lunes, 17 junio 2019
ZONA PREMIUM
Liderazgo

"Barcelona entiende mejor el concepto de coworking"

Entrevista al CEO de Utopicus, Rafa de Ramón

03 de abril de 2019. 00:00h Carmen Muñoz
  • Image

De algún modo, la trayectoria profesional de Rafa de Ramón estaba abocada a unir la creatividad con los negocios. Licenciado en Administración de Empresas por la Universidad Complutense de Madrid, su predilección por el mundo del arte le impulsó a cursar un máster en Gestión de Patrimonio Artístico y Cultural. Unos conocimientos que ha podido fusionar en Utopicus, compañía que fundó hace casi una década y de la que es máximo responsable. El CEO de Utopicus, empresa dedicada a los espacios coworking y controlada por Colonial desde 2017, charla con DIRIGENTES sobre estos espacios flexibles que han llegado a España para revolucionar el mercado inmobiliario empresarial.

Usted lleva diez años trabajando en este mercado. ¿Cuándo podría decir que comenzaron a tener tirón los espacios coworking en España?

Depende de la escala. Desde que abrimos no sabíamos lo que estábamos haciendo. El concepto de tener un espacio muy especial en el centro de Madrid donde la gente se reuniese para desarrollar un conjunto de ideas o proyectos tuvo tirón porque nadie ofrecía eso de manera privada y sin la intención de ninguna marca detrás. Simplemente éramos un grupo de creativos que abrimos un espacio donde compartir inquietudes, ideas y proyectos con unos valores muy claros.

El hecho de que Colonial se interesara por vosotros os ha dado un impulso enorme. ¿No es así?

Evidentemente. Por una parte, el coworking es intensivo en capital y conocimiento, tanto desde el punto de vista inmobiliario como de servicios. En lugar de ofrecer un metro cuadrado, ponemos a disposición un servicio que tienes que saber cómo gestionar y poner en funcionamiento. Por eso, cuando hablas de grandes dimensiones un sitio como Colonial es fundamental.

¿Las empresas ven el coworking como una solución a sus instalaciones o aún está asentada la idea de que se trata de un inmueble de paso hasta que se asienten?

Hay de todo. Nosotros damos una solución flexible a todas las casuísticas que pueda tener una compañía. Algunos de ellos se instalan en un espacio, llegan a crecer, y luego se van. Otras en cambio, siguen avanzando aquí. Por otro lado, están las grandes empresas –que están instaladas a las afueras de la ciudad- que quieren premiar a ciertos grupos o departamentos y alquilan estos espacios para retener talento. También se da el caso de empresas que traen a sus delegaciones internacionales y que le es mucho más fácil comenzar a trabajar desde el primer día con todo lo que necesitan. La ventaja de estos espacios es que puedes conectar directamente con la comunidad y cubre todas las necesidades que puedas tener de networking. Esto facilita el ‘soft-landing’ para el que viene de fuera. Los espacios Utopicus se encuentran instalados en buenas zonas donde la gente posee un cierto nivel sociocultural y socio económico-empresarial. Todo ello hace que para las empresas sea más interesante y flexible instalarse con nosotros.

En el momento actual, el target de Utopicus son empresas, ya que los freelance y autónomos apenas representan el 10% de los clientes totales. ¿Por qué no consigue calar entre éstos últimos?

Al principio, el porcentaje de freelances era de un 90% y el de empresas al contrario. En los espacios coworking había una mesa, wifi y era todo ‘open space’, favoreciendo que el freelance se pudiera encontrar mejor. En el momento en que empiezan a crearse grupos de personas que se constituyen como empresas, éstas empiezan a tener otras necesidades. Esa ha sido un poco la propia evolución que ha vivido: aportar soluciones a empresas. Antes el problema es que no existía el producto. El emprendedor tenía que alquilar una oficina a cinco o diez años porque no había una oferta de espacios coworking. Se trata de algo que estaba demandando el mercado.

Tenéis previsto invertir 30 millones en el próximo bienio, precio de los inmuebles aparte. A partir de 2020, ¿alguna pista sobre el camino que tomará Utopicus?

Por el momento estamos analizando todos los datos que nos ofrece el mercado, el cliente y la competencia. Nuestras estrategias se van realizando por tramos según vaya respondiendo el mercado.

Además de Madrid y Barcelona, ¿tenéis pensado algún otro sitio?

Personalmente, me encantaría cualquier lado. Pero la realidad es que estos dos sitios tienen mucho recorrido. Por ahora, estamos centrados en estas dos ciudades y las conocemos muy bien. En Londres, el mercado de oficinas flexibles representa el 15% del total, mientras que en Madrid este porcentaje aún es irrisorio. Lo mismo ocurre en Barcelona. El objetivo es multiplicar por cinco la oferta existente en el momento actual.

¿Cuál de las dos ciudades españolas en las que operáis tiene más tirón?

El mercado de Madrid es mucho más grande. Tiene casi el doble o el triple de metros cuadrados de oficinas y la ciudad en sí, también lo es. La competencia es similar. En Barcelona hay bastantes operadores que están intentando entrar en Madrid y viceversa. Se trata de dos ciudades curiosas. Porque a un operador de la ciudad condal le cuesta entrar en la capital y viceversa. Sin embargo, a nivel de startups y oficinas, Barcelona entiende mejor el concepto. Además de que hay más empresas de este tipo. En cambio, en Madrid, cuesta un poco más.

Londres en una ciudad de referencia para el mercado coworking. ¿Qué puede aprender Madrid y Barcelona para sacar más potencial a este tipo de espacios?

Más que fijarnos solamente en una ciudad, lo que hacemos es observar lo que se hace en todos lados. Vamos operador por operador. En Londres hay algunos que nos gustan mucho como hacen las cosas, pero también tenemos Sudamérica, Singapur, etc. Observamos modelos de desarrollo de negocio. En EEUU hay coworkings de todo tipo. Respecto a la capital británica, analizamos cómo se está descentralizando, cuáles son las zonas que tienen más interés e intentar hacer un paralelismo con las dos ciudades españolas.