liderazgo

“Si no se quiere perder competitividad, habría que tener un plan de transformación ya”

Entrevista a Carlos Bayona, CEO de Digital Enterprise, la ingeniería industrial especializada en organización y transformación digital

06 DE octubre DE 2019. 00:00H Alexandra Gheorghiu

44482817594-3df1a159c2-o_41-172968_20190708142203.jpg

La transformación digital de las pequeñas y medianas empresas (pymes) industriales en España sigue un proceso más lento en comparación con el resto de Europa. Por ello, cada paso que dan en el camino hacia la Industria 4.0 deben hacerlo con la seguridad de ir por el camino correcto y no cometer errores para no perder competitividad.Con el objetivo de examinar cómo están asumiendo las pymes este proceso, DIRIGENTES habla con el CEO de Digital Enterprise, Carlos Bayona.

¿En qué plazo sería conveniente que las pymes automaticen sus procesos para no perder competitividad?

Las grandes empresas son las que ya están en el camino, y estarán totalmente digitalizadas en 2-3 años; en el caso de la Pymes, sin embargo, se estima un plazo más largo, de unos 5 años. En ese plazo, el 50% de PYMES estarán digitalizadas; las que no lo estén, estarán retrasadas respecto a la media, y para cuando se den cuenta, puede ser muy tarde, pues el proceso de trasformación digital completo lleva como mínimo 3-4 años. Por tanto, si no se quiere perder competitividad, habría que tener como mínimo un plan de transformación ya. Ese plan te puede decir para cuándo puedes empezar, y para cuándo puede estar la transformación realizada; y ahí se ve si vas a estar en el vagón de cabeza de primeras empresas digitalizadas, o en el vagón de cola.

¿Cuáles son los errores que no debe cometer una pequeña o mediana empresa al iniciar la automatización de su negocio? ¿Les daría algún consejo?

Entre los errores más comunes que no se deben cometer está el de centrarse sólo en las necesidades actuales, y no en las que la empresa puede tener a futuro, y también el de centrarse en la tecnología y olvidarse de los objetivos de empresa. Por eso, entre los consejos que solemos dar, destacaría que hay que tener muy claro que, más allá de la tecnología, la auténtica clave en la transformación digital es la transformación que permite en la gestión. Por eso, siempre decimos que la implicación de la alta dirección es fundamental, como también lo es el compromiso del equipo y contar con un promotor interno que lidere el cambio y que transmita al equipo una sensación de urgencia para ponerse en marcha

A partir de ahí, recomiendo empezar por una reflexión interna de cuál es la situación que se quiere alcanzar y un análisis de la situación real de la que partimos. Con eso, elaborar un plan de transformación digital, con objetivos y metas valoradas económicamente, y con una valoración del impacto económico de la transformación. A la hora de ponerse en marcha, tan malo es pasarse de frenada y comprar tecnología sólo “porque hay que tenerla”, como adquirir tecnologías económicas que sólo den solución a las urgencias de la empresa a corto plazo, y que, a la larga, van a ser más costosas de cambiar en el futuro.

“Si no se quiere perder competitividad, habría que tener un plan de transformación ya”

En cuanto a las tecnologías que introducen las pequeñas y medianas empresas en sus industrias, ¿cómo están automatizando las pymes sus fábricas?

La automatización tiene un objetivo, que es ser más productivos, dar una mejor respuesta al mercado y, por tanto, ser más competitivos. La tecnología, ya sea hardware o software, ha de estar al servicio de los objetivos de la empresa; es decir, hay que aportar la tecnología que nos ayuda a ser más rápidos y más eficientes, que nos ayuda a romper el techo de cristal actual de subir el nivel organizativo debido a los medidos que se disponen. Aportar tecnología para obtener pequeñas mejoras y quedarse prácticamente igual no tiene mucho sentido. Por tanto, que sea hardware o software, será cuestión de cada empresa, y lo determinaremos después del diagnóstico y plan de trasformación que he comentado anteriormente.

Las mejoras tecnológicas que van incluyendo las pymes en sus industrias, ¿otorgan importancia a la sostenibilidad? ¿De qué forma gestionan sus fábricas y sus proyectos para ser eficientes, rentables y al mismo tiempo responsables con el medio ambiente?

Depende mucho de la tipología de empresa, aunque, evidentemente, una producción más eficiente será más responsable con el medio ambiente. La transformación digital en la industria permite muchos beneficios, y entre ellos está, por ejemplo, el de ajustar el ‘stock’, tanto de producto acabado como de materias primas, a las necesidades reales según las demandas de los clientes; también permite minimizar el gasto energético (y con ello las emisiones que esto conllevaría), las mermas o los tiempos de cambio. La mejora de la calidad del producto final, reducción de desperdicios, reducción de costes variables de fabricación y menor consumo de recursos (materias primas, energía, agua), además de ajustar los gastos e inversiones en una pyme, minimizan también el impacto ambiental.

BNY Mellon: "creemos que es momento para la gestión activa"