liderazgo

¿Cómo será el CEO que necesitarán las empresas en el entorno pos-COVID-19?

El senior partner en Parangon Partners, Antonio Núñez, y el profesor del IESE Business School, Luis Huete, analizan en su último estudio las claves del impacto de la crisis pos-COVID-19 y realizan un retrato sobre cómo será el dirigente que necesitarán las empresas en este entorno

01 DE julio DE 2020. 16:12H Dirigentes

65caaf26a482f448f6481569b436ac88.jpg

El coronavirus se ha convertido en un gran desafío que el tejido empresarial ha tenido que encarar y, en especial, los dirigentes que lideran esas compañías. En estos últimos meses el papel de los CEOs ha sido clave para superar la crisis de la COVID-19 y, en ese camino, han adquirido un aprendizaje que cambiará, en muchos casos, los procesos que desarrollaba la empresa. 

¿Qué funciones han tenido que priorizar durante la crisis? ¿Qué competencias directivas se van a necesitar para gestionar esta coyuntura? ¿Qué funciones ganarán peso en la labor de los CEOs en los próximos 12-18 meses? ¿Qué tareas serán más importante en su agenda próximamente? Estas son algunas de las preguntas que han formulado a más de 1.000 CEOs de las principales compañías españolas el senior partner en Parangon Partners, Antonio Núñez, y el profesor del IESE Business School, Luis Huete, en su último estudio. Bajo el título Cómo el COVID está cambiando el perfil y la agenda de los CEOs, ambos tratan de arrojar luz sobre las claves del impacto de la crisis pos-COVID-19 y realizan un retrato sobre cómo será el dirigente que necesitarán las empresas en este entorno, así como las competencias directivas que tendrán que potenciar. Concretamente, denominan esta figura como CEO V.0. 

En respuesta a esos interrogantes, una de las principales conclusiones reflejadas en la encuesta es que los líderes empresariales han tenido que establecer prioridades entre las que se encuentran: garantizar la seguridad y la salud de su equipo, establecer planes de contingencia para estar preparados para los próximos meses y seguir de cerca la situación financiera de la compañía. Muy relacionado con esto, se ha puesto en valor que ganarán protagonismo en la labor de los CEOs de cara a los siguientes 12-18 meses funciones tales como integrar, involucrar y unir a las personas, analizar la evolución de los acontecimientos y los problemas asociados, así como garantizar la situación financiera de la compañía. 

También ha quedado patente que aspectos como la sostenibilidad y la viabilidad del negocio desde el punto de vista financiero, comercial y operacional ganarán peso en la agenda de los dirigentes, además de la seguridad de los empleados y clientes y la innovación. Pero también se dedica espacio en el informe a analizar el enfoque que se tiene previsto emplear para mejorar el talento del equipo directivo. En este sentido, las iniciativas más relevantes giran en torno a la evaluación y plan de mejora, a la búsqueda de talento externo y el coaching

Finalmente, Antonio Núñez y Luis Huete esbozan en su estudio el decálogo sobre cómo es el CEO V.0 que necesitarán las organizaciones en el entorno poscrisis.

1. Liderazgo fuerte e integrador con capacidad de motivar, inspirar y unir a las personas.

2. Visión estratégica a medio/largo plazo revisable a corto

3. Flexibilidad y gestión del cambio

4. Valores y ejemplaridad: solidaridad, cercanía, humildad, optimismo, valentía

5. Resiliencia y gestión de la adversidad

6. Innovar en la era digital

7. Toma de decisiones

8. Eficiencia y orientación a resultados

9. Colaborador y trabajador en equipo, liderando en red, de forma transversal y multifuncional

10. Comunicación, con capacidad de escucha.

Buy and Hold: “Google o Facebook a un PER 20/21 no son empresas caras”