liderazgo

La crisis del coronavirus despierta el lado más solidario de los empresarios

Estos días grandes y pequeños negocios apuestan por aportar su granito de arena y poner sus recursos a disposición de todo aquel que lo necesite

20 DE marzo DE 2020. 11:40H Isabel Garrido

390bc1a3ff026863a8c573794217d810.PNG

La emergencia sanitaria provocada por el coronavirus moviliza el lado más humano de la sociedad. En España, son miles y miles las iniciativas que han surgido a lo largo de estos días para tratar de ayudar a las personas con dificultades. Prueba de ello, son las empresas de todos los sectores que están poniendo sus recursos a disposición de los más necesitados para aportar su colaboración y prevenir la propagación del virus. Un ejemplo son los empresarios Kike Sarasola y Abel Matute. El primero, propietario de la cadena hotelera Room Mate ha puesto a disposición de la Comunidad de Madrid dos de sus hoteles de la capital: Room Mate Mario y Room Mate Laura, cuyas instalaciones se pueden medicalizar y tienen capacidad para 180 pacientes. Mientras que Matute, presidente del grupo Palladium, después de conocer la iniciativa de Sarasola también decidió ceder el Gran Hotel Colón, de Ayre Hoteles, ubicado próximo al Hospital Gregorio Marañón. En su perfil de Twitter ha anunciado que ya han entrado los primeros pacientes: “365 cuartos más para ganar la guerra”, escribió.

El mundo de la hostelería también está aportando su granito de arena con Food 4 Heroes, una iniciativa puesta en marcha en Madrid por Hugo Rodríguez de Prada y Jorge Blas, CEOs del grupo Grosso Napoletano. Desde el pasado viernes, una plataforma pone en contacto a los profesionales de la salud con los de la restauración para conocer sus necesidades y realizar envíos gratuitos organizados en dos turnos, uno de comida y otro de cena. Los transportistas dejan los productos fuera de los hospitales para evitar el contacto entre personas y, hasta el momento, la lista de los hosteleros que forman parte de este proyecto no deja de crecer con la participación de Honest Green, Tasty Poke Bar, Tierra Burrito, Empanadas Malvón, The Food Circle, Brunch Club Café, Manolo Bakes, Pic&Nic, Miguiña o Bizzo Pizza, entre otros.

Por su parte, McDonald’s España ha decidido suspender su actividad incluyendo también las entregas a domicilio que en su caso realizan Glovo y Uber Eats. En un comunicado ha explicado que su decisión pretende que “todos los que formamos parte de McDonald's (clientes, empleados, franquiciados y proveedores) podamos hacer frente a este reto de la mejor manera posible”, animando a sus consumidores a quedarse en casa priorizando el bienestar porque “es momento de parar y cuidarnos los unos a los otros”. Además, la cadena de comida rápida ha afirmado que hará una donación de productos a Cáritas y el Banco de Alimentos, instituciones con las que habitualmente colabora.

La Asociación Profesional de Repartidores Autónomos (APRA) también pedalea con el motor de la solidaridad. A través de un comunicado se ha puesto a disposición de las autoridades para ofrecer sus servicios a los más vulnerables. En el texto manifiestan que "en esta situación de excepcionalidad debe prevalecer la humanidad y la solidaridad, y creemos que los repartidores podemos jugar un papel esencial en evitar la propagación y la no exposición de determinadas personas, siempre siguiendo estrictas medidas de seguridad y protocolos para evitar el contacto directo". Así, durante estos días darán un servicio de urgencia y sin coste a aquellas familias con dificultades en la entrega de artículos de primera necesidad, y al conjunto del personal de servicios de emergencia, bomberos y policía.

El altruismo también ha calado en el sector tecnológico. Empresas de distintos tamaños ofrecen sus recursos para contribuir a la ampliación de conocimientos y a la mejora de la calidad de vida de muchas personas en estos días. La educación es un ejemplo de ello con las clases virtuales que llegaron a muchos alumnos de un día para otro con el cierre de los centros educativos. En este sentido, la startup Tutellus ha lanzado una propuesta de formación sobre el coronavirus para que todo el que quiera puede acceder libremente a su plataforma, donde ya están trabajando para ofrecer distinto material en vídeo, texto e infografías. Lingokids, una empresa española especializada en el aprendizaje de inglés para niños, ha puesto a disposición de los colegios una aplicación móvil dirigida a alumnos de infantil y primaria como complemento educativo de la asignatura de inglés. E, igualmente, la Fundación Telefónica ha organizado un voluntariado digital para conectar virtualmente con personas mayores de 65 años, un colectivo especialmente vulnerable en los casos de aislamiento. Para atenderles organizan videoconferencias y chats con los que mantienen un contacto regular.

La solidaridad es extensible a todos los ámbitos de la sociedad. A través de las redes sociales muchos especialistas médicos ofrecen asesoramiento, siempre que no se trate de casos graves, para así evitar colapsar los hospitales. Y una iniciativa que se ha hecho viral en los últimos días: enviar cartas anónimas a los pacientes que se encuentran ingresados para animarlos y apoyarlos en su recuperación.

Herrera: "El mercado siempre sobrerreacciona ante situaciones como la actual"