liderazgo

"¿Cuánto estamos dejando de ganar al no apostar por la felicidad de nuestra gente?"

Es rentable invertir en el bienestar de los empleados. Manuel Romero, fundador de Departamento de Felicidad, nos lo cuenta en esta charla con DIRIGENTES.

06 DE octubre DE 2019. 00:00H Susana Mencía

c-52_41-145910_20190405113550.jpg

¿Se puede vivir de la felicidad? Manuel Romero demuestra que sí. El fundador de Departamento de Felicidad invierte con su consultora en el capital más importante de cualquier compañía: las personas. Este modelo de negocio nació ‘a petición del público’ a partir de un blog cuya única intención inicial era ayudar. Se centraba en aquellos que, como él, no se sentían del todo satisfechos con la forma o condiciones del lugar en el que trabajaban desde los dos puntos de vista, el del empleado y el del empresario.

La pasión amateur, de este Graduado en ADE y máster en marketing digital, abarca hoy diversas líneas con las que contribuye a optimizar la cultura corporativa y la experiencia del empleado. Se materializa en un programa de radio, una web con 200 mil visitas mensuales procedentes de más de 50 países distintos y en continuos eventos como speaker. En ellos, con una ilusión altamente contagiosa, prende la mecha de la transformación en la concepción de los recursos humanos.

Personalmente, ¿qué es para ti la felicidad en el trabajo?

La felicidad, en nuestra vida personal o laboral, es subjetiva para cada uno de nosotros. Tú valoras unas cosas y yo valoro otras, ¿no es así? Lo mismo ocurre en las empresas y la diversidad de personas que las forman.

Para mí, desde una visión corporativa, la felicidad en el trabajo es lograr el bienestar de los empleados en tu empresa a través de un equilibrio en aquellos factores que hacen feliz al trabajador en su día a día en tu organización. Desde nuestras empresas no podemos obligar a nadie a ser feliz, sin embargo, sí tenemos la oportunidad de crear las condiciones para que nuestros empleados puedan decidir ser o no felices en el lugar de trabajo. O como mínimo, no generar infelicidad.

Como consultores, ¿cuándo detectasteis que este tipo de asesoramiento ofrecía una oportunidad de negocio sólida?

Siempre he sido una persona con muchas ideas, emprendedor, un tanto inconformista y con el objetivo de lograr impacto positivo. Creo que lo resumo bien si digo que busco cambios en la sociedad que me he encontrado, que aunque pequeños, impliquen un cambio a mejor.

Departamento de Felicidad nace de un “clic” en mi cabeza cuando estudiaba en la universidad y compaginaba mis estudios con tres trabajos muy distintos. En dos de ellos era feliz por diversos factores, en el otro pasaba lo contrario. Aquel “clic” me hace investigar sobre el tema, descubrir que no había prácticamente nada escrito sobre ello y empezar el blog felicidadeneltrabajo.es. El blog empezó a crecer en visitas, alcanzando las 200.000 mensuales, y empiezo a recibir el contacto de empresas solicitando los servicios de una “empresa que no existía”, un blog sin página de servicios. Detecto en el mercado una necesidad no cubierta de atraer, fidelizar y potenciar el talento.

Cada vez se habla más de la necesidad de ser feliz en el trabajo, ¿consideras que este “boom” se quedará en una moda pasajera para muchos o estamos asistiendo a un verdadero cambio de mentalidad en la empresa?

Me gusta tu pregunta. “Felicidad en el trabajo: ¿Moda o realidad?” Fue el primer programa del programa de radio #empresasfelices que colidero en ClickRadioTV. El mercado de trabajo ha cambiado, las nuevas generaciones son exigentes y las empresas que no apuesten por este cambio y decidan cuidar de su talento, morirán. Existen empresas que ya están actuando por creencia, también hemos visto que algunas actúan por necesidad ante fuga de talento, incapacidad para atraerlo... El cambio de mentalidad está llegando para quedarse.

Según tu experiencia, ¿cuáles son los factores que hacen que un empleado esté satisfecho con su trabajo para que se implique plenamente en los proyectos de la compañía?

En mi experiencia, y así lo trabajamos desde Departamento de Felicidad, son los siguientes: ambiente laboral, horario, condiciones salariales, desarrollo de habilidades, realización personal, liderazgo, formación, localización, reconocimiento, beneficios sociales, estabilidad, oficinas, recursos laborales, salud, bienestar y cultura.Cada uno de ellos con una mayor o menor importancia, más todos importantes. Cuando logramos un equilibrio en todos ellos y cubrimos las necesidades básicas de nuestro equipo, somos una empresa muy diferencial respecto al resto de compañías que compiten por el talento.

"¿Cuánto estamos dejando de ganar al no apostar por la felicidad de nuestra gente?"

La idea en la que os habéis especializado en Departamento de Felicidad es más que un concepto teórico, de hecho, habéis logrado plasmarla en cifras. En general, ¿cuál es el Retorno de la Inversión de la felicidad en el trabajo?

La empresa es la gran beneficiada de apostar por ser una empresa feliz, no es solo el ROI que obtenemos si no el coste de oportunidad de no estar haciéndolo... ¿Cuánto estamos dejando de ganar al no apostar por la felicidad de nuestra gente?

Se ha investigado mucho sobre ello, las mejores universidades del mundo llevan años defendiendo los beneficios de unos empleados felices. Por un lado, apostar por una empresa feliz nos lleva a aumentar hasta un +100% de compromiso, +88% creatividad, +43% productividad, +20% ventas y +10% calificaciones de clientes, entre otros indicadores. Por otro, nos permitirá ahorrar con una disminución de la rotación de hasta 65%, bajas laborales en un 66% o absentismo en un 50%. Los indicadores serán distintos para cada empresa, sin embargo parafraseando a un cliente antes de empezar el proyecto... “Si reducimos solo un 1% la rotación de personal, ya podemos empezamos mañana”. Es rentable, sin duda.

Hacer felices a los trabajadores, ¿es un reto que cualquier tipo de empresa puede asumir?

Así es, sin importar el tamaño, tipo de empresa o perfil de empleado. Si decimos que en nuestra empresa no es posible, es solo una excusa para no apostar por ello. Existen infinidad de acciones que requieren 0 presupuesto y tienen un impacto significativo. Se trata de conocernos como empresa, conocer y escuchar a nuestros empleados y actuar en consecuencia dentro de nuestras posibilidades. En el blog compartimos muchas iniciativas y guías gratuitas para cualquier empresa pueda sumarse a este movimiento de ofrecer una experiencia del empleado feliz a nuestro equipo.

¿Cuál es el grado de implantación de esta nueva filosofía en España comparada con otros países?

Vamos unos pasos por detrás de otros países como los del norte de Europa, los americanos e incluso los de América Latina que están apostando muy fuerte por sus personas. No obstante, puedo decir que las empresas españolas se han dado cuenta de la importancia de tener al equipo feliz y comprometido. Fruto de la transformación digital, el cambio ha llegado y cada vez son más las empresas que se suben al barco. Nosotros estamos haciendo todo lo que está en nuestra mano para acelerar este cambio, ¡Y no tenemos previsto poner el freno!

¿Qué le dirías a un dirigente que quiera empezar hoy mismo a hacer feliz a su equipo con una acción simple?

Le diría que escuche a sus empleados y que se siente a hacer una estrategia. En cualquier otra disciplina como marketing o ventas, desarrollamos increíbles estrategias pensadas al milímetro, somos proactivos y nos anticipamos. Sin embargo, cuando hablamos de cuidar de nuestro talento somos reactivos. Cambiemos esto, pensemos con estrategia para hacer empresas más felices y los resultados cambiarán, lo prometo.

Me gustaría regalar otra idea, ¡NO copies las iniciativas de otras empresas! Cada empresa es una realidad distinta, lo que funciona en otras compañías es muy probable que no funcione con tu equipo.Si das el primer paso, habrás hecho girar la rueda. Enhorabuena.

BNY Mellon: "creemos que es momento para la gestión activa"