liderazgo

Garamendi (CEOE): "Después de esto habrá que pagar la factura"

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, responde a DIRIGENTES en plena crisis por el coronavirus

30 DE marzo DE 2020. 08:06H Mario Talavera

3edb3e849e161ac09f075fd12c16d5a8.jpeg

La crisis que ha generado el coronavirus ha puesto a prueba el sistema sanitario y también la producción. La actividad económica se ha visto obligada a paralizarse ante la emergencia que ha ocasionado el COVID-19. En medio de esta situación, DIRIGENTES consulta el punto de vista del representante empresarial en España. Antonio Garamendi, presidente de CEOE, responde por teléfono a este medio.

La pasada semana los sindicatos estimaban se habían producido ya un millón de despidos. ¿Coincide con las estimaciones de CEOE?

Nosotros estamos hablando acerca de cómo salvamos empresas y cómo las empresas pueden sobrevivir precisamente para que estas cosas no pasen. Nosotros no tenemos el dato, vamos a esperar a la EPA a ver qué nos dice. Lo que nos preocupa y en lo que estamos trabajando es para que el país no se pare y para que las empresas estén en orden dentro de dos meses para poner en marcha el país. No estamos entrando en cifras de cuánto va a caer el PIB o no porque son estimaciones que dan unos y otros. Es evidente que el empleo se va a ver afectado. Por eso es importante tener claro que tenemos que tener músculo y que hay que dejar a las empresas con músculo para volver a recuperar el espacio que se va a perder en estos meses.

Las medidas actuales se destinan sobre todo a empresas y autónomos afectados directamente por la crisis. ¿Cree que debería echarse una mano también a las que continúan en marcha? ¿Apoyan que se paren también las actividades no esenciales, como proponen algunas regiones?

Es fundamental que España no se pare. Cuidado, hay que tener muy claro esto y a la vez el respeto a las medidas, instrucciones y recomendaciones que da Sanidad. Esto es una crisis sanitaria, donde lo primero que hay que hacer es trabajar por la salud de las personas. Pero como consecuencia de ello viene una crisis económica. Lo que planteamos permanentemente es el tema de los EPIs. Y por eso muchas empresas se han puesto al frente, por mencionar algunas tienes Inditex, el Banco Santander, el BBVA, Telefónica, Iberdrola o el Grupo Antolín, haciendo batas, Mercadona, Huawei… Están trabajando intensamente en traer esos EPIs que son fundamentales para la situación actual. Todo lo que sea ese mantenimiento es muy importante.

Dentro de lo que planteabas, tiene que haber medidas para esas empresas que han parado. Una empresa que no tiene facturación y solo tiene gastos, hay dos formas de ayudarla: la primera, quitándole temporalmente e insisto, temporalmente, esos gastos; o ayudar a financiarla, a tener liquidez en su tesorería para poder afrontar esos gastos que no puede evitar. Hay unas medidas que son para esas empresas, y otras que van en línea de aportar liquidez. En ese sentido estamos satisfechos porque está en orden con lo que planteábamos y que se va a destinar a todas las empresas. Hasta 50 millones de facturación y 250 trabajadores accederán al 80% de afianzamiento por parte del estado, y en las que tengan más de eso, un 70%. Es un tema importante porque va a dejar trabajar y fluir la liquidez desde la banca, que es la que pone el dinero, con el aval del Estado. Hay que aclarar que cuando se dice que son 200.000 millones, no es así. Son hasta 100.000 millones con un aval del Estado, que si tuvieran que utilizarse sí que estaríamos en quiebra. Pero espero que esto consiga que las empresas tengan dinero ahora para aguantar el tirón, que luego se pagará en cinco años.

En su organización ha habido una buena acogida del Plan de Choque del Gobierno. Esta semana se han vuelto a reunir con el Ejecutivo. ¿Qué medidas adicionales han trasladado al Gobierno que deberían ponerse en marcha? ¿Tiene el Gobierno en mente algún nuevo paquete de medidas?

En aquellos sitios en los que se pudiera aplazar, insisto en ello, no exonerar sino aplazar impuestos, sería bueno. Hoy en día es verdad que esa norma está en seis meses y hasta 6 millones de facturación. Si esa cantidad se ampliara, estaría muy bien, como han hecho algunas comunidades autónomas y ayuntamientos. Yo creo que todo lo que permita a las empresas superar este bache para estar en forma en cuanto pase, es clave.

Nosotros pensamos que no es el momento de críticas. Es el momento de poner cosas encima de la mesa y apoyar. Hay que apoyar porque todo el mundo está preocupado en casa y creo que tenemos que poner responsabilidad por parte de todos. También hay que lanzar el mensaje de que esto va a pasar, lo vamos a superar. Nos va a costar recuperar la normalidad, pero las empresas van a poner todo de sí para conseguirlo

¿Cómo espera que serán los próximos meses para las compañías españolas? ¿Hasta qué punto esta crisis está hipotecando el futuro de la economía española?

Pensar que al día siguiente que se levante el cerco va a ser igual que hace un mes sería un error y muy poco realista. Tenemos que ser conscientes, por poner un ejemplo, en el turismo, de que no van a venir 84 millones de personas el día siguiente. Tenemos que seguir ganando espacio de confianza para que la gente vuelva a querer venir a nuestro país. A las familias les va a costar al principio ir el domingo a un restaurante a celebrar algo. Eso se va a notar en facturación y en crecimiento económico. Pero quiero trasladar que las empresas españolas están muchísimo más preparadas que antes de la crisis del 2008. Porque aquello era una crisis económica de verdad con problemas estructurales en la economía y en las empresas. Las empresas han hecho los deberes y en estos momentos afortunadamente el tejido empresarial es más sólido que en aquellos años. Por ello insisto en trasladar ese mensaje de tranquilidad. Pero si yo dijera que se va a conseguir el primer día, no va a ser sí. Hay que tener entre algodones a las empresas para que puedan recuperarse lo antes posible.

Ha comentado que no quiere entrar en críticas, pero desde la oposición y en ciertos sectores empresariales se ha acusado al Gobierno de no controlar la situación. ¿Qué perciben desde CEOE? ¿Se ha actuado tarde?

No estamos para hacer críticas, no es el momento. Pero es verdad que si las medidas, que valoramos muy positivamente, por ejemplo de los avales, se hubieran tomado una semana antes, habría sido mejor. Sí es verdad que estamos volcados pidiendo al Gobierno que intente gestionar, y nosotros mismos estamos también haciéndolo, todo lo que atañe a la protección, los EPIs. Estamos trabajando muchísimo para que lleguen a España.

En cuanto a cierta clase política que dice “cierro mi territorio”. Eso no lo compartimos. Hay que partir de la base de que tenemos que atender a las autoridades sanitarias. Porque cuando se dice “cierro mi comunidad”, podemos decir "de acuerdo, me parece muy bien". Pero ¿cerramos la luz de esa comunidad? La luz es básica. Ahora estamos hablando porque la luz de tu casa funciona y porque has podido cargar el móvil. Cuando tengas sed, ¿el agua cómo la bebemos? Y dentro de eso, todo el sector químico que es el que está fabricando todos los productos para que el agua esté limpia y la podamos beber sin problemas. Como esto, toda la cadena agroalimentaria, ¿la paramos? ¿Paramos el campo? ¿Paramos el transporte? ¿La industria agroalimentaria? ¿Paramos los supermercados? Es que esto es muy serio. No es por nada, pero yo sí les diría a muchos políticos que vean la realidad de cuál es la cadena de valor. Porque la cadena de valor no es solo el producto final.

Aceptaremos lo que marque Sanidad, pero pensamos que, con las medidas de protección que hoy por hoy nos dicen que tenemos que tener, esto no puede ir más allá. Esto no se puede parar. Así de claro.

¿Le preocupa que con la crisis del coronavirus se hayan pospuesto otras reformas que necesitaban las empresas españolas? ¿O que se ha llegado en una situación peor de lo posible?

Es una crisis mundial que afecta a todas partes. A España le está dando muy duro. Es una crisis sanitaria y como consecuencias viene la crisis económica y por lo tanto es algo diferente. Como te decía, las empresas están mucho más preparadas que la vez pasada. Lo que sí sabemos y es importante es que es una crisis temporal, al menos desde el punto de vista sanitario. Vamos a ver dónde estamos, cómo la pasamos y después veremos cómo levantamos el país.

Las medidas que se han tomado hasta ahora tienen un coste que se tendrá que acabar pagando. ¿Teme que una vez pase esta crisis se produzca una subida de impuestos?

Habrá que verlo y estudiarlo. Igual hay que hacer un mayor esfuerzo. Lo estudiaremos y habrá que pactarlo. También digo que después de esto habrá que pagar la factura, pero tendrá que ser, desde los Presupuestos Generales del Estado, con un rigor presupuestario muy importante. Y, por otro lado, con una auténtica ortodoxia económica. 2+2 son 4. Habrá que tener cuidado con esos presupuestos expansivos en gastos que igual no corresponden. No digo que no tengan que ser gastos en materia social, sino que habrá que evaluar esos próximos presupuestos. Y es evidente que vamos a correr con una factura importante. Aunque ahora no creo que nadie pueda decir que no hay que gastar lo que haya que gastar.

Buy and Hold: “Google o Facebook a un PER 20/21 no son empresas caras”