viernes, 16 agosto 2019
ZONA PREMIUM
Liderazgo

"Nos hemos pasado con las infraestructuras en España"

Entrevista al CEO de la Asociación Ibérica de Viajes de Negocios (IBTA), Juli Burriel

06 de mayo de 2019. 00:00h Carmen Muñoz
  • Image

Con un volumen de facturación cercano a los 20.000 millones de euros, el turismo de negocios se erige como uno de los nichos del sector con un gran potencial. Una cifra que sirve de espejo para medir la evolución de la economía nacional y que, a su vez, refleja la competitividad de algunas ciudades españolas como destino para celebrar eventos. DIRIGENTES charla con el CEO de la Asociación Ibérica de Viajes de Negocios (IBTA), Juli Burriel, quien nos da pistas sobre la situación de este segmento de la industria turística.

Recientemente ha tenido lugar la segunda edición de ExpoTurismo de Negocios en Madrid. ¿Qué se ha mejorado respecto a la edición anterior?

Hemos procurado mejorar todo. Llevamos doce años haciendo el Congreso Nacional de Business Travel que se celebraba en el marco de Fitur. La idea ha sido mejorar los programas de los compradores para que se comprometan a venir de una manera más fácil. El año pasado nos dimos cuenta de que el stand era como una barrera y por eso en esta edición hemos diseñado un nuevo concepto en formato networking más diáfano que permite una mayor interacción.

¿Qué se podría mejorar en infraestructuras en España?

En una escala del uno al diez, España está de doce. Nos hemos pasado de preparados. Personalmente, no hace falta tener aeropuertos en todas las ciudades ni un palacio de congresos de 2.000 personas en una ciudad como Oviedo que solo se llena una vez al año. Mantener un edificio cuesta mucho dinero.

A nivel de giro empresarial, hemos aprendido, pero tenemos que mejorar la seriedad y la ética. Las empresas internacionales se traen hasta el catering de fuera. Esto ocurre porque no somos competitivos respecto a otros países. Un intermediario tiene que ser transparente y mostrar el precio de los servicios que da. En España esa situación todavía no se da. Hay opacidad total pero se está resolviendo gracias a las nuevas tecnologías.

Profesionalización, transparencia, ¿algún reto más?

Mejorar cada día. Hay que intentar hacer las cosas bien y, sobre todo, tener mucha ética. La figura del travel manager es indispensable porque las cosas no salen por sí solas y, por tanto, su función es de control. Se debería cuidar al trabajador de la misma forma dentro de la oficina que cuando viaja. Recursos Humanos no se mete tanto como debería en los viajes de negocios.

¿La inestabilidad política que sufre Cataluña ha afectado al Turismo MICE?

A nivel nacional mucho. En Cataluña el turismo de reuniones bajó y se ha pasado por alto, sobre todo, el de empresas españolas que van a Barcelona pero no en las compañías de fuera. Por regla general, este tipo de viajes no se ve afectado a no ser que se trate de un acontecimiento mucho mayor. De hecho, la 'guerra del taxi' le ha afectado más que la situación política.

En el momento actual existe una clara diferencia entre ciudades como Madrid, Barcelona, Málaga y Valencia donde la presencia de este tipo de turismo es mayor, polarizando la situación. ¿Cómo podría solucionarse?

Cualquier capital de provincia tiene capacidad para movilizarse a nivel MICE. Lo que no pueden hacer las empresas españolas es organizar un evento en el mismo sitio de siempre, pero no lo saben hacer. Esto denota falta de presupuesto, conocimiento y gestión. Porque o bien no saben hacerlo o no tienen dinero para ello. No se lo toman en serio, pero si que se gastan el dinero en infraestructuras. España tiene gente muy buena en las ciudades clave. Valencia ha subido al ranking porque han abierto cuatro nuevas rutas aéreas, pero hay que tener buena conexión.

Antes de ejecutar hay que asimilar quienes somos y quienes son tus competidores porque no se puede rivalizar con Londres, París o Nueva York. Igual Barcelona o Madrid, pero otras capitales de provincia no. En estos casos, lo primero que hay que hacer es enfocarse en pequeños objetivos para ir ampliando el rango. Construir un auditorio, un hotel y un aeropuerto no hace a una ciudad estar preparada. Eso hace mucho daño.

¿Cuáles son las soluciones tecnológicas que van a tener más tirón?

Sin lugar a dudas, las herramientas de software en gestión. Hasta ahora teníamos una única herramienta, pero hemos podido mejorar gracias a las aplicaciones móviles. En los últimos años han aparecido nuevas agencias de viajes pero basadas en empresas tecnológicas. Esa es la gran revolución. Por otro lado también está la parte de movilidad corporativa terrestre.

Por otro lado tenemos el sistema NDC que permitirá hacer las reservas de avión de una manera más simple y visual y que está sustituyendo al tradicional GDS.