liderazgo

Momento para la responsabilidad

los bancos, que sirven como catalizador de la financiación que necesitan los negocios en un momento en el que las ventas se reducen a su mínima expresión

23 DE septiembre DE 2020. 08:59H Dirigentes

0476d97e8cd7e39b92878ecb582f4659.jpg

La crisis del nuevo coronavirus demanda una actuación firme y solidaria, tanto de la parte pública como de las empresas. Lo mismo sucede con los bancos, que sirven como catalizador de la financiación que necesitan los negocios en un momento en el que las ventas de los negocios se reducen a su mínima expresión. Por ello, CaixaBank mantiene su compromiso de seguir haciendo banca desde la responsabilidad.

Cualquiera puede imaginar lo que ocurre cuando el maquinista de un tren divisa un obstáculo y se ve obligado a accionar la palanca del freno de emergencia. Algo similar es lo que ha sucedido en la actividad económica de todo el mundo que, ante la emergencia sanitaria que supone la pandemia del nuevo coronavirus, se ha visto obligada a detenerse en seco.

En este caso, paralizar la economía es el mal menor que sirve para intentar evitar daños humanos más graves. No obstante, el tejido empresarial sufre las consecuencias de una frenada abrupta. En particular, las principales víctimas de la hibernación de la actividad son las pequeñas empresas, los autónomos y las familias más vulnerables.

Por ello, la responsabilidad social y empresarial aparece como una válvula de escape que ayude a paliar los efectos de la pandemia. Es el caso de CaixaBank, que desde el comienzo de la crisis se mantiene al lado de sus clientes, accionistas, empleados y del resto de la sociedad, de manera que la economía pueda reactivarse cuanto antes una vez pase la situación actual.

La lista de acciones que está llevando a cabo el banco abarca una amplia variedad de sectores, en base a su compromiso de hacer banca socialmente responsable. En el caso de los pequeños negocios, se ha puesto en marcha una línea de 25.000 millones de euros en préstamos preconcedidos, dirigida a autónomos y pymes.

440.000 autónomos, 115.000 microempresas y más de 50.000 pequeñas empresas clientes de CaixaBank pueden acogerse a esta línea que ofrece financiación para hacer frente a sus necesidades, con la ventaja de que no se requiere documentación adicional y la tramitación es inmediata. Este plan se extiende al pequeño comercio, con puntos concretos como una financiación específica, bonificación de comisiones por TPV, así como la puesta a disposición de una solución tecnológica que pretende impulsar la venta online.

Apoyo a los mayores

Uno de los colectivos más vulnerables ante la pandemia es el de los mayores. Más de 1,8 millones de pensionistas pueden recibir sus pensiones desde el día 15 de cada mes, lo que forma parte de una serie de medidas especiales que sirven para atender de manera prioritaria a los mayores de 65 años. Asimismo, se ha establecido la organización de citas previas para facilitar la retirada en efectivo de la pensión.

Otra de las medidas destinadas a ayudar a los clientes jubilados de CaixaBank es no devolver los recibos de servicios básicos, incluso aunque la cuenta esté en descubierto. Por otro lado, al tratarse de una situación excepcional, se ha tomado una iniciativa solidaria para contactar por teléfono con los clientes del banco mayores de 75 años, no solo para resolver sus dudas sobre los servicios financieros, sino también para prestarles apoyo y atención en estos momentos.

Familias y colectivos vulnerables

La desprotección es aún mayor para quienes han perdido su empleo, se han visto afectados por ERTEs o , en el caso de los autónomos, han cesado o disminuido su actividad. Como ayuda a estos colectivos, CaixaBank condona el alquiler en aquellas viviendas que son de su propiedad durante el tiempo en el que siga en activo el estado de alarma.

Asimismo, el Gobierno aprobó una moratoria hipotecaria prorrogable hasta el pasado mes de septiembre, si bien CaixaBank ha dispuesto extenderla se hayan visto afectados por el COVID-19. Se trata de un trámite que puede realizarse online, como tantos otros que están disponibles a través del servicio de banca online CaixaBankNow, que ha sido reforzado para estas fechas.

En una acción conjunta de la Fundación “la Caixa” y CaixaBank, se ha impulsado la campaña “Ningún hogar sin alimentos”. Se trata de una recaudación de alimentos y fondos que se utilizarán para cubrir las demandas derivadas de la actual crisis sanitaria y social. De ese modo, la entidad canalizará la ayuda ciudadana para apoyar a los Bancos de Alimentos, con una aportación inicial de la Fundación “la Caixa” de 100.000 euros.

Empleados

Las oficinas bancarias han sido incluidas entre los servicios públicos esenciales que deben permanecer abiertas. CaixaBank ha tomado medidas de prevención para su red comercial, de manera que permite a cada oficina organizarse en función de las circunstancias de sus profesionales. Entre esas medidas de organización, se favorece la flexibilidad horaria, además del establecimiento de turnos de trabajo presencial y teletrabajo.

Cuatroochenta: "BME Growth será una vía más de financiación para la compañía"