liderazgo

El emprendimiento femenino reivindica su papel en el mercado

En el marco del Día Internacional de la Mujer Emprendedora destaca la brecha todavía existente entre ambos géneros

19 DE noviembre DE 2021. 08:35H Isabel Garrido

852593624016a6f762eb28b122aaaa6d.PNG

El emprendimiento femenino sigue siendo una asignatura pendiente en España. Según datos aportados por South Summit, el desajuste en el ecosistema alcanza una brecha entre ambos géneros que asciende a una diferencia del 80% frente al 20% que aglutina tan solo el talento de las mujeres. Por ello, en el marco del Día Internacional de la Mujer Emprendedora, instaurado por el Consejo de Naciones Unidas en 2014, Marja Morante reivindica su significado para visibilizar “una lucha por la igualdad de derechos, condiciones y posibilidades que no es que merezcamos como mujeres, sino como seres humanos”.

Periodista de formación y emprendedora desde 2011, Morante ha pasado, con mejor o peor suerte, por diferentes proyectos hasta que, en 2020, consiguió que su blog de marketing digital se alzara entre los 30 más visitados en España, según la consultora Cinthya Alcívar. 

En este contexto, la experta explica que no se trata de un tema de modas o fanatismo, como a veces se ha querido hacer creer, sino que todavía es necesario sensibilizar a la sociedad “en torno a la cantidad de techos que se nos imponen para poder crecer en los distintos ámbitos en los que nos desenvolvemos: económicos, empresariales o familiares, como si alguno de ellos representara en sí mismo una limitación sobre el otro”.

En relación con las principales dificultades que encuentran las mujeres a la hora de emprender, Morante destaca la falta de apoyo, de confianza y de credibilidad, pero no solamente por parte del entorno, ya que el mayor obstáculo también viene de dentro. “Creo que no nos permitimos la misma condescendencia que estamos dispuestas a tener con los demás y nos fustigamos si las cosas no salen como esperamos y en el tiempo en que lo queremos”, indica.

Unido a esta afirmación, también señala que un estudio realizado recientemente sobre la financiación a las iniciativas empresariales determinó que las mujeres emprendedoras tienen un 60% menos de probabilidades de recibir una financiación que los hombres, una cifra que muestra un indicativo de que “todavía hay muchas dudas en torno al rol de la mujer en el ámbito empresarial”.

La emprendedora, Marja Morante

Una oportunidad tras la pandemia

En este contexto, la pandemia también ha supuesto un impulso para el desarrollo del emprendimiento femenino, no solo en España sino también en un gran número de países. Así, comenta que las oportunidades que trajo consigo el trabajo en remoto, la atención que los hijos demandaban en casa y la incertidumbre económica, “hicieron que miles de mujeres profesionales se reinventaran y dejaran el miedo de lado, abriendo paso a un nuevo movimiento dispuesto a revolucionar el mercado laboral con tal de sacar adelante sus proyectos”.

Por su parte, Morante también subraya algunas ventajas que el emprendimiento aporta a la vida de las mujeres: la autonomía, la libertad de tiempo y geográfica, y la satisfacción personal de trabajar por algo tuyo. Además, a estos elementos también le suma la mejora de la conciliación. No obstante, también recalca los momentos de “desvelo”, “miedo”, “frustración” y “dudas” que suelen emerger a lo largo de este recorrido, sumado al esfuerzo, dedicación y paciencia necesaria para alcanzar la estabilidad que es capaz de ofrecer un empleo por cuenta ajena.

En esta línea, a la hora de decidir en qué ámbito embarcarse a la hora de lanzar un nuevo proyecto, Morante menciona la cantidad de puertas que ha abierto el entorno digital, de forma que recomienda que, a la hora de emprender, cada profesional estudie en qué sector tiene algo valioso que aportar, “ajustándolo a las posibilidades que el entorno digital brinda”.

“Si a lo largo de la historia las mujeres se hubieran detenido ante la idea de ‘¿y si me equivoco?’, no votaríamos, no ejerceríamos cargos importantes, ni representaríamos la voz de miles de sectores minoritarios que buscan visibilidad y justicia”, afirma Morante. Para ella, el fracaso es una posibilidad de muchas, por lo que anima a las mujeres a “dejar el miedo atrás y lanzarse”, ya que “dejar de hacer algo con lo que sueñas por miedo a equivocarte es el peor fracaso de todos, porque es aquel en el que ni siquiera tú fuiste capaz de darte la oportunidad”. 

“El papel equitativo de la mujer en la empresa no es solo una cuestión ética”

Schindler Iberia apuesta por el talento femenino en las empresas

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"