liderazgo

La metamorfosis de las oficinas

2020 ha cambiado la forma de organizarse de las empresas. Hace unos meses, nadie se planteaba cambiar quiénes podían trabajar en casa o cómo debían organizarse los espacios

08 DE febrero DE 2021. 08:40H Mario Talavera

4a68c9acaf21c061e4a9ddb77d6409a4.jpg

¿Trabajar desde casa? ¿Volver a la oficina? ¿Modelo híbrido? ¿Turnos rotatorios? 2020 ha cambiado la forma de organizarse de las empresas. Hace unos meses, nadie se planteaba cambiar quiénes podían trabajar en casa o cómo debían organizarse los espacios. La pandemia ha puesto sobre la mesa un nuevo reto para el mundo empresarial.

Las empresas, los trabajadores y los expertos coinciden: los avances del teletrabajo durante la pandemia son irreversibles. Ocho de cada diez trabajadores revelaron durante el primer mes del estado de alarma que había aumentado el teletrabajo en sus empresas. Asimismo, el Banco de España estima que tres de cada diez empleos podrían realizarse en remoto, por lo que es de esperar que el presencialismo vivido empezará pronto a formar parte del pasado.

Según ese informe, entre los sectores con más potencial para adoptar el teletrabajo son, precisamente, algunos de los que más lo están utilizando: las actividades financieras y de seguros, la información y las comunicaciones, o las actividades inmobiliarias. No obstante, no todo tiene que ver con la capacidad para dar espacio y herramientas a esos trabajadores para que realicen su labor desde casa. También hay que considerar los espacios en los que no solo se trabaja, entendido esto como una actividad individual relativamente mecánica.

La directora Ejecutiva de Arquitectura y Head of Occupier Solutions en Savills Aguirre Newman, Leyre Octavio de Toledo, explica a DIRIGENTES que “el futuro de la oficina es una incógnita”. A pesar de esa incertidumbre, lo que sí tiene claro es que “no vamos a volver a la normalidad de antes”.

Octavio de Toledo apunta que las empresas están observando que el valor de una oficina no consiste en que un trabajador acuda a su puesto de trabajo de 9 de la mañana a 5 de la tarde. “La oficina tal cual la tienen o la tenían ya no es eficaz”, reflexiona. En ese sentido, cree que la oficina está adquiriendo un significado distinto, sobre todo en un momento en que las circunstancias obligan a dar preferencia al teletrabajo: “Necesitas ir para compartir y colaborar”.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que el nuevo coronavirus continúa existiendo y las necesidades de las empresas pasan por adaptarse a la flexibilidad que se requiere. “Hay de todo, hay empresas que no han vuelto a trabajar de ninguna manera, algunas han vuelto de la manera más intensiva posible y, otras, haciendo turnos”, clarifica Octavio de Toledo. En ese sentido, identifica que uno de los propósitos de las empresas es que coincidan en la oficina personas que pueden colaborar entre sí.

De ese modo, considera que los dirigentes no muestran rechazo al teletrabajo. Al contrario, el 90% de los CEOs y directores de recursos humanos apuestan por un modelo híbrido, según una encuesta de Savills Aguirre Newman. Eso significa que “los trabajos individualizados y mecanizados pueden hacerse desde casa”. Y a la vez, “también hay muchas cosas que no se pueden hacer desde casa, como hacer piña, crear sinergias e innovar”, razona Octavio de Toledo.

“Dependiendo de cómo sea la empresa, necesitas que el modelo híbrido te dé unas cosas en el trabajo desde casa y que la oficina te dé otras”, puntualiza esta experta. Estas circunstancias obligan a que los espacios de trabajo también cambien, no solo la manera en que se hace uso de ellos. “El modelo consistía en muchas mesas individuales y operativas para cada trabajador”, ilustra. Ahora, aumenta la “importancia de los espacios donde se comparte”, como las terrazas, la cafetería o el comedor.

Y dado que el profesional no acude tan habitualmente a ellos como lo hacía antes, las empresas deben esforzarse por “generar un sentimiento de pertenencia”. En una época anterior en el diseño, se defendían espacios “eclécticos y minimalistas”. La tendencia ahora supone que los empleados perciban los mensajes y la identidad de la empresa. “La imagen de marca presente en el diseño se está transformando en un tema muy poderoso”, observa Octavio de Toledo.

A la larga, esto contribuye a que el talento permanezca en la empresa. “Se han dado cuenta de que en esta lucha por el talento se necesita compartir unos valores, un propósito y sentir que forman parte de lo mismo”, considera esta dirigente de Savills Aguirre Newman. Así, invita a las empresas a “generar espacios y lugares donde se innove y colabore con eficacia”. Incluso los empresarios tradicionales están evolucionando hacia un modelo que funcione por objetivos y no por horas. “Nos costaría mucho decirle a cualquiera que venga de 9 a 5 sin interactuar con nadie”, apostilla.

Monex Europe: "En Jackson Hole podremos ver las primeras pinceladas del tappering"