viernes, 14 junio 2019
ZONA PREMIUM
Liderazgo

“La economía española debe mucho a Merkel”

El economista español Aldo Olcese Santonja exige menos impuestos, pero también una lucha contra la precariedad en el mercado laboral

17 de enero de 2019. 00:00h Stefanie Claudia Müller
  • Aldo Olcese

España sigue creando empleo y los precios crecen de manera moderada con un IPC alrededor de un 1,2%. Estas son las noticias más importantes del análisis económico del Círculo de Empresarios sobre España. Aun así, debido a nuestro entorno, el crecimiento según este lobby va a ser más moderado este año. Hay personas como el economista Aldo Olcese Santonja que son más optimistas. En una entrevista con Dirigentes, dice que “2019 será un año difícil, pero en España vamos a tener un crecimiento razonable”. Olcese cree que las empresas españolas han hecho sus deberes y están por ello en una mejor situación que muchos de sus competidores: “Además, el mercado español es atractivo por ser uno de los más liberalizados, contando con un sistema bancario estable: “Esto lo debemos claramente a la UE y sobre todo al apoyo financiero y moral de Angela Merkel en todo este tiempo”, dice el académico: “En cantidad de ayuda financiera y moral debemos estar agradecidos a la canciller”.

LA POLÍTICA DE AUSTERIDAD HA SIDO BUENA

En este sentido, Olcese cree que la crisis ha sido una buena lección para España: “Cuando uno tiene que ahorrar y luchar para sobrevivir, saca lo mejor de sí. Todavía nos falta recuperar ética y valores, pero ya vamos por el buen camino”. El intelectual cree que, 10 años después de la crisis, la democracia española es cada vez más fuerte y con ello podrá superar la tradicional escasa política de consenso: “Siempre hay ganadores o perdedores, una vieja visión la guerra civil que tenemos que dejar atrás”. Ahora que surgieron otros partidos, habrá que debatir y pactar: ”Esto es bueno”.

CON MÁS CRÉDITO EN EL MERCADO, HAY QUE SUBIR LOS SALARIOS

Olcese cree a diferencia de muchos economistas, que la política de austeridad de Merkel ha sido un éxito para España: “Nos hemos puestos las pilas”. Pero también se han establecido malas costumbres en algunas empresas durante este tiempo como las constantes altas y bajas de empleados en la Seguridad Social para no tener que hacerles indefinidos: “Veo todavía mucha precariedad en el mercado laboral.” Sin embargo, ahora que el crédito fluye otra vez -para él la mejor noticia para la economía española en 2019- advierte de un reto todavía pendiente: “Tenemos que tratar mejor a la gente con talento, sobre todo a los académicos”.

En los tiempos de crisis, la reducción de los costes laborales era “un atajo para salir de la crisis y ganar más productividad”; según él una equivocación, aunque quizás no había otra alternativa para muchas empresas. “Pero ahora que nos va mejor hay que cambiar el chip y empezar a ser más productivos por dentro”. Habrá que cambiar procesos de trabajo: “Muchas personas están desmotivadas y el rendimiento dentro de las empresas españolas es mejorable”, dice Olcese, elegido en 2010 por esta revista “Dirigente del año”, también por haber sido un exitoso consejero y asesor de empresas, entre ellas T-Systems de Alemania.

LA REFORMA LABORAL DEL PP ERA NECESARIA

“Creo que la reforma laboral lanzada por el Gobierno del PP ha sido necesaria, pero si abusamos de esta reforma no podremos superar la falta de inspiración y motivación que vemos en nuestra sociedad como consecuencia de la crisis”. Olcese apoya con toda su obra intelectual un camino hacia una economía más social que expresa también en su "Tratado sobre la Responsabilidad Social de la Empresa: propuesta para una nueva Economía de la Empresa Responsable y Sostenible", que fue el referente clave para la implantación de los instrumentos de la responsabilidad social en las grandes empresas españolas. Por todo ello también ve bien la decisión del actual Gobierno de subir el salario mínimo: “Es una señal”. Sin embargo, que ahora los funcionarios sean los primeros que disfruten de una mejora de sus sueldos es para muchos típico de un gobierno socialista.

LA ECONOMÍA SUMERGIDA SIGUE POPULAR, PERO MENOS

Con respecto al políticamente poco tratado tema de la economía sumergida, Olcese cree que se ha reducido en los últimos años: “Los controles ya son demasiado fuertes”. En una conferencia en Madrid hace unos meses, donde aparte de Olcese también participó Juan Carlos Aparicio, ex ministro de Trabajo, este cifraba la facturación en negro todavía en un 40% del PIB español. Olcese no considera que sea tan alto, pero reconoce que hay sectores donde todavía hay mucho cobro en negro como el sector inmobiliario: “Especialmente alquileres que muchas veces no se declaran”.

También la gastronomía y toda la economía de noche trabaja mucho en negro como confirma el músico profesional Jordi Pinyol en una entrevista con guiadeltrabajo.com: “El 99% de los conciertos en los locales se cobran en negro y la gente en la mayoría de los casos no está dado de alta en la Seguridad Social. Me sorprende que esto no interese a Hacienda”. Esta economía sumergida, da igual la dimensión exacta que tenga todavía, quita ingresos al estado que podrían ser invertidos en algo tan importante y deficitario como es la educación pública en España.

OLCESE APUESTA POR UNA REFORMA ADMINISTRATIVA Y EDUCATIVA

En este contexto Olcese apuesta por un pacto de estado para mejorar la calidad de la enseñanza, exige un mejor pago a los docentes y también mejores filtros y controles para llegar a algo tan importante como es la universidad o un título posgrado como el doctorado. Olcese, que es Académico Numerario de la Real Academia de Ciencias Económicas y Financieras (RACEF), cree que las universidades públicas ofrecen más calidad: “La educación privada se ha convertido en un negocio tremendo que muchas veces no mantiene lo que promete. Tenemos que reformar de fondo nuestro sistema educativo y reforzar el emprendimiento y la formación profesional”. Él mismo formar parte de una Comisión de Control en la Complutense para las tesis doctorales. Sin embargo, sobre la tesis de Pedro Sánchez no puede decir nada, no la ha leído, aunque le conoce personalmente: “Creo, a diferencia de lo que mucha gente piensa, que es una persona muy estructurada”.

SÁNCHEZ ES BUENO, PERO DEBE BAJAR IMPUESTOS

El economista, al que le encanta tomarse un Cola-cao con miel por las mañanas como desayuno, es uno de los pocos de su entorno que atribuyen a su gobierno capacidad económica: “El equipo es bueno”. Pero cree que los socialistas no tienen maniobra para cambiar gran cosa y se equivocan en querer subir los impuestos: “Hay que bajar las cargas fiscales para todas las rentas, sobre todo las de las familias con pocos ingresos. Además, hay que ayudar a las empresas a crecer con menos impuestos". Al mismo tiempo habrá que recortar en la administración pública, para que menos ingresos no supongan más deuda para el Estado: “Bajar impuestos es un riesgo igual al del empresario que sube sueldos, no sabemos seguro si la empresa va a invertir más si paga menos impuestos e igualmente no sabemos si el empleado trabajará más si recibe más remuneración. Pero son riesgos que tenemos que asumir, así funciona la economía”.