liderazgo

“Poner en valor la igualdad de oportunidades conlleva ventajas competitivas”

Entrevista a Belén López Yeste, Directora Financiera de GEFCO España

11 DE marzo DE 2020. 15:54H Isabel Garrido

209d876feccf763485a7015497045a3d.PNG

El 85% de las españolas considera que todavía existe una desigualdad real entre el hombre y la mujer. Así se desprende de un informe elaborado por la ecommerce de belleza Birchbox sobre la percepción de las mujeres de los estereotipos actuales y los derechos de la mujer. Una temática que estos días ha vuelto a cobrar visibilidad con motivo de la celebración del 8-M y las protestas feministas que este domingo volvieron a cubrir de morado las calles de las principales ciudades españolas.

El sondeo con el que trabajó la ecommerce tuvo en cuenta la opinión de más de 5.000 mujeres de entre 18 y 60 años, que señalan que en el ámbito laboral la desigualdad es todavía mayor. El 90% de las encuestadas considera que “la mujer sigue estando menos reconocida que el hombre”, una resistencia que pervive principalmente en el terreno empresarial, financiero, político y deportivo. No obstante, pese a estas cifras negativas, en el seno de las compañías de automoción y logística, ocupados tradicionalmente por hombres, el nombre de Belén López Yeste tiene una relevancia especial. Después de haber desarrollado su carrera profesional en compañías internacionales de distintos sectores, desde hace poco más de medio año ocupa el cargo de Directora Financiera de GEFCO España.

López Yeste explica que aunque su experiencia ha sido positiva, no ha sido ajena “a las barreras que tenemos que superar las mujeres en el camino hacia puestos de alta dirección”. En este sentido, considera que se encuentran ante dos tipos: “por un lado, las externas, como pueden ser la falta de visibilidad, ciertos prejuicios heredados sobre las capacidades profesionales o el acceso de mujeres a puestos estratégicos históricamente masculinos; y por otro lado, las barreras internas, relacionadas principalmente con la maternidad, la flexibilidad empresarial y el equilibrio entre la vida profesional y personal, factores que influyen notablemente en el ascenso de las mujeres a los puestos directivos en las empresas.