liderazgo

Duarte: "La labor más importante de un líder es desarrollar otros líderes"

Charlamos con Carlos Duarte, director de commSense y coach ejecutivo sobre la figura de los líderes empresariales, la motivación laboral y el papel de la empresa en la sociedad

08 DE julio DE 2018. 10:30H Pablo Fernández-Alonso Araluce

image_content_54963_20180709115108.jpg

¿Cuáles son las diferencias entre un jefe y un líder?

Un jefe es el que hace que las cosas continúen como están y un líder plantea cómo serán las cosas y mueve a la organización hacia su visión de futuro. A un mal jefe le preocupa el negocio, que no se le desbaraten los números, pero no se preocupa de la gente. El valor principal de un líder es la gente y conseguir que la gente crezca y desarrolle dentro de su entorno, o incluso abrirle las puertas para que pueda conseguir ese desarrollo. Un gran líder tiene una visión de sus empleados y los proyecta en el futuro y ve dónde encaja cada uno de ellos dentro de su visión de la empresa a futuro. Un jefe deja de preocuparse cuando acaba el día y un líder se sigue preocupando continuamente. Se pregunta: ¿qué más puedo hacer?

Conmover, pensatividad, coaching... ¿Son conceptos que debería manejar todo empresario?

El concepto de conmover, lo desarrollamos y registramos en su día, e implica que la comunicación es básica, es el aceite que engrasa la cadena y evita el ruido de la comunicación. El problema de hoy es que no nos comunicamos; simplemente nos informamos de cosas, damos órdenes, a veces prestamos opinión, pero no vemos el impacto que el proceso de comunicación tiene en los demás. Para nosotros tiene una doble acepción: en primer lugar es mover-con, que implica que mi visión de liderazgo tiene que mover a la gente a ir conmigo, no obligarles. Por otro lado, conmover es mover desde la emoción. La emoción es algo que no se puede eliminar de la persona ni de la empresa. En los últimos años, en nuestra cultura, la emoción no se ve bien, pero no se puede eliminar, ya que primero nos emocionamos y luego racionalizamos. Ese impacto hay que valorarlo desde la comunicación, ¿qué emoción va a suponer en el otro esto que voy a transmitir?

Generalmente se concibe la creatividad por un lado y la innovación por otro. La creatividad tiene un componente artístico muy importante y la innovación se asocia a la maquinaria, los procesos, etc. Para nosotros, la pensatividad es la unión del proceso de pensamiento desde la creatividad. Cuando produzco cualquier idea, lo estoy haciendo de forma aplicada. ¿Cómo consigo una mejora con esta idea? La pensatividad es pensar creativamente. Aquí entra una pregunta que pone en tela de juicio cualquier situación: ¿qué pasaría sí? Esto nos lleva a retar continuamente nuestro propio pensamiento

¿Piensa que la inteligencia emocional y el coaching deberían promoverse desde la alta dirección?

En el momento en el que cogemos cualquiera de estas herramientas de coaching, mentoring, etc. y las posicionamos más allá del propio fin, nos equivocamos. El proceso de ayuda a las personas es muy importante. No concibo a un líder sin que utilice estas herramientas para conseguir su objetivo. En este sentido, debería estar presente en el Consejo de Administración.

¿Vende más una psicología positiva?

Cualquier empresa u organización está para vender, ya sea con ánimo o sin ánimo de lucro. El planteamiento desde la psicología positiva lo que hace es una valoración desde las fortalezas de las personas y de qué manera se pueden poner a sumar para que su bienestar sea mayor. Cuando yo soy capaz de plantear una solución, un producto, un servicio, una experiencia para un cliente, donde él tiene una mayor satisfacción y sus emociones son positivas, vende más.

Habría que plantearse de qué manera conseguimos que el valor sea mayor. Nosotros entendemos el valor desde una ecuación. Valor es igual a beneficio, partido esfuerzo más costes. Eso lo aplicamos en cualquier programa, proyecto, consultoría, etc. Luego habría que hacerse otra pregunta: cuál es el valor que le podemos ofrecer a un cliente. A veces podemos sumar beneficios, pero otras veces el quid es hacerle más sencillo y agradable acceder a nuestros bienes o servicios. No hace falta tener cosas para dar, basta con detraerle parte de su esfuerzo y eso le hace más feliz.

¿Cree que está demonizada la figura del jefe en España? ¿Cómo se puede recuperar la confianza?

Es importante que el empresario se acerque a la realidad. Se ve un cierto alejamiento y la empresa es parte de la sociedad. Una empresa sin la sociedad a la que aportar valor y beneficio, no existe. Todos debemos entenderlo como un servicio necesario. Se ha creado una barrera fácil de romper. Nosotros aconsejamos a nuestros clientes que escriban artículos para medios de comunicación donde pongan ejemplos de maneras en los que se muestren cómo ayudan a la sociedad.

El otro día di un curso a 16 empresas, unas 30 personas, casi todos empresarios. Había una preocupación por la dicotomía entre nosotros empresarios y los empleados, comités de empresa, sindicatos, etc. Nosotros tenemos que romper este marco de referencia. No podemos seguir con esta lucha, porque perjudica a todo el mundo. Tenemos que conseguir que se vea la labor de los empresarios y los empleados como contribución a un bien mayor que es el desarrollo social. Tenemos que revalorizar la labor del empleado para que cambie la percepción de la sociedad

¿Qué debe percibir un trabajador de su líder?

Para nosotros líder es cualquier persona con capacidad de influencia. Tan líder puede ser un trabajador como su jefe. La labor más importante de un líder es desarrollar otros líderes. Lo que debería percibir cualquier trabajador es que su líder le ayuda en su crecimiento, que le aporta valores, conocimiento, retos y que se preocupa de que su contribución sea mayor.

El rol de los padres de cara a los hijos está claramente definido. En este caso, debería ser igual. Yo entro a trabajar como parte de un proyecto del que formo parte y quiero que me ayude a ver lo que solo no veo. Cuando trabajamos en un puesto de trabajo, nuestra visión está acotada a ese marco de referencia. Para mí como trabajador sería importante que mi líder me ayudara a romper ese marco de referencia para que desde esa transgresión pueda crecer.

Según The Leadership Circle, tres de cada cuatro empresarios no son rentables para sus empresas. ¿Se puede cambiar esta tendencia?

Es una estadística demoledora, pero se puede revertir. Por cada euro que la empresa pone en mis manos, yo devuelvo, cuando soy reactivo, 0,7. Cuando estoy en el ámbito creativo, devuelvo 1,9 €. El 75% de nosotros estamos aún en la etapa reactiva. La capacidad y posibilidad de crecimiento de las empresas es enorme. Si estoy gestionando una empresa, mi primer paso sería conocer cuáles son mis características como líder y ver cómo cambiar hacia un liderazgo creativo.

¿Qué servicios ofrece commSense?

Nosotros nacimos hace ya 10 años, después de casi 25 años en una multinacional. Vemos que falta sentido común, de ahí el nombre. Fíjate que es al comienzo de la crisis. Una de las cosas que nos llevó a comenzar esto fue que no podía ser que con todos los recursos disponibles que se tenían, de pronto todo se hunda por una mala gestión de unos líderes. De ahí surgimos nosotros.

Tenemos cuatro líneas claras. La primera es el liderazgo creativo, por otro lado tenemos el área de consultoría, en la que nos sentamos con nuestros clientes para definir el momento empresarial (el marco de referencia de la empresa en este momento). Eso nos lleva a la situación actual para saber desde dónde partimos para posicionarse en el futuro y ver el liderazgo que se pone en marcha. La tercera parte sería la de conmover, comunicar en todos los aspectos. Ayudamos a las personas a comunicarse mejor, entender, escuchar (algo que hacemos bastante mal). Ayudamos a las empresas a crear espacios de entendimiento y comprensión. Por otro lado, nos preocupa la falta de compromiso entre los trabajadores y la sociedad, empleados que no ven la relación entre su trabajo y el bien que se genera, falta la visión del trabajo vinculante. ¿Cómo podemos hacer para que aumente la vinculación empresarial y así reducir el absentismo laboral? Fíjate que estamos hablando de casi 22.000 millones de euros que nos cuesta a la sociedad española. Supondría un cambio social importantísimo. Estamos creando foros para potenciar esa vinculación social para conseguir una sociedad más valorizada.

Por último, hemos desarrollado el concepto de “mesa de edad”. Ahora mismo nos encontramos en la mayoría de las empresas con que la media de edad es elevada. La idea de la mesa de edad es que las personas puedan intercambiar conocimientos y crecer mutuamente. Una persona mayor que siga trabajando no puede dejar de aportar valor, sino todo lo contrario. El valor que tiene es tan enorme y hay que buscar mecanismos que nos lleven a conseguir que el empleado de 27 años se sienta motivado y quiera crecer y que otra persona con 60 años quiera seguir aportando valor quizá con una actividad diferente a la que estaba realizando hasta el momento. Aquí entran conceptos como el coaching, la positividad, la pensatividad, el mentoring... Todo el engranaje filosófico de empresa que ofrecemos entra en funcionamiento. Estamos hablando de proyectos muy ambiciosos, pero ¿y si lo consiguiéramos?

Monex Europe: "En Jackson Hole podremos ver las primeras pinceladas del tappering"