sábado, 17 agosto 2019
ZONA PREMIUM
Liderazgo

"Las botellas de agua cada vez utilizan menos plástico"

Entrevista con la secretaria general de ANEABE, Irene Zafra

22 de mayo de 2019. 00:00h Mario Talavera
  • Image

La Comisión Europea se ha propuesto reducir el uso de plástico. De hecho, los plásticos de un solo uso estarán prohibidos a partir de 2021, mientras pretende que se alcance un 90% de reciclaje de las botellas de plástico. Sobre ese asunto, entre otros, DIRIGENTES conversa con la secretaria general de la Asociación Nacional de Empresas de Aguas de Bebida Envasadas (ANEABE), Irene Zafra.

¿A qué se dedica Aneabe? ¿Cuál es su objetivo?

Aneabe es una organización empresarial sin ánimo de lucro en la que están representadas prácticamente la totalidad de las empresas españolas que se dedican a envasar agua mineral. Nuestro objetivo es proteger los intereses comunes de la industria, del sector de aguas minerales y promocionar el agua mineral, hablar de sus cualidades diferenciales. Actuamos como portavoz del sector ante la administración pública y la población en general.

Lo que hacemos es un seguimiento de la legislación, de futuras iniciativas legislativas o políticas que pueden afectar al sector o a las empresas de aguas minerales. Con esto tratamos de defender los intereses comunes de la industria. ¿Podría asemejarse al funcionamiento de un lobby?

Es una asociación empresarial articulada y regulada. Nosotros formamos parte de la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), que a su vez está integrada en la CEOE. Eso en el panorama organizativo español. A nivel internacional, también estamos adheridos a una federación europea que se llama European Federation Bottled Waters (EFBW). Ahí están representadas las organizaciones nacionales de todos los estados miembros de la UE.

Los españoles no alcanzan la ingesta media diaria de agua necesaria. ¿A qué cree que se debe?

En España se consumen 130 litros por habitante al año de agua mineral. Si lo divides por días, apenas es un tercio de litro al día. Las autoridades sanitarias recomiendan ingerir dos litros de agua al día. Aunque existe una cultura de hidratación, hay que seguir insistiendo en extenderla. Cuando se habla de fomento de los hábitos saludables, en los que insisten los gobiernos, como son la obesidad o el sedentarismo, se habla de la actividad física o la dieta saludable, pero se olvida la hidratación. Creo que es un tema fundamental.

No es una ingesta tan baja. En un contexto europeo somos el quinto país de consumo per cápita y el agua mineral es la bebida que más beben los españoles. También hay otras bebidas que se consumen como los refrescos o la cerveza. La ingesta que recomiendan es de dos litros, que se puede ingerir a través de agua u otros líquidos o las comidas. Lo ideal es que se hiciera a través del agua. A través de las comidas se puede ingerir un 20% de las necesidades que tenemos según dicen los expertos.

El agua mineral natural es la que más predomina en el consumo. ¿Por qué predomina tanto sobre el agua de manantial o las aguas preparadas?

España, al igual que otros países, tiene muchísima cultura termal. El origen de esta industria está en los balnearios. Cuando los visitantes de los balnearios volvían a sus casas reclamaban a los dueños que les dieran botellas y así se originó la industria con el agua mineromedicinal de esos balnearios. Empezó a venderse en farmacias y luego con el desarrollo de la distribución comercial saltó a las tiendas de alimentación. Es esa cultura lo que hace que el agua mineral sea la que más se vende, que representa el 98% de la producción nacional. De hecho muchas plantas envasadoras están vinculadas a balnearios.

En relación a la sostenibilidad, desde Aneabe sostienen que los materiales que usan son 100% reciclables pero parece que van a necesitar innovar cada vez más para usar menos plástico. ¿Cómo encara el sector ese asunto?

La sostenibilidad ambiental siempre ha caracterizado a este sector. Precisamente porque envasamos agua y el agua mineral natural es pura en origen. Es sana y no recibe tratamientos, por eso estamos obligados a cuidar el entorno de los manantiales y la biodiversidad que hay en esos ecosistemas.

En cuanto a la gestión de los envases, utilizamos el PET, que es un tipo de plástico reciclable. Actualmente se están reciclando el 90% de las botellas de PET. Lo que se está diciendo por parte de la Unión Europea con respecto de los plástico es que se han impuesto unos requisitos por los cuales tenemos que usar un porcentaje de material reciclado en las botellas. Pero eso ya lo lleva haciendo el sector desde hace mucho tiempo y no nos va a suponer un gran esfuerzo. De hecho, en un compromiso medioambiental que aprobamos y consensuamos entre todas las empresas incorporamos unos objetivos de utilizar material reciclado por encima de lo que nos dice la Comisión Europea.

La directiva de plásticos de un solo uso limita el uso de determinados plásticos pero para las botellas nos han impuesto unos objetivos, por ejemplo de recogida del 90%, cosa que ya hemos alcanzado.

Según está explicando, desde su punto de vista el sector se ha adelantado a esas exigencias.

Sí, y además creemos que el PET tiene con unas propiedades muy positivas para el agua mineral. Cumple una legislación muy estricta de materiales en contacto de los alimentos. Es un material ligero, transparente, pero además se está reciclando. La innovación para nosotros es algo prioritario. Otro dato es que la utilización de plástico PET que usamos, se viene reduciendo un 40% en los últimos diez años. Esto se traduce en que las botellas son cada vez más ligeras para el mismo contenido y utilizan menos plástico.

Por ejemplificarlo, ¿cómo imagina que van a ser las botellas de agua de aquí a cinco años?

Tendrán más material reciclado. Es verdad que está habiendo líneas de investigación con otros materiales pero creo que el PET es un material excelente. Lo que podemos observar son botellas más ligeras y con un mayor contenido en material reciclado. Eso el consumidor no lo va a poder apreciar a no ser que se indique en la etiqueta porque la transparencia va a ser la misma y la calidad del envase será la misma.

Innovación va a haber, claro que sí. Pero de aquí al futuro cercano no creo que haya muchos cambios en los materiales.

En el contexto de cambio climático, con menos lluvia, con más fenómenos meteorológicos imprevistos, ¿creen que su sector se va a ver influido?

El agua mineral natural es un recurso minero renovable. Eso quiere decir que son aguas subterráneas, según se estipula en un Real Decreto, además de pasar un expediente administrativo más amplio. El tema del aprovechamiento del recurso está muy controlado y siempre hemos asegurado la sostenibilidad de estos recursos.

Las autoridades mineras y medioambientales lo controlan a través de distintas figuras, como un perímetro de protección que se establece alrededor del manantial. Se concede también un caudal óptimo de aprovechamiento que se mide atendiendo a la renovación del acuífero manteniendo su equilibrio natural, de modo que no se utilice más agua de la que entra. Esto puede cambiar dentro de muchísimos años pero mantenemos ese equilibrio. Por otro lado, las aguas minerales natural representan un 0,03% de las aguas subterráneas. Es un dato importante. Son aguas tan singulares que tienen que ser puras en origen y no necesitan ni reciben ningún tipo de tratamiento químico. Además, tienen una composición mineral constante. Reunir estas características no es habitual