miércoles, 16 octubre 2019
ZONA PREMIUM
Liderazgo

Entrevista a Carlos Blanco, fundador de la incubadora Nuclio Venture Builder

13 de octubre de 2019. 00:00h Manuel Gutiérrez
  • Image

Carlos Blanco es emprendedor e inversor en startups tecnológicas. Fundador de la incubadora Nuclio Venture Builder, del fondo de capital riesgo Encomenda Smart Capital, de la aceleradora Conector Startup Accelerator. Entre sus participadas como emprendedor o inversor están Glovo, Deporvillage, Housfy, Holded... Blanco habla con DIRIGENTES para conocer un poco más cuales son las claves para ser un emprendedor de éxito.

Nos encontramos en el Rebuild 2019. ¿En qué momento se encuentra el sector de la construcción?

Es un sector muy grande pendiente de digitalizar. Para el mundo de la startup es una buena oportunidad, un sector que mueve mucho dinero y con poca tecnología. Con lo cual, es un momento con oportunidades para que los emprendedores puedan hacer proyectos vinculados con este sector.

¿Por qué los inversores vuelven a interesarse por este sector?

Los inversores en startups tecnológicas invierten en todo tipo de cosas. El sector proptech ha ido subiendo en inversiones los últimos años, pero nosotros somos agnósticos. Ahora invertimos en fintech, mañana en proptech, pasado en healthtech -tecnología aplicada a la salud-... Nuestro deber es invertir de forma diversificada en todos los sectores. Sólo que hasta ahora, con el peso que había en el sector de la construcción y el sector inmobiliario, no había startups buenas que pudieran ser invertibles.

El sector, dentro de la economía global, tiene un peso importante, y ahora empiezan a aparecer startups. No es un tema de que invirtamos por moda, sino que ahora hay empresas interesantes, y el hecho de que ya nazcan compañías que van teniendo rondas importantes ayuda mucho a que el mercado se esté dinamizando.

A la hora de buscar inversores para una startup, ¿qué puntos clave debería tener en cuenta un emprendedor?

Lo primero que un emprendedor tiene que saber son las diferentes fases de inversión. En una primera fase hay que acudir a inversores privados y business angels y, cuando la compañía está un poco más avanzada, acudir a fondos de capital riesgo.

El fondo lo que mira primero es un buen líder, un buen equipo y que el tamaño de mercado sea interesante. No nos obsesionamos con la idea o el producto porque en general se tiende a cambiar muchas veces. Lo que necesitamos es que esas personas tengan capacidad para hacer esos cambios y es lo que más miramos. Preferimos emprendedores con experiencias que no emprendedores súper jóvenes sin experiencia. Hay una falsa creencia de startup tecnológica y jóvenes y eso no es correcto. La edad media del emprendedor de éxito está por encima de los 40 años y el inversor busca que ese emprendedor tenga experiencia en saber hacerlo.

Es inversor en nuevas tecnologías. ¿Por qué este ámbito?

Porque ya era emprendedor antes en nuevas tecnologías y como muchos emprendedores de nuevas tecnologías que hemos tenido éxito, primero empezamos emprendiendo y luego invertimos cuando ganamos dinero. En mi caso, yo sigo siendo un emprendedor de nuevas tecnologías, voy fundando compañías y aparte hago de inversor. En mi sector, cuando un emprendedor vende una compañía por muchos millones, una parte de eso sigue invirtiendo y ayudando al ecosistema. Entonces, yo lo he hecho como una labor de diversificación y también para buscar oportunidades de negocio.

Es autor del libro ‘Principales errores de los emprendedores’. ¿Cuál es el principal error que cometen?

La selección de socios. Escogen amigos, su pareja... Todo el mundo comete los mismos errores. El número dos es la poca focalización en marketing y ventas y demasiada atención en la idea, el producto, cuando en realidad un producto nivel cinco o seis con marketing nivel nueve es un producto rentable y, en cambio, si tienes un producto nueve con un mal marketing no se va a vender.

¿Es España un país de buenos emprendedores?

En el sector startups, Barcelona está considerada como la cuarta ciudad europea para emprender. En el ecosistema de startups, Madrid está entre la 10 y 12. Yo creo que están saliendo startups muy buenas. Tenemos mucho talento con formación de escuelas de negocios bueno, tenemos mucho talento de ingenieros bueno, mucho de creativos y marketing bueno... Sumamos los talentos necesarios para que España pueda ser un buen generador de starups.

Por contra, el emprendedor español tiene en general un bajo nivel de inglés que deberíamos mejorar y, a veces, el emprendedor español le cuesta creerse que su startup puede ser una multinacional y triunfar a nivel global. A veces somos pocos ambiciosos y tenemos que serlo más.

Inversiones, que desde 2005 ascienden a más de 110 compañías, ganador de diferentes premios, emprendedor... Entiendo que para llegar hasta aquí ha hecho falta mucho esfuerzo, anteponerse a las adversidades, etc. ¿Cómo describiría todo este camino? Son ya 23 años de experiencia en el sector de startups.

Es un sector muy bonito porque podríamos decir que el sector tecnológico permite oportunidades a los no ricos de toda la vida. Hay sectores donde difícilmente surgen nuevos emprendedor y siempre son los mismos.

El sector startups permite a gente nueva poder hacerlo bien y triunfar en el sector. Yo creo que puedo resumir estos 25 años como una constatación de algo que a principio parecía una locura a finales de los 90s. Esto de Internet sonaba a humo. Hubo una travesía del desierto de 2002 a 2007 donde nadie creía en las startups ni en Internet y los pocos que aguantamos esos años son los que hemos triunfado en los años siguientes.