liderazgo

“Ser líder implica anticipar y estar preparado para los cambios”

Entrevista a Mónica G. Sempere, coautora y representante del proyecto 'Y eso, ¿cómo se come?'

30 DE marzo DE 2022. 06:31H Isabel Garrido

Su intención era aportar algo original, práctico y contundente. Tomando este propósito como punto de partida, “surgió la idea de elaborar un ‘menú’ con ‘recetas’ enfocadas en el cómo y saltó a relucir la expresión: ‘Y eso, ¿cómo se come?’”, comenta Mónica G. Sempere para explicar la metáfora culinaria que han elaborado a lo largo de este proceso. En una conversación con DIRIGENTES, la coautora y representante del proyecto, relata que para su elaboración se han ido uniendo un grupo de expertos de diferentes áreas con el fin de plasmar sobre este manual soluciones centradas en las principales soft skills, dirigidas a abordar los problemas de empresas y emprendedores. 


Y eso, ¿cómo se come? ha sido elaborado a través de las aportaciones de 12 profesionales de diferentes partes del mundo. ¿Cómo se llevó a cabo la selección de estas personas? 

Fue el proceso más crítico y a la vez la clave del éxito del proyecto. Los cuatro promotores de la idea investigamos y decidimos cuáles serían las competencias a abordar y empezamos una búsqueda de expertos en cada área. Entrevistamos a muchos candidatos de diferentes países y los criterios de selección se basaron en que compartieran nuestros valores y principios de colaboración, trabajo en equipo y autenticidad, experiencia y metodología, apasionados de su competencia, orientados a aportar al mundo sus conocimientos, voluntarios en instituciones de formación y ayuda a profesionales y emprendedores, que se comprometieran firmemente con el propósito y, por supuesto, que supieran explicar los ‘cómos’ de sus respectivas competencias. 

Este libro fue diseñado con el fin de ayudar a solucionar los problemas organizaciones, poniendo el foco en el desarrollo de las habilidades blandas. ¿Cuáles son los principales errores que cometen los líderes a la hora de gestionar el trabajo de sus empleados? 

Ser líder implica anticipar y estar preparado para los cambios construyendo con su equipo el futuro, no solo reaccionando ante él. Para ello necesita un grupo multidisciplinario con las habilidades esenciales para realizar sus funciones, compuesto de individuos con diversidad de culturas, pensamientos, conocimientos, experiencias y formas de comunicarse. Es en este punto donde muchos líderes fallan, en buscar o conservar solo los empleados parecidos a ellos, que difícilmente los reten con ideas distintas, así como en dedicar poco tiempo a conocerlos como profesionales y, especialmente, como personas. 

Es fundamental que el líder posea la capacidad para relacionarse con todos, tomando en cuenta las características propias de cada uno, con una inteligencia emocional estable para aceptar opiniones diferentes, dedicando el tiempo necesario a conocer las fortalezas y oportunidades que le permitan detectar coyunturas de formación y delegar actividades de manera consistente. El reto es lograr que su equipo conecte y confíe en él lo suficiente para cooperar en la consecución de un objetivo común. 

¿En qué medida las habilidades que proponen ayudan a posicionarse como líderes de sus sectores? 

Las doce competencias tienen fundamento en las conclusiones del Foro Económico Mundial, y continuó con la opinión de expertos y grandes empresas al definir qué requiere el profesional de hoy y de la próxima década para ser más exitoso. Estudios demuestran que las habilidades blandas sólidas aumentan la productividad y la retención en un 12%, ofrecen un retorno de la inversión del 250% y desarrollar la inteligencia emocional constituye casi el 90% de los atributos que distinguen a los líderes de alto desempeño. 

Entonces, ser líder en un sector requiere no solo de habilidades duras o técnicas, sino de las blandas, asociadas a la forma de pensar con actitudes, comportamientos y valores para gestionarnos a nosotros mismos con autocontrol, autoconfianza y adaptación al cambio. Y a la forma de ser, que nos permite ‘navegar’ en situaciones sociales con los demás, trabajando en equipo, negociando y comunicándonos mejor. Un profesional que quiere ser líder en su sector encontrará en ‘Y eso, ¿cómo se come?’ una receta para pensar y ser mejor con metodologías y herramientas que lo invitan a pasar a la acción para desarrollar su potencial, no solo en su negocio, también de su vida personal. 

En el caso del emprendimiento, ¿cómo puede llegar a contribuir la aplicación de estas herramientas para alcanzar el éxito de un proyecto? 

‘Y eso, ¿cómo se come?’ ha sido diseñado para acompañar los primeros pasos de los emprendedores. Está enfocado en cómo llevar a la práctica estas competencias clave a través de recetas de expertos que ya recorrieron ese camino y tuvieron éxito. A nosotros nos ha llevado años de estudio, experiencias y ensayos con muchos errores escribir este libro que resuma las habilidades no cognitivas más importantes del actual mercado laboral. Estamos seguros de que este manual ayudará a seguir profundizando con claridad hacia dónde ir con el apoyo que requieren y la curiosidad para seguir evolucionando hasta alcanzar su máximo potencial. 

Mónica G. Sempere, coautora y representante del proyecto 'Y eso, ¿cómo se come?'

De cara a la próxima década, ¿qué nuevas competencias poco utilizadas hasta la fecha formarán parte del día a día de las empresas? 

Muchas de las habilidades que conocemos vienen de una era donde algunas personas sabían qué iba a pasar, nos enseñaban lo que ocurriría y lo que había que hacer. Esto era conocido como el pensamiento lineal. Hoy estamos en la época de las tecnologías exponenciales, que nos lleva a terrenos desconocidos entre la evolución del mundo versus nuestro modelo de competencia. Esto crea una brecha muy grande que genera estrés. 

Esta nueva batalla implica poder gestionar la racionalidad, gestión del tiempo, negociación, innovación y creatividad, resolución de problemas y liderazgo de proyectos; manejar la emocionalidad, desarrollo personal, liderazgo de personas y equipos, gestión del cambio y servicio al cliente; y la corporalidad, comunicación y ventas y empezar a tener una visión de futuro (inteligencia artificial, machine learning, el Growth Marketing, ecommerce, ciencia de datos o Learning Analytics, entre otros). El conjunto de estas capacidades formará parte del día a día de las empresas del mañana. 

Este libro está dirigido a los líderes, pero, ¿cómo pueden aplicar estos conocimientos los trabajadores de cualquier empresa? 

El libro está dirigido a líderes, pero no solo a los que cuya influencia emana de un puesto de dirección o proviene de una ejecución con excelencia de su rol, también a aquellos que son coherentes en todas las facetas. Es decir, a cualquier persona que desee trascender a través de lo que hace, que persigue la excelencia y que desea impactar con sus competencias la vida de otros. 

Asimismo, otro de los objetivos del manual es transformar la vida de las personas más allá del ámbito profesional. ¿Cómo pretenden hacerlo y qué consecuencias puede llegar a tener en su día a día? 

No creemos que pueda existir un buen profesional que sea una mala persona. Las habilidades blandas son competencias para la vida. Como formadores que somos tenemos muchos ejemplos de cómo lo aprendido en un curso dentro de un contexto empresarial puede cambiar completamente la existencia de un individuo. En el libro hay elementos comunes como el autoconocimiento, el balance entre el trabajo y la vida personal, el cambio de hábitos, la comunicación o el desarrollo integral. Todos ellos están dirigidos a la persona y esta decide aplicarlos en cualquier ámbito. 

¿En cuáles de todas las habilidades que proponen consideran que las empresas todavía están menos preparadas? 

Cada empresa es un caso particular, incluso cada departamento puede tener más desarrolladas unas competencias que otras dependiendo de diferentes factores, según su cultura organizacional. Una compañía orientada el éxito con enfoque en las personas tiene el compromiso de construir un conjunto de conductas entre sus colaboradores que promuevan favorablemente el desempeño integral, tanto del individuo como de la firma.

Las doce competencias del libro son claves para las organizaciones en la próxima década. Esto quiere decir que, sin ánimo de generalizar, muchas de ellas actualmente, en mayor o menor grado, requieren mejora en varias de ellas. Ahora bien, para llevar una empresa a un nivel de progreso donde las personas apliquen estas habilidades a un punto óptimo es imprescindible crear una cultura organizacional sólida, construida a través del desarrollo personal, modelada a través del liderazgo y con el soporte de la tecnología.

Autores de ‘Y eso, ¿cómo se come?’: 

Gustavo Yepes Pereira, Vanesa G. Urbina, Mónica G. Sempere, José Gumersindo Da Costa Miranda, Marelbis Pimentel Salazar, Arnaldo González Graterol, Julio César Gutiérrez Sánchez, Raul André, Pedro Solórzano García, Juan Diego Suárez Domínguez, Luis Edgardo Campos y Alberto Medina del Río.


Más información:

Comunicación en las empresas: claves para un liderazgo inclusivo y participativo

“Las mujeres deberían atreverse más y trabajar su branding para resaltar”

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"