martes, 26 marzo 2019
ZONA PREMIUM
Liderazgo

Las cuotas de género no convencen a las empresas

Siete de cada diez empresas considera que las cuotas no deberían ser obligatorias

07 de marzo de 2019. 14:22h Carmen Muñoz
  • Shutterstock

Las cuotas obligatorias de paridad de género dentro de los órganos directivos se han convertido en uno de los temas a debate en materia de igualdad en los últimos años. Una situación ante la que el Gobierno de Pedro Sánchez se ha planteado materializarla. Sin embargo, esta medida no termina de calar entre el tejido empresarial español.

La décimoquinta edición del informe 'Women in Business 2019', elaborado por la consultora Grant Thornton arroja que un 70% de los empresarios se posicionan en contra de establecer las cuotas obligatorias en la alta dirección. El rechazo deviene de considerar que se trata de una medida poco justa, a pesar de que un 15% las considera necesarias.

En su defensa alegan que se trata de una decisión que corresponde a las propias organizaciones y, por tanto, son ellas las encargadas de reducir "las limitaciones de la mujer en sus filas". Con todo ello, dicho porcentaje es un 10% inferior al registrado en la edición anterior. "Los empresarios son conscientes del problema y siguen queriendo solucionarlo por ellos mismos, de ahí que sigan rechazando las cuotas", añade la socia de Grant Thornton y encargada de presentar el estudio este jueves, Isabel Perea.

Tras cuatros años de estancamiento, dicho informe, realizado en base a una encuesta realizada a un total de 4.900 personas procedentes de 35 países, de las cuales 400 proceden de España, pone de manifiesto las mejoras significativas que se han llevado a cabo en materia de igualdad de género, sobre todo, en el último año. Durante 2018, la presencia femenina en la alta dirección española se ha incrementado en tres puntos porcentuales, hasta alcanzar el 30% del total, ligeramente por encima de la Unión Europea (28%) y del dato registrado a nivel global (29%).

Unos avances que también han quedado reflejados en la mejora que han experimentado las empresas de entre 20 y 500 empleados, en las que la mujer ya ocupa al menos un puesto de mando en el 87% de los casos. En 2012 esta cifra era del 67%. En este sentido, Comunidad de Madrid (75%), Andalucía (75%), Cataluña (80%), Galicia (92%) y País Vasco (66%) son algunas de las comunidades autónomas más implicadas. "El coste de oportunidad de no apostar por equipos directivos mixtos, en términos de retorno sobre los activos, supone una pérdida de casi 580.000 millones de euros en los 35 países analizados", resalta Perea.

El acceso igualitario a las oportunidades laborales (44%), el trabajo flexible (56%) o la creación de una cultura más inclusiva y diversa (40%) son algunas de las iniciativas que se promueven desde las empresas para fomentar mayor igualdad. Una lucha que se sigue viendo empañada por factores como la maternidad (49%), la falta de conciliación (47%) o una cultura dominada por hombres tanto en el sector (47%) como dentro de la propia empresa (45%). "Lo ideal sería que a partir de esta reactivación no se dieran pasos atrás que revirtieran la situación. No hay que cesar en el empeño ni caer en la autocomplacencia", sentencia la autora de Grant Thornton, Autora Sanz.