liderazgo

Los millennials aseguran que su trabajo es más difícil que el de sus padres

Por su parte, al 40% de sus padres les gustaría que sus hijos fueran económicamente independientes a partir de los 25, según una encuesta elaborada por Linkedin

06 DE octubre DE 2019. 00:00H mano de obra

shutterstock-275800256_41-106433_20181217174143.jpg

El 35% de los españoles afirma no cumplir estrictamente con las horas estipuladas en su contrato laboral. Este es uno de los datos que se desprende de la última encuesta realizada por el portal de empleo Linkedin, que analiza cómo ha cambiando el entorno laboral de los millennials respecto a su anterior generación.

Los jóvenes ven grandes desemejanzas respecto a sus predecesores. Para seis de cada diez de ellos, la mayor diferencia está en las habilidades técnicas necesarias para desempeñar su puesto de trabajo, pero también en la dificultad del empleo: el 60% está convencido de que su trabajo es más difícil de desempeñar que el de sus padres.

No obstante, también se desvela la opinión de los padres, que pertenecen a la denominada Generación X. A 4 de cada 10 de ellos les gustaría que sus hijos fueran económicamente independientes a partir de los 25. Y es que, las comidas y las vacaciones familiares junto a las tarifas de móvil del 15% de los profesionales las siguen pagando sus padres. Por su parte, sólo la mitad de los progenitores españolas sabe a qué se dedican exactamente sus hijos.

¿Cuál es su mayor motivación para seguir en el trabajo?

La encuesta muestra otros datos de interés sobre las preferencias de los millennials en su trabajo. Por ejemplo, el 80% admite que la mayor motivación para salir mejorando en su carrera profesional es conseguir un trabajo mejor.

A su vez, casi la mitad de los ellos considera "confortable" un sueldo anual de entre los 30.000 y los 49.000 euros. En materia de experiencia, la amplia mayoría de españoles, concretamente un 90%, declara haber aprendido sus habilidades profesionales después de los estudios superiores.

Molina (etoro) - Nuestro Ibex está obsoleto