lifestyle

AUARA, apagando la sed en tiempos de crisis

La compañía social AUARA ha cambiado su escenario de actuación para llevar el agua a quienes se encuentran en primera línea de batalla contra el coronavirus

25 DE mayo DE 2020. 10:06H Carmen Muñoz

39f85af5b114e6492226bc820f8de873.jpg

AUARA es una palabra del amhárico (idioma etíope) que describe la tormenta de arena que se produce en desiertos como el de Afar, considerado uno de los lugares más secos y cálidos de la tierra. Precisamente, la compañía social que lleva el nombre de este fenómeno meteorológico nació con el objetivo de llevar el agua a quienes más lo necesitan. 

Fundada en 2015 por un equipo de emprendedores españoles, esta empresa dedicada a la comercialización de agua mineral destina el 100% de sus dividendos a proyectos de generación de agua potable en países en vías de desarrollo. Sin embargo, la pandemia de coronavirus ha dado un giro a su fin social. En los últimos meses el foco ha estado en los centros sanitarios españoles, donde los combatientes luchan contra un enemigo invisible.

Todo comenzó a mediados de marzo cuando AUARA recibió un WhatsApp de una enfermera con una petición de botellas de agua para su hospital. Fue en ese momento cuando se dieron cuenta de que los centros sanitarios necesitaban, además de material de protección, agua embotellada para minimizar el contagio. “Vimos que teníamos algo que nuestros enfermos necesitaban, y quisimos contribuir en la medida de nuestras posibilidades a mejorar su situación”, comenta el CEO y cofundador de la compañía, Antonio Espinosa de los Monteros.

Nada más hacer pública la voluntad de aportar su grano de arena en esta guerra contra la COVID-19, el aluvión de peticiones no se hizo esperar. Tan solo una semana después de decretarse el estado de alarma en España, AUARA ya había donado más de 65.000 botellas de agua a casi una treintena de centros de Madrid, Cataluña y Castilla y León. 

“La paradoja es que estos días no necesitamos mirar hacia otros países para pensar en la escasez de agua, sino que lo tenemos muy cerca: en los hospitales desbordados a causa del coronavirus”, añade Espinosa de los Monteros. Una dramática andadura ante la que se dieron cuenta de que no podían continuar solos. De #AguaParaCambiarelMundo a #AguaparaHospitalesCOVID19, el equipo decidió lanzar una campaña de crowdfunding solidario que les permitiera cubrir toda la demanda que les llegara. Con una aportación mínima de cinco euros, los usuarios contribuían a esta causa con 25 litros de agua, es decir, cada euro financia cinco litros de agua mineral. 

Fuente: AUARA

La colecta fue lanzada el pasado 20 de marzo y, en tan solo tres días, consiguieron recaudar 50.000 euros, por lo que decidieron ampliar el montante hasta los 100.000 euros. Un total de 3.000 héroes anónimos han tenido la oportunidad de participar en esta iniciativa que acabó cerrando el grifo a finales de abril. A esto hay que añadir las aportaciones directas de 25 empresas entre las que destacan La Caixa, Deloitte, Ecoalf, Asterion Industrial, T-Solar, Q-Energy, Grosvenor o Proclinic. En conjunto, esta veintena ha conseguido reunir otros 72.250 euros.

Pese al éxito del proyecto, la firma se vio obligada a reducir el suministro a la mitad a mediados de abril y finalizar la campaña una semana después tras agotar sus fondos. Según explica Espinosa de los Monteros a DIRIGENTES, más del 70% de los ingresos de AUARA proceden de la hostelería, máquinas de vending y puntos de conveniencia que, en aquel momento, estaban cerrados y, por tanto, no disponían de liquidez para seguir con la campaña. “Lo hemos dado todo como equipo, hemos buscado recursos debajo de las piedras e, incluso, cambiado temporalmente el diseño de nuestra botella para hacerla más barata y poder fabricar más”, lamentaba. A finales de abril, el grupo había hecho un llamamiento a cualquier empresa o institución pública a “asumir los costes de producción”. El embotellamiento y reparto correría a cargo de AUARA. 

En el casi mes y medio que ha durado la campaña, las donaciones junto a los recursos propios de la compañía les han permitido distribuir más de un millón de botellas entre el personal sanitario y pacientes de coronavirus de hospitales, residencias de mayores, hoteles medicalizados y centros asistenciales de todo el territorio nacional.

“El mercado está caro, descuenta expectativas de una recuperación demasiado optimista”