liderazgo

En busca del dirigente del futuro

Las empresas buscan perfiles con capacidad de trabajar en entornos tecnológicos y con habilidades sociales

24 DE julio DE 2018. 11:39H Mario

dirigente-del-futuro_60341_20180724115105.jpg

En el momento en el que la I Revolución Industrial era aún incipiente, los artefactos que harían cambiar el mundo todavía permanecían en la imaginación de sus inventores y estaban lejos de ser reales. Lo mismo ocurría con los trabajadores y con sus jefes. Si no se sabe qué herramientas van a ser necesarias, ¿cómo saber qué tipo de persona es la adecuada para dirigir un negocio?

Aquella transformación del mundo tuvo lugar a golpe de máquina de vapor, por lo que la principal cualidad para poder dirigir aquellos cambios era saber cómo funcionaban y cómo sacarles el máximo rendimiento. A día de hoy ocurre algo parecido: los perfiles más buscados deben ser capaces de pilotar las nuevas herramientas tecnológicas, solo que no son máquinas de vapor, sino utensilios que aún están por descubrir.

Una vez traspasadas las puertas de la IV Revolución Industrial, el futuro demanda un perfil de trabajador tecnológico, sobre todo en lo que se refiere a los dirigentes en todos sus niveles. Ese es el vaticinio de Spring Professional, la sección de Adecco para la búsqueda de dirigentes empresariales.

Según la consultora, en el medio plazo los perfiles más demandados serán los tecnológicos pero con capacidad de permanecer en continua formación. Además, existen otras aptitudes como el carácter autodidacta, la inteligencia social, la capacidad de resolver problemas y las habilidades comunicativas.

Así lo expresa Alexandra Andrade, directora de Spring Professional en España: “El profesional del futuro deberá ser una persona muy familiarizada con la tecnología, el mundo digital y la conectividad y comunicación constante”. En ese sentido, a pesar de que los dirigentes necesitarán requisitos técnicos y tecnológicos, “nuestras organizaciones van a necesitar más que nunca seleccionar ‘humanos’ que destaquen por su pensamiento crítico, por su inteligencia social y colectiva”.

Existen necesidades concretas según el área de la empresa. En el caso del sector de la tecnología informática, adquieren gran importancia los perfiles de digital manager y experto en ciberseguridad. En el caso de un digital manager, su formación puede estar relacionada con un amplio espectro de materias, como la gestión de empresas o el marketing, aunque deberá contar con cierta especialización tecnológica como titulaciones en telecomunicaciones o en informática. Este último punto adquiere aún más importancia en el caso de los expertos en ciberseguridad, con especial relevancia de la capacidad de resolver problemas.

En el área de ingeniería irrumpe con fuerza la inteligencia artificial, por lo que los ingenieros orientados a esa especialidad serán muy demandados. La situación actual indica que se necesitan más de los que hay formados para ello. Idiomas, titulación en ingeniería o trabajo en equipo son las principales características que necesitarán estos dirigentes.

En lo que se refiere al sector legal, la aparición de tecnología requiere profesionales especialistas en esa división. En especial, el informe de la consultora señala al perfil de abogado mercantilista especializado en Nuevas Tecnologías, licenciado en Derecho y Administración de Empresas, así como másteres en Derecho de las Nuevas Tecnologías.

A la hora de buscar al trabajador indicado, se necesita un profesional capaz de lograr un equipo integrado, formado y alineado con los intereses de la empresa. En ese sentido, el tipo de profesional más demandado es alguien que busque y encuentre el talento que puede hacer crecer una empresa. El Talent Manager Director deberá estar formado en psicología, derecho, relaciones laborales con especialización en búsqueda de talento.

En cuanto al área financiera, el entorno digital transforma la manera de trabajar de las empresas, por lo que es útil conocer cómo puede el ecosistema plantear riesgos para la actividad de las empresas. Así, los directivos que pueden ser muy reclamados son los Finance Business Risk Partner, con miras a la Transformación Tecnológica titulados en Económicas o en Administración de Empresas. Entre sus cualidades deseadas, la alta capacidad de impacto e influencia.

En el segmento industrial destacan perfiles de futuro como ingenieros de venta con habilidades orientadas a la automatización industrial. Además, dado que este sector tendrá una alta incidencia de herramientas automatizadas y robots, el mantenimiento de los mismos se presenta como un aspecto fundamental. En cualquier caso, además de las aptitudes técnicas adquieren relevancia capacidades de negociación y comerciales.

Por último, el sector médico presenta importantes demandas relacionadas con las necesidades de hoy que se podrían mantener en el tiempo. Por ejemplo, en el área de oncología, que es la que recibe un mayor porcentaje de inversión. Es un caso especial en el que la formación primará sobre la experiencia, dado que la capacidad de aprendizaje es uno de los aspectos clave. Además, las herramientas que van apareciendo, según Spring Professional, requerirán de especialistas en tecnología sanitaria.

Monex Europe: "En Jackson Hole podremos ver las primeras pinceladas del tappering"