lifestyle

HM Hospitales ayuda a los padres en la formación emocional, cognitiva y conductual de sus hijos

La gestión del tiempo y establecer unas normas claras, que deberán tener consecuencias positivas o negativas en función de si se cumplen o no, resultará clave a la hora de crear unos hábitos de comportamiento en los pequeños

23 DE diciembre DE 2021. 09:58H Dirigentes

5e8ec16f960d4d331a55893cd2aac5c2.JPG

Las vacaciones escolares implican compartir más tiempo con la familia y, para algunos padres, eso supone un estrés añadido, pues combinar trabajo y niños no resulta fácil. Sin embargo, si se sabe gestionar el tiempo y se establecen unas normas de comportamiento, estos días pueden convertirse en una maravillosa oportunidad para descubrir, disfrutar y a la vez, educar a los hijos. Sólo hay que tener en cuenta una serie de factores. 

Uno de los más importantes es la gestión del tiempo. Establecer un horario para realizar las tareas profesionales, las del hogar y dedicarles unas horas a los más pequeños ayudará a mantener un control de la actividad diaria. En este sentido,

la coordinadora de la Unidad de Atención Psicológica Personalizada de

HM Hospitales en Madrid, Dra. Natalia Moreno, indica que “organizar y planificar lo que se va a hacer, y cómo y cuándo se va a llevar a cabo evitará que los adultos vayan agobiados todo el día y que los niños pasen más tiempo del deseado ante las pantallas. Actualmente, hay muchas actividades que podemos hacer conjuntamente y no tienen por qué comportar una carga económica añadida”.  

La actitud de los padres determinará que los menores se impliquen más o menos en actividades como practicar deporte, hacer galletas, pintar, ver una película, salir a ver las luces de Navidad, etc., por lo que es recomendable que sea alegre y positiva. Sin embargo, por mucho empeño que se ponga, los conflictos surgirán.  

Centrarse en las consecuencias

A la hora de manejarlos, la recomendación de la Dra. Moreno es “centrarse en las consecuencias que podemos aplicar, ya que la mayoría de las personas nos movemos en función de los efectos que causan nuestras acciones. Son las contingencias las que hacen que la conducta se repita o se elimine en el futuro”. Por ello, si el comportamiento es bueno, debe premiarse y si es malo, debe castigarse; pero siempre reforzado con un elogio en el primer caso y de una indicación acerca de lo que se espera o debe hacerse, en el segundo. Lo que hay que tener siempre en cuenta es que cuando se trate de niños muy pequeños que se encuentren aún en fase de aprendizaje, debe alabarse más el esfuerzo que el resultado. 

Las recompensas tienen que sumar, aportar algo positivo (por ejemplo, comer un trozo de chocolate más, subir al tío vivo, volver a casa 15 minutos más tarde…), mientras que las sanciones tienen que restar (no jugar con la consola, irse a dormir un cuarto de hora antes, no ver la televisión, no salir…). De este modo, la conducta tenderá a repetirse o reducirse en el futuro. En lo que sí coinciden los especialistas es que, tanto en un caso como en el otro, la consecuencia tiene que ser inmediata y que los castigos ser un último recurso y aplicarse únicamente cuando la conducta sea peligrosa, pues generan miedo, rechazo y aumenta la probabilidad de que se responda agresivamente, generando enfado, culpa, vergüenza y sensación de descontrol. 

Regla de las ‘3C’

Para la Dra. Moreno, las ‘Consecuencias’, la ‘Coherencia’ y la ‘Consistencia’ constituyen tres elementos clave a la hora de establecer límites. “La Regla de las ‘3C’ nos dice que toda conducta debe tener una consecuencia y que debe ser coherente y proporcional a la acción que se ha realizado, especialmente si se trata de un castigo. No lo podemos poner más o menos grande en función de nuestro enfado, sino que su magnitud tiene que ser adecuada a lo que ha hecho nuestro hijo y, finalmente, tiene que ser consistente, firme. Una vez se ha marcado, tiene que cumplirse por parte de ambos padres”.     

Charlas para padres

Con el objetivo de transmitir este conocimiento al mayor número de padres posible, HM Hospitales ha puesto en marcha una iniciativa en la que sus especialistas imparten charlas y conferencias en los colegios para ayudarles a trazar estrategias que les permitan reducir los comportamientos negativos de sus hijos y potenciar, crear y estimular los recursos emocionales, cognitivos y conductuales de los pequeños. Asimismo, se les proporciona un autoaprendizaje en estos ámbitos. Hasta hoy, más de 650 familias ya han recibido estos consejos.

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"