liderazgo

La oposición de Venezuela se reúne en un centro de negocios español

El representante de Juan Guaidó en España, Antonio Ecarri, es uno de los principales clientes de GSG Business Hub, grupo dedicado al alquiler de espacios en centros de negocios de alto standing. Unas instalaciones que ofrecen total hermetismo y que están ideadas para poder tomar decisiones tan transcendentales como el futuro político de Venezuela con total confidencialidad

06 DE octubre DE 2019. 00:00H Carmen

copia-de-pas-llo_41-216776_20190924132852.jpg

Discreción, exclusividad y ubicados muy cerca de los grandes núcleos de poder. Esta es la terna de requisitos que deben cumplir las instalaciones de GSG Business Hub. La compañía dedicada a la gestión de los centros de negocios 'premium' desembarcó en Madrid en el 2014 -año que coincide con el período de recuperación económica- con un objetivo muy claro: ofrecer un ambiente de reuniones de alto standing con una privacidad absoluta.

Hasta la fecha, la firma fundada y regentada por el venezolano Félix Arroyo ya cuenta con cinco inmuebles de estas características en la capital española. Todos se ubican en las calles más estratégicas del panorama económico-empresarial como son las zonas de Plaza España, Neptuno (próxima al Congreso de los Diputados) o la Plaza de Cibeles. A ellos hay que sumar el centro de la calle Serrano, la piedra angular de esta compañía.

Se trata de un espacio muy próximo a embajadas como la de EE UU o Ecuador, lo que le convierte en un lugar óptimo acorde con el valor añadido que ofrece GSG Business Hub: "estar cerca de las instituciones de poder". Precisamente este punto diferencial le ha valido para albergar en dicho edificio clientes tan distinguidos como el representante de Juan Guaidó en España, Antonio Ecarri. El enviado a este país por el jefe de la Asamblea Nacional de Venezuela ha visto en este sitio el lugar idóneo en el que reunirse con diferentes dirigentes económico-empresariales para hablar sobre las riendas del país latinoamericano.

Con un público objetivo dedicado en su mayoría al sector financiero, juristas o empresas dedicadas al sector tecnológico, el precio mensual de las salas oscila entre los 1.200 euros y los 5.000 euros. Cifra que incluye, además de los servicios de oficina tradicional, el acceso a clubes privados o reservas en restaurantes.

En este sentido, todos se encuentran en los distritos del centro, muy cerca de embajadas, consulados o empresas del Ibex 35, así como facilitarles el acceso a sus grupos de interés. "Nuestro cliente demanda eso", añade al respecto. En el momento actual, ya rozan los 200 clientes.

"Madrid concentra el 75% de las inversiones extranjeras que llegan a España", asegura a DIRIGENTES Arroyo. El Everis City Talent Index, que evalúa la capacidad de las ciudades para atraer, generar, desarrollar y retener talento a nivel europeo, sitúa a la capital en la novena posición. Un dato que desde GSG Business Hub refuerza aún más su postura. Al ser preguntado por la rentabilidad, Arroyo asegura que un centro como el de la madrileña calle de Serrano, amortiza la inversión en un período de tres años. Dicho retorno procede en un 33% del arrendamiento, mientras que el porcentaje restante de los servicios.

En este sentido, tres son los pilares sobre los que se asienta el negocio: ubicación, servicio cinco estrellas y la creación de una comunidad, a los que se añaden detalles cuidados al milímetro como los anteriormente citados. "La primera impresión nuca la puedes repetir", subraya Arroyo en alusión al esfuerzo que conlleva construir una imagen de credibilidad. Hasta la fecha, entre los planes de expansión de GSG Business Hub figuran la apertura de otros quince espacios más. Aunque no tienen concretadas sus localizaciones, tienen claro que éstas se van a producir manera escalonada y teniendo en cuenta el crecimiento orgánico de la compañía.

De este modo han diseñado un nuevo concepto de centro de negocios que persigue dar un giro a los tradicionales club privados a la vez que fomentan la creación de una comunidad de alto valor ambientada para ello. En sus paredes cuelgan obras de artistas como Joan Miró o Antonio Azzato. "Somos un segmento muy 'premium', por lo que o rechazamos nosotros porque no nos interesa o hay clientes que se van a precios más moderados", señala Arroyo.

BNY Mellon: "creemos que es momento para la gestión activa"