liderazgo

"Los servicios digitales han venido para quedarse"

Los servicios digitales se están convirtiendo en un activo fundamental de cada vez más compañías del tejido empresarial mundial en el camino hacia la transformación digital. Tecnologías como SAP y OpenText se encuentran revolucionando la gestión empresarial de todos los sectores económicos. Para conocer la situación del mercado, DIRIGENTES habla con Carlos de Pedro, CEO y cofundador de Stratesys, multinacional líder en esta materia con presencia en Europa (España y Portugal), USA, Latinoamérica (Brasil, Chile, Colombia y México) y Asia (China).

06 DE octubre DE 2019. 00:00H Manuel Gutiérrez

cpg-2-1_41-205711_20190828082916.jpg

¿Cuál es el estado actual del mercado de los servicios digitales?

El mercado actual es tremendamente activo. Casi todas las compañías están acometiendo proyectos de transformación digital y nosotros estamos teniendo una alta demanda de este tipo. Son planes un poco diferentes, donde la tecnología y la metodología son factores importantes, que tienden a transformar las compañías. Con lo cual, la gestión del cambio también es muy importante.

¿De qué manera acompañan a las empresas en el camino a la transformación digital?

Nosotros les acompañamos desde los diferentes estados. El camino hacia la transformación digital empieza por decidir qué quieren hacer. Desde una primera fase de conceptualización, cuando hay compañías que quieren abordar un proceso de transformación digital y necesitan definir por donde empezar, necesitan establecer prioridades, conformar un marco de proyectos, hasta conceptualizar el propio proyecto o el desarrollo del mismo. Es importante empezar por metodologías como el design thinking, donde ayuda a entender cuáles son los objetivos, ayuda a ponerte en los zapatos o en la piel de hacia quién va pensada esa solución, ya sea un cliente interno o externo de la compañía. ¿Qué es lo que esa organización está buscando? ¿Qué es lo que valora de sus productos o servicios? ¿Qué es lo que valora de cómo hace las cosas? Empecemos por ahí y a partir de eso tracemos cuál es la mejor solución tecnológica.

Hablamos de desarrollo de proyectos cuando entran las tecnologías a trabajar y hay que construir soluciones que sean escalables para atender a colectivos grandes que pueden ser de empleados, que pueden ser de clientes de las compañías. Entonces, les acompañamos desde la conceptualización hasta la implantación y la gestión del cambio de esas soluciones.

¿Qué potencial tiene España en este mercado?

Yo distinguiría desde el punto de vista de las compañías que se encuentran en España y el sector que puede ayudar a la transformación digital de todos los clientes. En el segundo de los casos, que es el nuestro, considero que España puede jugar un papel muy importante. No sólo en el mercado español, sino que deberíamos plantearnos como objetivo ser un referente al menos a nivel europeo. Para ello hacen falta varias cosas. Son necesarios más profesionales capacitados en este tipo de tecnologías y metodologías. Hace falta por tanto que los centros formativos y educativos giren y potencien la formación en este tipo de tecnologías. También es preciso que las compañías que nos dedicamos a esto tengamos el atrevimiento de salir más hacia Europa y convertirnos en un centro nearshore donde podamos ayudar a compañías europeas, ofreciendo servicios de alto valor añadido, alto impacto, desarrollando una industria sólida. Para esto necesitamos también cierto apoyo de las instituciones públicas para que, desde fuera, se vea la Marca España como una marca sólida y así acompañar a cliente franceses, alemanes, ingleses, suecos, países que nosotros pensamos que pueden estar más desarrollados, pero que le podemos aportar mucho, no sólo a nivel de conocimiento sino a nivel de competitividad.

¿Qué ventajas competitivas aporta tener un software de gestión empresarial?

El software de gestión empresarial en sus múltiples facetas es una necesidad de todas las compañías. Hoy las compañías no se pueden gestionar sin tecnología y la tecnología o mucha de la tecnología se ha estandarizado, es decir, se puede utilizar un software que exista para cubrir requerimientos y necesidades que muchas veces son comunes. Hay que saber encontrar el equilibrio entre dónde una personalización de una solución o una herramienta es necesaria para mi negocio y dónde la herramienta tal cual está definida es perfectamente válida. Estas herramientas son una necesidad en todas las industrias, en todos los sectores y en las compañías de todos los tamaños. No somos partidarios del café para todos, con lo cual, no son las mismas soluciones para todos pero dentro de este ámbito de soluciones sí que hay soluciones para todos.

¿Cómo elaboran desde Stratesys la hoja de ruta para implantar estos servicios en una empresa?

Depende de la compañía. Hay compañías que quieren que les ayudemos en el proceso de conceptualización, es decir, en qué quieren hacer, por dónde quieren empezar. Estamos hablando de muchas tecnologías, de muchas posibilidades. Hay compañías que nos piden que les ayudemos en una iniciativa muy específica y muy concreta de uno de estos tipos, otras nos piden que les ayudemos en varias, y otras nos piden que les ayudemos a identificar y a priorizar las iniciativas. Hay distintas formas de acompañar a nuestros clientes. Depende mucho de su grado de madurez, del grado de reflexión interna que hayan realizado sobre el proceso de transformación y del grado de desarrollo que tengan. Una vez que se ha decidido lanzar una iniciativa concreta, nosotros les ayudamos desde la fase de conceptualización ya aterrizada a un área concreta, diseño, desarrollo de la solución... Todo lo que tenga que ver con la gestión del cambio, que es fundamental.

¿Cuál es la cultura propia de Stratesys?

Desde que empezamos Stratesys hace 22 años, teníamos claro que queríamos tener unas señas de identidad diferentes respecto a las compañías que conocíamos. Empezamos por pensar una compañía más humana y más cercana, no solo con nuestros empleados sino también con nuestros clientes. Nosotros, desde hace mucho tiempo, practicamos una cultura de open spaces. No hay despachos de directivos, no hay salas cerradas, sino que todo el mundo trabaja y colabora. Nuestros teléfonos móviles están accesibles, nuestros clientes nos llaman y contactan directamente con la alta dirección de la compañía sin ningún problema. Somos una empresa que ha favorecido el intraemprendimiento. Es decir, ha favorecido que haya personas con talento que hayan sido capaces de tener un proyecto propio dentro de la compañía y creo que este es uno de los secretos del éxito. Hablamos de una cultura de talento. Nos hace especialmente felices cuando un ex empleado decide volver.

¿En qué sectores económicos tienen mayor presencia?

Nosotros trabajamos, en general, en prácticamente todos los sectores: telecomunicaciones, energía, life science, industria química, sector industrial, sector servicios, sectores de infraestructuras, servicios financieros... Si tuviera que seleccionar los cuatro con los que más asiduamente trabajamos serían telecomunicaciones, energía, industria y el sector consumo. Ahora mismo hay un sector que está creciendo porque hemos desarrollado una solución precisamente para ayudar en el proceso de transformación digital, que es el sector de life science, es decir, lo que viene siendo el sector químico-farmacéutico, aunque afecta también algo del sector consumo. Hemos desarrollado una solución que tenemos certificada a nivel mundial y de la que ya tenemos clientes, yo diría que en varios continentes. Tenemos compañías muy importantes a nivel global trabajando sobre esta solución que les ayuda a hacer la transformación digital en sus departamentos de calidad, digamos, en la gestión de la calidad en los sectores altamente regulados. Es decir, un sector que lo que produce es algo que el ser humano ingiere, sea comida o sean unas pastillas, unas medicinas... es un sector altamente regulado, es decir, evidentemente tiene que tener mucho control de qué estoy produciendo y qué estoy poniendo en manos del consumidor.

Habla de que estas iniciativas y servicios se pueden aplicar a todos los sectores económicos pero, ¿también se puede aplicar a todo el tejido empresarial? ¿Tanto a grandes empresas como a Pymes?

Lo que no queremos es el café para todos. Eso significa que la respuesta es sí, pero no de la misma forma. Ni de la misma forma para todas las industrias, ni de la misma forma para todos los tamaños de empresa. No es lo mismo una gran empresa, un Ibex 35 por ejemplo en España, que una pyme, y dentro de una pyme, si estás más en la parte ‘p’, de pequeña, o la parte ‘me’, de mediana. En cualquier caso, la transformación digital es algo para todos. Evidentemente, es un proceso que han empezado antes las compañías más grandes porque típicamente tienen más capacidad de inversión y más visión a medio plazo, pueden tener más visión a medio plazo, pueden dedicar más recursos a ver hacia dónde está yendo la industria o yendo el mundo. Entonces típicamente son las primeras. Pero esto es para todas las industrias.

Para acabar, ¿llegará el momento en el que este tipo de servicios sean indispensables para las empresas?

Yo diría que ya lo es. Ya ha llegado ese momento. No diría que las empresas sólo consumen este tipo de servicios, pero hay muy pocas empresas que no consuman este tipo de servicios y muy pocas empresas que no hayan iniciado procesos de transformación digital. Transformación digital es un concepto muy amplio y quizá lo hemos utilizado tanto que lo hemos banalizado. Pero es un concepto que incluye muchas cosas. Por ejemplo, desde el punto de vista tecnológico, es todo lo que tiene que ver con la nube, Internet de las Cosas, Inteligencia Artificial, movilidad... Por lo que es muy rara la compañía que no esté haciendo proyectos en alguna de esas áreas, lo que no significa que estemos cerca del punto de llegada. Esto es un proceso que va a tomar años y que las compañías van a necesitar seguir invirtiendo y seguir adoptando tecnologías. Los servicios digitales han venido para quedarse. No van a ser una moda pasajera. Han venido para ayudar a las compañías en un proceso de transformación que es intenso, que es profundo, y que hay que afrontar con paso decidido pero que no finaliza en un año ni en tres.

Inversis: "Vemos rentabilidades atractivas en algunos tipos de préstamos privados corporativos"