liderazgo

El sector de ratings necesita más competencia

DIRIGENTES habla con el CEO y cofundador de Axesor sobre el inicio y el futuro de la primera agencia de rating de España y el sector en general

06 DE octubre DE 2019. 00:00H Stefanie Claudia Müller

santiago-martin-01_41-172584_20190705111957.jpg

Las agencias de calificación de riesgos, agencias de clasificación de créditos, y agencias de calificación se llaman de manera coloquial “agencias de rating”. Son empresas que, por cuenta de un cliente, califican unos determinados productos financieros o activos ya sean de empresas, estados o gobiernos regionales. Aunque hay más de 74 en el mundo el mercado está controlado por tres compañías neoyorquinas S&P, Fitch y Moody's. Ellos dominan aproximadamente el 90% del mercado de rating, lo que es de facto un oligopolio. Aunque cada una tiene su propio sistema de calificaciones son muy similares en su manera de operar. Sus servicios son necesarios para la credibilidad de las grandes corporaciones en el mercado financiero, pero en Europa se es cada vez más cauteloso sobre sus informes porque, en muchos casos, el que paga el rating es el mismo emisor de la deuda.

Para otras empresas no es fácil hacerse hueco en un mercado tan dominado por americanos en el cual casi todos acceden a la misma información. La agencia de rating Axesor no es de Londres ni de Nueva York, ni de Madrid ni de Barcelona. De hecho, se creó hace 30 años en las montañas de Granada en Andalucía por un grupo de amigos de la universidad. De los fundadores originales Santiago Martín es el único que continúa en la empresa, con la posición de CEO del grupo. Se han hecho su hueco y hasta tienen oficina en Irlanda pero por el momento el Banco Central Europeo solamente considera los ratings americanos y los de la canadiense DBRS. En el intento de una cohesión del mercado financiero y bancario europea queda pendiente de crear una propia agencia europea con peso y suficiente volumen en el marcado.

Ser pequeño a veces tiene ventajas

Pero como Axesor no estaba implicada en los escándalos de ratings que sufrieron los grandes, tampoco ha vivido una crisis existencial como algunos de ellos. Al revés, la situación difícil que atravesó España a partir del año 2008 les presentó una nueva oportunidad. Estaba claro que el modelo de financiación español, que dependía casi en su totalidad de la financiación bancaria, tenía que cambiar para generar una mayor estabilidad de financiación de las empresas. Las nuevas fuentes que surgieron de carácter institucional como aseguradoras y fondos de inversión necesitaban apoyarse en una agencia de rating de reconocido prestigio. Axesor Rating se mueve en este mercado, con especial relevancia en el “middle market”. Su CEO cuenta a DIRIGENTES los retos que quedan en el sector.

¿Qué ha cambiado tras la “crisis de ratings" en 2008?

En Europa los ratings no estaban regulados y ahora existe un regulador (ESMA) enfocado en asegurar que los ratings son independientes y libres de cualquier potencial conflicto de interés. Consideramos que, para evitar futuras crisis, aunque la regulación es importante, es más importante que se desarrollen más agencias de rating de ámbito europeo. El sector de agencias es inusual al existir tan pocos jugadores, a pesar de que a priori parece no tener unas fuertes barreras de entrada. Sin embargo, el sector ha estado históricamente muy ligado a la regulación, especialmente en EE. UU., donde los reguladores desarrollaron normativas muy ligadas a agencias específicas, lo que ha contribuido a la situación de oligopolio del sector.

¿No sería extraño, por ejemplo, que en el mercado de acciones solo hubiese tres casas de bolsa dando recomendaciones de compra? ¿No tiene sentido que una acción europea, además de tener a dos bancos de inversión americanos cubriendo el valor, también tenga bancos de inversión europeos para dar esa visión local? Lo que pasó en la anterior crisis y lo que se quiere evitar por parte de los reguladores es que los gestores de carteras tengan que tomar acciones precipitadas basadas en las opiniones de unas pocas agencias. El tener más puntos de referencia da mucha más estabilidad al mercado, evitando el llamado “efecto precipicio”, donde todo el mundo vende a la vez, generando volatilidad y potencialmente creando un círculo vicioso.

¿Cómo ha sobrevivido Axesor la crisis en 2008?

Axesor es una entidad en cierto sentido “contra cíclica” ya que el aumento de la percepción del riesgo genera más demanda para nuestros productos. En el caso del negocio de rating, la crisis puso de manifiesto la importancia de estar diversificado desde un punto de vista de financiación. No olvidemos que una gran parte de las empresas en Europa cayeron por problemas de liquidez y no de solvencia. Las empresas han aprendido de esta experiencia y se están enfocando mucho más en un modelo mixto de financiación (banca e institucional), para tener un perfil de financiación con el foco más a largo plazo y con más resistencia a los ciclos económicos.

¿Qué planes tiene Axesor en Europa?

Nuestra estrategia pasa por consolidar en primera fase el mercado ibérico, no solo en el área de Ratings Corporativos para el MidMarket, donde ya tenemos una muy importante cuota de mercado, sino también con el resto de los servicios de rating (estructurados, entidades financieras y soberanos y su soberanos). Seguiremos involucrados en temas puntuales en otros países de Europa, como hemos hecho hasta ahora, mientras estamos atentos a las posibles oportunidades de crear sinergias con otras agencias europeas, para conformar un jugador importante en Europa.

¿No sería bueno tener una agencia de rating fuerte en Europa?

Pensamos que el sector de agencias de rating es un sector que tiene mucha trayectoria por delante. Es muy probable que en un futuro se cree un gigante europeo, aunque en mi opinión esto se dará más en el medio/largo plazo mediante procesos de M&A. Actualmente, a nivel europeo, las agencias están evaluando mediante expertos específicos (sector seguros, corporaciones, etc.) y mediante coberturas regionales. Nosotros tenemos claro el valor del enfoque “full servicio” (ya lo somos) y la necesidad de tener una cobertura amplia. Nuestra evolución natural es hacia la expansión europea de forma orgánica y puntualmente aprovechando oportunidades de compra de agencia especializadas.

Inversis: "Vemos rentabilidades atractivas en algunos tipos de préstamos privados corporativos"