jueves, 25 abril 2019
ZONA PREMIUM
Liderazgo

Gestión de talentos: Instagram es la fuente Nº1

La manera de trabajar está cambiando. Y también la búsqueda de talentos.

30 de enero de 2019. 00:00h Stefanie Claudia Müller
  • Image

El futuro del trabajo va a ser muy diferente a lo que vemos ahora. Aunque a las grandes corporaciones les cuesta adaptarse a los nuevos tiempos como admite José Luis Risco, Director de Recursos Humanos en EY: “Todavía nos falta la experiencia e infraestructura para integrar gente de fuera tipo freelance en nuestra filosofía. Todavía estamos muy orientados a la presencia en la oficina, el control de horarios y reuniones presenciales, pero estamos conscientes que todo va a cambiar”, dice el experto en un evento para presentar el III Barómetro DCH sobre la Gestión del Talento en España elaborado por EAE Business School y DCH.

Pilar Llácer, una de las autoras de este informe, alerta además en una corta entrevista con DIRIGENTES de las carreras académicas clásicas: “En España hay demasiados estudiantes universitarios. En un futuro no solamente necesitamos talentos académicos, sino fontaneros, soldadores, carpinteros, electricistas y otros oficios que nos hacen cada vez más falta”. Lo que cuenta no solamente es un problema de España, es una tendencia a nivel mundial. Alemania contrata desde hace años a personas cualificadas para la asistencia a mayores, el sector ferroviario o la industria en general en el extranjero.

Instagram para encontrar de todo y también talentos

En España, este tipo de personas no académicas, pero con formación profesional, están inscritas en agencias de trabajo temporal tipo Randstad. Pero las condiciones de estos contratos muchas veces son precarias. Llácer apuesta por Instagram como nueva fuente para contratar talentos de todo tipo: “Será la red social estrella para este año”, dice Llácer que es consultora y docente en materia de economía digital. Ahí están según ella todos los jóvenes: “En Facebook y Linkedin están sus padres”.

Los analistas de datos son los más buscados ahora mismo

Lo más buscado ahora son los analistas de datos, por la cantidad de datos que tienen entidades como los bancos y cualquier plataforma online o de e-commerce: “Hay dos perfiles de analistas que se necesitan: los que desarrollan algoritmos para analizar los datos y otros para derivar de ahí estrategias, basado también en algoritmos. Los primeros en principio han estudiado matemáticas, los segundos sobre todo tecnología de la información”. Para encontrarles recomienda: “Hay que buscar donde los otros no van”. Hay que ofrecerles cosas, contratos y colaboraciones diferentes. Como demuestran muchos estudios, los empleados del futuro valoran más su libertad, su tiempo libre y su flexibilidad y por ello están dispuestos a renunciar a cosas materiales. En consecuencia, esto exige paquetes de captación mucho más diversos que el coche de empresa y el seguro de salud privado.

La importancia de la personalidad en los talentos

Empresas y empleados deben cambiar, en España todavía más que en otros países, cree Llácer, que recomienda a los jóvenes tomarse un año sabático después del Instituto o el Bachillerato: “En España no tenemos costumbre como en Alemania o Suiza, pero las experiencias vitales son muy importantes en el crecimiento profesional”. Viajar con un buque, trabajar en un hotel en Austria o dando clases de español en Inglaterra: Los expertos del informe de DCH y EAE creen que las carreras diferentes, no tan regulares y rectas, son cada vez más buscadas: “Se necesitan personas que sepan pensar diferente para afrontar todos los cambios que se nos vienen encima”, dice Llácer. Pero por el momento lo que demuestra el estudio en el que ella también ha participado: “Muchas empresas no tienen todavía una estrategia de captación de este tipo de talentos”. Estos cada vez van a ser personas freelance que solamente trabajan en proyectos.

Además, para Llácer hace falta más estrategias para preparar el talento más senior al nuevo mundo digital y sus retos. Muchos se pierden con los cambios actuales tan rápidos y disruptivos. Los departamentos en las empresas que más contratan en España, según el estudio, son el de Operaciones con 23,76%, seguido del Comercial con 16,57% e Informática y Tecnología con 12,15%, mientras que los departamentos con menor contratación han sido Marketing con 10,22% y Dirección General con 4,97%. Los directores de recursos humanos encuestados aseguraron que los grados y licenciaturas más buscados fueron Administración de Empresas (61%) e Ingeniería (59%). En cuanto a postgrado, los más demandados fueron Administración de Empresas y Recursos Humanos, con un 25% respectivamente.

Gestión de talentos: Instagram es la fuente Nº1

Diversidad incluye personas con discapacidad

Pero hay también algo muy positivo: en España, cada vez más empresas pierden el miedo de integrar una persona con discapacidad en su plantilla. El 69,63% de las empresas afirma que lo ha hecho en 2018. Pero la mayoría de las políticas de diversidad se centran todavía en el Género (40,54%) y poco en Diversidad cultural (17,57%). La formación de los empleados a gran escala solamente lo practica el 37,8% de las empresas que participan en el estudio. Han impartido formación en un rango del 75% al 100% de los empleados en el último año. Pero viendo que el principal motivo de los trabajadores para cambiar de empresa (20,58%) es el hecho de no contar o no visualizar claramente las oportunidades de crecimiento, debería hacer reflexionar a muchos dirigentes de empresas españolas.

Otro factor relevante es la remuneración que sigue baja en muchas profesiones comparado con el promedio europeo. En España se gana solamente la mitad de lo que se gana en países como Holanda, donde el salario bruto anual medio llega a 50.000 euros, mientras que aquí son 26.259 euros. De esta manera, los sueldos españoles se sitúan entre los más modestos de la zona euro. Si se compara España con las principales economías de la región, la diferencia es evidente. Así, por ejemplo, en Alemania la retribución media asciende a 47.042 euros anuales, en Francia a 37.792 euros y en Italia a 30.710 euros. El argumento del coste de vida más bajo en España no vale. Si miramos el Indice Big Mac elaborado por “The Economist”, se ve que este es ya más caro en España que en Alemania.