liderazgo

Thierry Delmas: "España es líder en robótica colaborativa en el sur de Europa"

Entrevista con el Director General de OnRobot, Thierry Delmas

26 DE julio DE 2019. 13:47H Manuel Gutiérrez

thierry-delmas_41-196898_20190726135334.jpg

La robótica colaborativa es una tecnología que trabaja al lado del operario y que nunca puede herirle en el desarrollo de esta actividad. Nos lo cuenta Thierry Delmas, director general de OnRobot.

¿Qué características presenta la robótica colaborativa?

Hay unas normas de trabajo que definen tanto la velocidad como el par de agarre que va a tener un robot y las operaciones. Eso significa que uno puede colocar un robot al lado mismo de un operario sin que haya ningún problema. También se caracteriza por otros temas como que hay una limitación en el tema del peso que pueden levantar los robots, 20 kilogramos, y hay también una facilidad de trabajo que hace que los robots colaborativos se puedan programar en 30 minutos. Se puede comparar un poco a la “ruptura tecnológica” de los ordenadores grandes en los setenta y los ordenadores personales en los ochenta. Antes pensábamos en la robótica como en unos robots muy grandes que hacían tareas muy grandes, como soldadura, o como la parte de estampación en automóviles, y ahora tenemos robots mucho más pequeños, ágiles, fáciles de interpretar, fáciles de programar, mucho más, al final, como un ordenador personal que tenemos en nuestro bolsillo o encima de la mesa.

Los robots colaborativos son uno de los segmentos de mayor crecimiento dentro de la automatización industrial, y se estima que el crecimiento se multiplicará por diez para el año 2025, hasta alcanzar el 34% de todas las ventas de la industria robótica. ¿A qué se debe este crecimiento? ¿Qué beneficios aporta a la industria esta tecnología?

Este crecimiento se debe a que se pueden aplicar robots a soluciones que antes no se podían robotizar. Facilita la integración de la robótica dentro las líneas de producción, lo que flexibiliza muchísimo el proceso. Así podemos implantar y tener un retorno sobre la inversión en un periodo de menos de un año para un producto que añade mucho a la rentabilidad de la empresa a final de año. Son elementos muchos más ágiles, que yo puedo desplazar fácilmente, programar fácilmente, y por lo tanto puedo, de manera mucho más sencilla, agilizar mi línea de fabricación. Me da mucha más flexibilidad al momento de aplicarlo en mi fábrica.

OnRobot ha seleccionado a Barcelona como centro neurálgico de operaciones para SEAME, es decir, Sur de Europa, Oriente Medio y África. ¿Qué relevancia tiene concretamente el mercado español en la robótica colaborativa?

Ciertamente la zona más importante para los robots colaborativos en el sur de Europa tienen base en España. Este país tiene un nivel de integración de robots bastante más alto que el resto de países y es líder en el sector de la robótica colaborativa.

¿Hay una organización para no entorpecer el trabajo de uno y de otro?

Sí, evidentemente. El robot, por él mismo, por su propia función y diseño, no puede interferir en la tarea de las personas. En caso de que choquen, el robot para automáticamente. Por lo tanto, no hay ningún problema sobre el hecho de interferencia entre persona y robot. Además, esta relación repercute positivamente en términos de productividad. La persona trabaja de una forma más eficiente y más rápida. Creo que hay un punto muy sencillo, en lo cual se aplica mucho la robótica colaborativa que son tareas fáciles que tienen poco valor añadido. Por lo tanto, yo creo que en una civilización de conocimiento en la que estamos hoy en día, creo que lo mejor es dedicar máquinas a hacer tareas repetitivas sin valor añadido en lugar de utilizar personas y las personas formamos para que tengan un valor añadido mucho más elevado en la sociedad.

En un escenario donde las empresas se encuentran en plena reinvención, ¿qué papel desempeña la robótica colaborativa en el proceso de transformación digital de la compañía?

Con la robótica colaborativa impulsamos a hacer las empresas mucho más rápidas y eficientes y llevamos el nivel de integración de la ingeniería a un nivel mucho más alto que nos permite ser mucho más competitivos.

¿Qué novedades nos esperan desde OnRobot?

Anteriormente, la robótica estaba aplicada a la automoción en un 50% y, a continuación, al sector de comidas y bebidas en un 20%. Ahora vemos que la robótica colaborativa se puede aplicar tanto a cualquier sector industrial como no industrial. Por ejemplo, tenemos aplicaciones en viveros. Entre los avances estamos desarrollando varias tecnologías de pinzas de agarre para poder utilizar la robótica en nuevas áreas.

En general, ¿cuál es el estado actual de la industria robótica y hacia dónde se enfocan los próximos desarrollos en esta materia? ¿Y en la robótica en líneas generales?

Yo creo que la parte más importante de la robótica es bajar el nivel de aplicación que el robot que básicamente son operaciones de pick and place se haga mucho más común y sobre todo que se aplique a varios sectores. Ciertos sectores directamente industriales pero también sectores de logística y de consumo. Tendremos cada día muchos más robots porque son fáciles de programar, son rápidos y puedo utilizarlo hoy, mañana lo desprogramo y mañana lo vuelvo a programar para hacer otra tarea. Y este tipo de cambio anteriormente con robots industriales es mucho más delicado de realizar, porque las máquinas son más grandes, pero sobre todo porque están enfocados para hacer tareas más pesadas y mucho más exigentes.

MIFL: "En estos momentos estamos más sesgados a Europa por las valoraciones"