liderazgo

Premio Dirigentes a la Innovación: Farmaindustria

Farmaindustria representa a las compañías farmacéuticas presentes en España. Se trata del sector líder en I+D industrial, que destina cada año más de 1.100 millones de euros a la investigación y desarrollo de nuevos medicamentos que mejoran la salud y la calidad de vida de nuestros pacientes.

06 DE octubre DE 2019. 00:00H Dirigentes

shutterstock-647710327-1_41-206832_20190902115736.jpg

En menos de tres lustros, España ha experimentado un avance sin precedentes en materia de investigación biomédica, hasta situarse en el grupo de países con mejores condiciones de cara al futuro para acoger proyectos internacionales de I+D biomédica.

Esta actividad constituye, además, el principal motor para el tejido investigador en España, un país que gracias al firme compromiso de la industria farmacéutica y al esfuerzo conjunto de profesionales sanitarios, investigadores, administraciones sanitarias y organizaciones de pacientes ha logrado situarse en el grupo de cabeza de la investigación clínica en Europa.

Según estos datos, la inversión en ensayos clínicos realizada en España por las compañías farmacéuticas se ha más que duplicado entre 2005 y 2017, desde los 299 millones hasta los 662, un incremento sostenido del 7% anual, y eso pese al inevitable bache de los duros años de la crisis. Esta inversión en ensayos “constituye casi el 60% del total en I+D de la industria farmacéutica en España, que ascendió a 1.147 millones en 2017, y pone de manifiesto el creciente atractivo de nuestro país como destino de estos fondos”, en palabras de Javier Urzay, copresidente de la Plataforma Tecnológica Española de Medicamentos Innovadores y subdirector de Farmaindustria.

Esta apuesta por la investigación clínica se ha acompañado de un fuerte apoyo a la investigación básica, galénica y preclínica, que engloban inversiones superiores a los 260 millones de euros al año. Además, dentro del ámbito de la investigación preclínica destaca el desarrollo del programa Farma-Biotech, que permite poner en contacto a los investigadores preclínicos con las compañías farmacéuticas capaces de asumir el desarrollo clínico de nuevos fármacos.

Desde su puesta en marcha en 2011, este programa ha analizado 519 proyectos de I+D de nuevos medicamentos, de los que 133 han sido presentados a las compañías farmacéuticas, y se han generado hasta el momento 43 nuevas moléculas que están en fase de desarrollo y protegidas por patentes.

Motor económico de España

El sector farmacéutico innovador es también uno de los motores de nuestra economía. Con una producción superior a los 15.000 millones de euros, es líder en exportaciones de alta tecnología, con el 27% del total, hasta superar los 10.000 millones de euros.

Resulta especialmente destacable que en los niveles de mayor responsabilidad el sector farmacéutico presenta tasas de empleo femenino mucho más elevadas que la media empresarial. Así, los comités de dirección de las compañías farmacéuticas cuentan con un 41,3% de mujeres, mientras que la media de las grandes empresas del Ibex 35 es del 12,1%.

Por otro lado, frente a las elevadas tasas de desempleo que afectan en España a los jóvenes, en el caso de la industria farmacéutica es precisamente el colectivo de menores de 30 años el que ha experimentado un mayor crecimiento en los últimos años, de forma que uno de cada cuatro nuevos contratos corresponde a jóvenes. Para 2018 se prevé elevar ese ratio a una de cada tres contrataciones, lo que permitiría aumentar el peso del colectivo joven en plantilla hasta el 7%.

La industria farmacéutica refuerza, con este modelo de trabajo, una de más importantes necesidades del país, como es la calidad en el empleo, que constituye uno de los más importantes desafíos de la economía española.

Generador de más empleo

Un factor clave es que el sector farmacéutico se distingue por sus efectos tractores sobre otros sectores de la economía, algo especialmente revelador en el ámbito de la generación de empleo. Así, la industria farmacéutica genera en España unos 40.500 empleos directos, de los que el 59% son profesionales con estudios universitarios, y es el sector de la alta tecnología con más empleo.

Pero los efectos beneficiosos de este sector sobre el mercado de trabajo son muy superiores en el conjunto de la economía, ya que, sumando el empleo directo con los puestos indirectos e inducidos generados por las compañías farmacéuticas como consecuencia de su actividad, el empleo que depende de la industria farmacéutica asciende en España a los 200.000 puestos.

Esto supone que, por cada empleo directo, el sector farmacéutico permite mantener otros cuatro indirectos en España, una ratio que, con leves variaciones, se mantiene en el caso del continente europeo, donde la fuerza laboral directa de las compañías farmacéuticas ronda las 800.000 personas.

Inversis: "Vemos rentabilidades atractivas en algunos tipos de préstamos privados corporativos"