martes, 26 marzo 2019
ZONA PREMIUM
Liderazgo

La universidad corporativa, una oportunidad para las empresas

Se postulan como los focos de talento, innovación y multiculturalidad de las compañías

04 de marzo de 2019. 15:50h Mario Talavera
  • La universidad corporativa, una oportunidad para las empresas

Los cambios que se están produciendo en el mundo empresarial obligan a que los empleados evolucionen en la misma sintonía que ese entorno y que las propias empresas. Ante eso, la formación es esencial, y supone la principal baza de las empresas para enfrentarse a las exigencias de sus clientes.

Las empresas pueden desarrollarse a través de ese instrumento, de manera que el talento y la diversidad que conviven en una empresa puedan enriquecer sus propiedades. Ese es el punto de vista de Euroforum, integrador de soluciones de formación para empresas

El principal paso previo que necesitan afrontar las empresas es el de la digitalización, es decir, las universidades corporativas deben ser lo suficientemente eficientes para que las empresas les puedan sacar partido. Ese objetivo facilita la labor de logística y de coordinación de la empresa, pero también representa un punto a favor de la experiencia de los participantes.

Una vez hecho eso, Juan Vindel, CEO de Euroforum, cree que “la diversidad cultural es hoy en día uno de sus grandes retos”. De ahí que la universidad corporativa se presente como el punto de encuentro entre los talentos y capacidades de una compañía. “Acercar culturas y reforzar capacidades es necesario para afrontar el cambio con el fin de conseguir que todos remen en la misma dirección”, explica Vindel.

Así, la universidad corporativa no es solo la referencia para las empresas, sino que se han convertido “en el escenario de un continuo proceso de innovación que les ayuda a crear un modelo de negocio capaz de aportar valor extra a sus clientes”, aclara Vindel.

Es por ello que Euroforum pone el foco en la adaptación al cambio, de forma que se cree “un ecosistema de aprendizaje en el que se integre el trabajo individual y la socialización, el entorno multicultural y la cultura corporativa”.

Para ello, recalca la importancia de contar con profesionales, metodologías y espacios diseñados especialmente para formación. Una vez que la empresa cuente con esos condicionantes, será más fácil que se abra el diálogo y se fortalezcan los lazos entre los participantes.