductores de alta temperatura, que permitirían la transmisión de energía sin pérdidas. Parece que los americanos han avanzado en ello”.

La diferencia entre un Super-PC cuántico y un PC normal

La computación actual procesa información solo en dos estados: cero o uno (encendido o apagado). En cambio, la tecnología cuántica trabaja también con la superposición de ambos. Los bits se llaman qubits. “La consecuencia principal es que, si a un ordenador se le suman bits, aumenta la gestión de información de forma lineal. Si usa qubits, en cambio, los procesos se incrementan exponencialmente”, precisa Calarco que dice que de esta manera se puede investigar las interfaces entre una maquina y el ser humano. “Hay por ejemplo un proyecto piloto en el que también está involucrado Bosch para desarrollar un casco que puede leer nuestra actividad mental”. Empresas americanas como QxBranch y 1Qbit desempeñan un nuevo papel de intermediario entre los expertos cuánticos y la industria para explorar las posibles aplicaciones en el mundo real.

A pesar de todo el optimismo de Calarco por el momento un ordenador cuántico todavía es algo no alcanzable para una persona normal o una empresa. D-Wave, una empresa canadiense, ya ha comercializado algún modelo que cuesta en sus primeras versiones unos 3,8 millones de euros. Las computadoras cuánticas tampoco reemplazarán las computadoras con una arquitectura convencional, sino que las complementarán. Para el creciente ecommerce esta revolución tecnología es muy importante, porque casi evita fraudes. Cualquier manipulación de los datos destroza los mismos. Pero el medico Mur de Víu acuerda que no olvidamos que hay todavía una vida real: “La pérdida de conexión con nuestro entorno directo como con la naturaleza y también con nuestra familia lleva sobre todo a muchos jóvenes a situaciones de aislamiento que luego llevan a trastornos psicólogos”.

Inversis: "Vemos rentabilidades atractivas en algunos tipos de préstamos privados corporativos"