liderazgo

El sector del automóvil pide extender los ERTE hasta que se recupere la actividad

Los principales agentes de la industria del automóvil abogan por mantener la competitividad del sector e incentivar la renovación del parque de vehículos. Sígalo en directo en DIRIGENTES

17 DE junio DE 2020. 11:30H Mario Talavera

6368e8a08d91fe6b60ab48ffdd416f81.jpg

La industria ha sido la protagonista de la tercera jornada de la Cumbre Empresarial "Empresas españolas liderando el futuro" organizada por la CEOE. En particular, el sector del automóvil representa el 60% de la industria española, lo que en términos globales se traduce en el 10% del PIB de España, así como el 9% del empleo, con 2,8 millones de vehículos producidos hasta alzarse como el segundo mayor fabricante a nivel europeo y el octavo en el mundo.

La mesa redonda ha tratado los temas que acucian al sector en el corto y largo plazo. ¿Cuánto tiempo van a poder extenderse los ERTE? ¿Qué va a pasar con las fábricas españolas? ¿Cómo van a poder adaptarse a la sobrecapacidad actual? ¿Qué plantea el sector ante la transformación de la movilidad? ¿Qué nuevos estímulos se necesitan para atraer la inversión?

ANFAC: mantener la competitividad

El presidente de la patronal de fabricantes (ANFAC) y de Renault España, José Vicente de los Mozos, advierte a su sector que "debe seguir siendo" una industria competitiva como hasta ahora. La pandemia ha obligado a los fabricantes a pararse, pero fue el pionero al arrancar con protocolos sanitarios que hasta ahora han evitado contagios. En todo caso, de los Mozos cree que la crisis ha acelerado "los problemas de sobrecapacidad" que tiene el sector en Europa. Para luchar contra esa tendencia es preciso afrontar el cambio tecnológico y de modelo que se está produciendo en el campo de la movilidad.

En particular, marca dos aspectos para asegurar la supervivencia de la automoción: incentivar el mercado interno y mejorar la exportación. Para lo primero, de los Mozos cree que se necesita renovar el parque móvil, con una antigüedad media de 12 años. Apuesta por incentivar coches con cero emisiones y eléctricos, además de acelerar la introducción de una infraestructura para la carga de vehículos. En todo caso, afirma que esta apuesta no es el único camino, que también resultaría beneficioso optar por vehículos diésel nuevos, que emiten 10 veces menos que los que tienen más de 12 años.

Mientras, para mantener la competitividad y seguir exportando, de los Mozos reclama avanzar en la digitalización y en la automatización de las fábricas, así como atraer la producción de vehículos eléctricos, con mayor demanda. En cuanto a la mano de obra, requiere orientar la formación y adoptar acuerdos de flexibilidad y contención salarial con los sindicatos, un aspecto que resulta "muy importante con respecto a otros competidores europeos". En general, habla de que España sea "un país friendly", con la suficiente "tranquilidad y seguridad jurídica" para las multinacionales.

Sector diverso: componentes, concesionarios...

Francisco Riberas, presidente del fabricante de componentes Gestamp, incide en esta última idea de su homólogo en Anfac. Es partidario de aplicar "recetas simples y rápidas", en lugar de reflexionar sobre cambios de modelo económico y social. Cree que se debe lanzar un mensaje claro de que "el Gobierno va a apoyar proyectos que garantizan la viabilidad a largo plazo". Asimismo, cree importante recalcar que "España es un país amigo del sector del automóvil".

Además, cree útil mantener y potenciar "todo aquello positivo que nos ha traído hasta aquí", a la vez que se solucionan los problemas que la industria mantiene desde hace años. En particular, Riberas ha señalado los ERTE, que han permitido "mantener empresas y empleos", de modo que deberían "extenderse has ta que se recupere un nivel razonable de actividad".

Como de los Mozos, valora que la tecnología resultará clave para el devenir del sector, y que es necesario ofrecer buenas condiciones para atraer la fabricación de nuevos modelos. El plan para la automoción presentado este lunes le parece lleno de "medidas positivas para el sector", y pide que "se ponga en marcha de una manera decidida y lo antes posible".

Componentes: colaboración público-privada

Como representante de los proveedores de componentes, María Helena Antolín defiende que los ERTE han resultado "una medida muy eficaz frente a la crisis", teniendo en cuenta que se ha reducido la producción en un 85%. La vicepresidenta de grupo Antolín cree que los tiempos "exigen altura de miras" y reinventar el sector.

Antolín cree que la situación requiere "ser creativos", para lo que es "necesario el apoyo de la administración pública", tanto para adaptarse a las nuevas necesidades como para implementar medidas disruptivas que protejan el sector.

GANVAM: apostar por el empleo

En una línea similar, Raúl Palacios, presidente de Ganvam, se ha referido al mantenimiento de la actividad, sin que ello suponga la destrucción de puestos de trabajo como una prioridad. Asegurar la renta y, en consecuencia, un nivel mínimo de demanda, depende en gran medida del empleo, expresa Palacios.

Esa necesidad está cubierta con el "ambicioso plan" que presentó el gobierno a principios de semana. Sin embargo, insiste en que a largo plazo es prioritario mantener el empleo ya que tiene un "efecto multiplicador" sobre el resto de la economía.

Por otro lado, recuerda al gobierno que "no se puede mantener el empleo por decreto". De ese modo, invita al ejecutivo a compartir gastos con las empresas para reincorporar a los trabajadores, como medida que le parece preferible en comparación con la introducción del Ingreso Mínimo Vital.

Faconauto: transición energética equilibrada

En cuanto a los concesionarios, el presidente de Faconauto, Gerardo Pérez, considera un "debate absurdo" hablar sobre la movilidad, dado que la apuesta por los vehículos de bajas emisiones ya no es una opción. En ese proceso, los concesionarios defienden convertirse en "prescriptores de estas nuevas formas de propulsión".

De todos modos, cree que la transición hacia este modelo en el que se pagará por viajes, no por vehículos, tendrá que hacerse de manera ordenada y justa. Si el proceso es "demasiado acelerado" puede provocar demasiadas bajas, dice Pérez. Así, indica que "hay que hacer un balanceo de los motores de combustión a los eléctricos".


“El mercado está caro, descuenta expectativas de una recuperación demasiado optimista”