liderazgo

Naturgy se vuelca con la economía circular

La multinacional energética refuerza su compromiso con el cambio climático y la protección del medio ambiente, con la transición energética por bandera.

27 DE septiembre DE 2021. 13:41H Dirigentes

17d67994df913b2a590767d17a2f95aa.JPG

La pandemia de CO-VID-19 y la emergencia climática son los grandes desafíos a los que se enfrenta la sociedad del siglo XXI. El primero parece estar controlado con la llegada de la vacuna, mientras que, en el segundo, el proceso resulta mucho más complejo, ya que requiere de la suma de muchos esfuerzos, tanto individuales como colectivos. Precisamente, ahí es donde entran en juego la disposición y el interés de gobiernos, organizaciones y empresas por dejar un mundo mejor a las siguientes generaciones.

En este escenario, las organizaciones del sector eléctrico y gasista desempeñan un papel destacado, ya que son las responsables de liderar la transición energética. En el panorama nacional se encuentra Naturgy, desde la que aseguran que esta situación les brinda una “oportunidad única para transformar la compañía y contribuir de manera firme y sostenida a la descarbonización de la economía”. “La gestión responsable del medio ambiente es uno de los valores fundamentales deNaturgyy eje principal de nuestra estrategia. Siempre ha sido así, pero en estos momentos de especial trascendencia para el sector energético, en particular, y para toda la sociedad, en general, reforzamos más, si cabe, nuestro compromiso con la lucha contra el cambio climático y la protección del medio ambiente”, señalan.

Su objetivo pasa por convertirse en actor principal de la transición energética hacia un modelo de economía circular, baja en carbono y digital, centrada en el impulso de las energías renovables.

El cambio climático y la transición energética, necesaria para combatirlo, son prioridades estratégicas y motores fundamentales para llevar a cabo la transformación de la compañía hacia un modelo de desarrollo sostenible e inclusivo, que no deje a nadie atrás.

En este marco de transición, Naturgy tiene como una de sus principales ambiciones la de convertirse en una empresa con emisiones netas cero a 2050 y, en este sentido, el Plan Estratégico recién aprobado para el período 2021-2025 contempla una senda de reducción de emisiones alineada con los objetivos basados en la ciencia, para los escenarios de temperatura del 1,5ºC o por debajo de 2ºC tal como establece el Acuerdo de París.

La estrategia para conseguirlo está apalancada en el convencimiento de que la transición energética es una oportunidad que les permitirá incrementar de manera sustancial la capacidad instalada de generación renovable, -pasando de los casi 5 GW operativos a día de hoy a los más de 14 GW previstos para diciembre de 2025-, aumentar la electrificación en aquellos usos que tenga sentido, aprovechar el potencial del gas natural para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero como energía de transición, mejorar la eficiencia energética a lo largo de la cadena de valor e impulsar el gas renovable.

La apuesta por los gases renovables

Una de las líneas estratégicas de Naturgy en economía circular son las iniciativas que está llevando a cabo en materia de gases renovables, con el fin de impulsar este nuevo vector energético.

Su Plan Estratégico 2021- 2025 recientemente anunciado estima destinar una parte de los 14.000 millones de euros de inversiones del periodo a nuevos negocios, como el gas renovable o el hidrógeno.

Actualmente, el 95% de las redes de gas de la distribuidora de Naturgy ya están preparadas para el gas renovable y el hidrógeno, y cuenta con 98 proyectos en estudio para la inyección de biometano en la red, con una capacidad de producción de más de 75 GW/año. El objetivo es que la cifra aumente de manera exponencial, llegando a una capacidad de producción de más de 2.900 GWh/año en 2025, lo que podría suponer la creación de más de 2.500 empleos entre directos locales e indirectos. La compañía prevé la inyección de más de 1TWh de gas renovable en la red de gas en España en 2025.

El pasado mes de junio, Naturgy se convirtió en la primera empresa en inyectar gas renovable procedente de vertedero en la red de distribución de gas de España. Este hito muestra la apuesta de la compañía por la transición energética y la sitúa a la vanguardia en innovación para desarrollar este nuevo vector energético, que contribuirá de forma significativa a la descarbonización del sistema energético del país.

La planta de gas renovable, situada en el Parc de l’Alba de Cerdanyola del Vallés (Barcelona) junto al vertedero de residuos Elena, es una demostración de la capacidad de la multinacional energética para llevar a cabo este tipo de proyectos gracias a la fortaleza de su red de distribución, que está preparada para distribuir gases renovables por las inversiones realizadas en los últimos años, la infraestructura gasista existente en España y su contribución a la seguridad del suministro.

Naturgy tiene como objetivo que en 2050 todo el gas que circule por sus redes sea de origen renovable. La compañía está digitalizando toda su infraestructura de distribución con la vista puesta en la entrada masiva de gases renovables.

Además, Naturgy ha presentado cerca de un centenar de proyectos tractores destinados a la transición energética dentro de los planes para la recuperación económica impulsados por la Unión Europea. Estos proyectos identifican oportunidades de inversión por valor de 13.800 millones de euros y entre los mismos destacan la principal planta de hidrógeno de España en La Robla (León) y otros proyectos de gas renovable en Cataluña, Castilla y León o Asturias, entre otras regiones.

En lo que se refiere al hidrógeno verde, Naturgy lleva años investigando su desarrollo. Entre los proyectos en este ámbito destacan los que está estudiando con Enagás.

Por una parte, un proyecto para producir hidrógeno verde desde un parque eólico marino flotante de 250 MW y otro terrestre de 100 MW en Asturias, para consumo de la industria ubicada en esta Comunidad Autónoma. El proyecto figura como candidato a proyecto de interés común europeo (IPCEI) y permite la generación de ese hidrógeno verde aprovechando recursos energéticos autóctonos para obtener más valor añadido.

También con Enagás está trabajando conjuntamente para impulsar en León, en La Robla, la mayor planta de hidrógeno de España, con el objetivo de producir hasta aproximadamente 9.000 toneladas al año de hidrógeno renovable, a partir de una planta fotovoltaica de 400 MW y un electrolizador de hasta 60 MW, para cubrir consumo local, inyección a red gasista y posibilitar una futura exportación hacia el noroeste de Europa.

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"